Casi 13 mil detenidos, torturados hasta morir, en Siria desde el 2011: OSDH

El grupo activista, Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, reportó que la lista de decesos no incluye a los desaparecidos que estaban en cárceles, cuarteles, bodegas y oficinas del régimen.
El presidente de Siria, Bashar al Asad, en una reciente entrevista con la televisora británica BBC
En los últimos cuatro años, más de 200 mil personas han sido arrestadas en Siria durante la guerra que mantiene el ejército del presidente Bashar al-Assad y la oposición armada. (Reuters)

Damasco

El Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH) reportó hoy la muerte de 12 mil 751 personas -incluidos 108 menores de edad- en el interior de los centros de detención del régimen sirio, desde que comenzó el conflicto hace cuatro años. El grupo activista dio a conocer la cifra de los casos documentados de sirios detenidos que fueron torturados hasta la muerte en bodegas, oficinas y cárceles del gobierno.

Indicó que las autoridades entregaron sólo algunos de los cadáveres a sus familias, pero a unas les dijeron que sus hijos murieron sin más y debían tramitar certificado de defunción, y a otras les obligaron a firmar declaraciones de que opositores mataron a sus parientes.

Entre las personas que fueron asesinadas en el interior de bodegas, barracas y oficinas de inteligencia, hay 108 menores de 18 años y 53 mujeres, precisó el OSDH, que tiene una red de activistas a través de Siria.

En su reporte, el grupo afirmó que recibió información sobre una gran cantidad de personas torturadas hasta la muerte pero que un sinnúmero de familias se rehusaron a mencionar o reportar el fallecimiento de sus seres queridos por temor a ser perseguidas o arrestadas.

Detalló además que la cifra de decesos no incluye el destino de alrededor de 20 mil sirios que desaparecieron mientras estaban detenidos en las cárceles, cuarteles, bodegas y oficinas del régimen, pero reconoció que probablemente ya están muertos.

El OSDH estimó que aproximadamente 200 mil personas han sido arrestadas en Siria en los últimos cuatro años, durante la guerra que mantiene el ejército del presidente Bashar al-Assad y la oposición armada.