Al Sisi gana elecciones presidenciales con 96.9% de votos

El ex líder del Ejército es el nuevo presidente de Egipto, y en su primer discurso como mandatario urgió a sus compatriotas a poner el foco en la reconstrucción del país árabe.
Un niño egipto con un retrato de Al Sidi en su cabeza participa en las celebraciones por la victoria del candidato en la plaza Tahrir de El Cairo
Un niño egipto con un retrato de Al Sidi en su cabeza participa en las celebraciones por la victoria del candidato en la plaza Tahrir de El Cairo (AFP)

El Cairo

El ex líder del Ejército egipcio Abdel Fattah al Sisi fue elegido presidente de Egipto con el 96.9 por ciento de los votos, informó hoy la Comisión Electoral, que dio a conocer los resultados oficiales de las elecciones celebradas la semana pasada. El único rival en la votación que se llevó a cabo a lo largo de tres días, el izquierdista Hamdien Sabahi, obtuvo el 3.1 por ciento.

En su primer discurso como nuevo presidente del país, agradeció a los egipcios y los urgió a poner el foco en la reconstrucción del país. "Quisiera agradecer a aquellos que hicieron fila delante de los locales de votación para escribir el futuro de Egipto", dijo en un discurso emitido por la televisión estatal. "Ahora es hora de trabajar, de llevar a Egipto a un mañana mejor y recuperar la estabilidad".

Miles de personas se acercaron a la emblemática plaza Tahrir de El Cairo para celebrar la victoria de Al Sisi. Se trata del mismo lugar donde comenzó la revolución que acabó con la dimisión de Hosni Mubarak. Los manifestantes exclamaban "Sisi, Sisi" mientras alzaban imágenes del ex ministro de Defensa y de la bandera nacional. La plaza estaba cerrada desde la mañana para las celebraciones previstas.

Otros cientos de personas se reunieron en otras partes de El Cairo para celebrar al nuevo presidente con fuegos artificiales. La participación tras los tres días de votaciones se situó en el 47.45 por ciento, informó la Comisión. En 2012, el 52 por ciento de los electores participó en las elecciones presidenciales que ganó el islamista Mohamed Mursi, quien fue depuesto por Al Sisi el año pasado tras masivas protestas pidiendo su salida.

Al Sisi enfrenta ahora el desafío de preservar su popularidad mientras intenta recuperar la economía, golpeada por la inestabilidad de los últimos tres años. La elección presidencial es la última etapa de la "hoja de ruta" hacia la democracia establecida por las autoridades después de que Mursi fuera derrocado. Las elecciones parlamentarias se celebrarán a mediados de julio.

Al Sisi comenzará a cumplir con sus funciones una vez que asuma la presidencia. Hasta ahora, no hay fecha para la ceremonia. La popularidad del ex ministro de Defensa aumentó especialmente tras la salida de Mursi, cuando sus seguidores lo vieron como la persona capaz de poner orden después de años de inestabilidad.

En tanto, el rey saudí Abdulá prometió realizar una conferencia de donantes en Egipto tras la victoria en las elecciones presidenciales de Al Sisi, indicó la agencia de noticias oficial SPA. Abdulá señaló que la conferencia de donantes será realizada en un intento "de ayudar (al país) a superar su crisis económica".

Desde el derrocamiento de Mursi, los países del golfo ricos en petróleo destinaron unos 20 mil millones de dólares a Egipto, y muchos esperan que este apoyo continúe. Los Hermanos Musulmanes de Mursi boicotearon las elecciones y las consideraron ilegítimas. Un operativo contra los islamistas dejó cientos de muertos y miles de detenidos, incluyendo Mursi, desde julio. Un grupo de jóvenes activos en la revolución de 2011 contra Mubarak también llamaron al boicot y expresaron temores de falta de libertad de expresión con el nuevo presidente.