Al Sisi promete elecciones en Egipto antes de fin de año

El presidente egipcio, que hoy inicia una visita oficial a España, aseguró en entrevista al diario El Mundo haber evitado una guerra civil en su país que causaría "un daño terrible" a Europa al ...
El presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, en el palacio presidencial de El Cairo
El presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, en el palacio presidencial de El Cairo (EFE)

Madrid, El Cairo

El presidente egipcio Abdel Fatah al Sisi se comprometió a organizar elecciones legislativas "antes de finalizar el año" y aseguró haber evitado una guerra civil que causaría "un daño terrible" a Europa, en declaraciones publicadas este miércoles, víspera de una visita oficial a España.

Los comicios legislativos "doy mi palabra de que se celebrarán antes de finalizar el año", afirmó el dirigente egipcio en una entrevista concedida en El Cairo al diario de centro-derecha español El Mundo. "Queríamos iniciarlas en marzo, pero el proceso se ha paralizado por los recursos de inconstitucionalidad presentados contra la ley por algunos ciudadanos", precisó.

Desde que destituyó al entonces presidente islamista Mohamed Mursi en julio de 2013, Al Sisi, ex jefe del ejército elegido presidente en mayo de 2014, es acusado por sus detractores de haber instaurado un régimen autoritario eliminando toda oposición.

"Tengo ante mí una difícil ecuación: mi labor es mantener la vida y la seguridad de 90 millones de egipcios o el caos. Si dejo que la gente haga lo que quiera, ¿Europa pagará los sueldos a los egipcios? (...) No me enjuicien desde sus propias ideas sin tener en cuenta la realidad sobre el terreno", agregó.

"Si este Estado se derrumba, la región irá al desastre y Europa sufrirá un daño terrible. Egipto no es ni Irak ni Siria ni Yemen, países que tienen más de 20 millones de habitantes cada uno. Nosotros somos 90 millones", se defiende.

"Hago todo lo que puedo hacer para proteger a los egipcios. Intento no llegar a situaciones de las que pueda arrepentirme", asegura, tras considerar que "Egipto está más cerca ahora de la democracia porque existe una voluntad política para respetar la voluntad de la gente".

"Los egipcios también pueden romper con Al Sisi si así lo desean", pero "si yo no hubiera intervenido, se habría producido una guerra civil", afirma. Al menos 1,400 simpatizantes de Mursi murieron durante la represión lanzada por las autoridades tras su destitución. Más de 15 mil de sus simpatizantes fueron encarcelados y cientos condenados a muerte.

El poder se enfrentó también a la oposición laica y de izquierdas, encarcelando a decenas de jóvenes militantes por no respetar una controvertida ley que limita el derecho de manifestación. Al Sisi se negó a responder a una pregunta sobre Morsi, condenado el 21 de abril a 20 años de cárcel, afirmando que compete a la justicia.

Reunión con el Rey y Rajoy

Al Sisi se reunirá hoy con el Rey Felipe VI de España y con el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, en la primera visita oficial a España de un mandatario egipcio desde 2004 y la primera del actual presidente tras su victoria en las elecciones celebradas hace un año.

Cinco ministros acompañan a Al Sisi en este viaje, con marcado carácter económico y que servirá para reforzar la colaboración entre los dos países en materia de lucha contra la delincuencia y defensa, así como para abordar la estrategia internacional en la lucha contra el terrorismo yihadista y los flujos migratorios en el Mediterráneo.

Su jornada comenzará con un desayuno con las principales empresas españolas y los empresarios que le acompañan en su viaje. Felipe VI recibirá después al presidente egipcio en el Palacio de la Zarzuela y más tarde lo hará en La Moncloa el jefe del Gobierno, Mariano Rajoy.

También se celebrará un almuerzo en su honor en el Palacio Real, ofrecido por los Reyes, al que asistirán representantes del Ejecutivo, autoridades y empresarios. Por la tarde acudirá al Congreso, donde será recibido por el presidente de la Cámara, Jesús Posada.

El Gobierno hace hincapié en las "excelentes" relaciones bilaterales que mantienen España y Egipto, al que considera "un país clave para la estabilidad de la zona y la lucha contra el terrorismo yihadista en la región, por su peso político y estratégico".

También hace notar que se trata de uno de los mayores mercados, con 90 millones de habitantes y unas relaciones comerciales "privilegiadas" con África y Oriente Medio.

Abdelafatah al Sisi ya se reunió con el Rey el pasado 30 de enero en Adis Abeba, en el marco de la cumbre de la Unión Africana (UA), donde ambos coincidieron en la necesidad de proseguir la lucha internacional contra el terrorismo.

Con Mariano Rajoy, el mandatario egipcio tendrá hoy oportunidad de repasar los resultados de la Conferencia Económica celebrada en Sharm el Sheikh los pasados 13, 14 y 15 de marzo; allí presentó su programa de reforma económica.

Igualmente abordarán asuntos de interés común, como la lucha contra el terrorismo yihadista, los grandes movimientos migratorios en el Mediterráneo y también la conflictiva situación de países como Libia, Siria o Yemen, y el proceso de paz en oriente Medio.

"Esta visita permitirá reforzar y profundizar las relaciones políticas y económicas bilaterales", subraya el Gobierno en un comunicado, donde recuerda que hoy se firmarán varios acuerdos. Además de los referidos a seguridad y lucha contra el crimen se suscribirán otros sobre cooperación en materia de turismo e infraestructuras, especialmente en el ámbito ferroviario.

Los ministros que acompañan a Al Sisi son los de Exteriores, Petróleo, Inversiones, Transportes y Electricidad y Energías Renovables, así como el representante de la Autoridad Nacional del canal de Suez.

Condena a islamistas

De otra parte, Egipto condenó el miércoles a cadena perpetua a 69 islamistas acusados de haber incendiado una iglesia copta en agosto de 2013, durante la represión de los partidarios del presidente islamista derrocado Mohamed Mursi, informó una fuente judicial.

El incendio se produjo el 14 de agosto de 2013 en Kerdasa, en los suburbios de El Cairo, horas después de que policías y soldados hubieran matado a más de 700 manifestantes pro-Mursi. En Egipto la cadena perpetua equivale a 25 años de cárcel.

El tribunal los declaró culpables de haber "incendiado la iglesia, de intentos de asesinato (de civiles) y de posesión ilegal de armas". Dos menores fueron condenados a 10 años de cárcel. Kerdasa era un bastión de los partidarios de Mursi y de su cofradía de los Hermanos Musulmanes.

Se estima que la represión de las autoridades hacia los partidarios de Mursi ha dejado 1,400 muertos a manos de la policía y el ejército desde el derrocamiento del entonces presidente islamista en julio de 2013.