Siria fustiga "la flagrante violación" de Israel contra su territorio

El régimen de Asad denunció en dos cartas enviadas a la ONU y al Consejo de Seguridad el bombardeo israelí de posiciones militares sirias en el Golán, que dejaron cuatro muertos y nueve heridos.
Personal sanitario de emergencia asiste a un hombre herido en un bombardeo de un helicóptero del ejército sirio en Alepo
Personal sanitario de emergencia asiste a un hombre herido en un bombardeo de un helicóptero del ejército sirio en Alepo (AFP)

Damasco

Siria fustigó hoy "la flagrante violación" de Israel contra su territorio, tras el bombardeo de posiciones militares sirias en el Golán, en dos cartas enviadas por el ministerio de Relaciones Exteriores a la ONU y al Consejo de Seguridad.

"Las fuerzas de ocupación israelíes llevaron a cabo el domingo y lunes una nueva agresión contra posiciones dentro del territorio sirio, lo que constituye una nueva flagrante violación del acuerdo de separación de las fuerzas de 1974, de la Carta de la ONU y del derecho internacional", escribe el ministerio.

Según la cancillería, "esta agresión se tradujo por disparos de obús de tanques, morteros y cohetes, así como por ataques aéreos realizados por cinco cazas israelíes contra puestos militares" sirios, que dejaron cuatro muertos y nueve soldados heridos.

La agencia de noticias oficial siria, Sana, informó de que el Ministerio de Exteriores mandó dos misivas a la Secretaría General y al Consejo de Seguridad de la ONU. En el texto, las autoridades de Damasco explicaron que las fuerzas israelíes dispararon con artillería contra objetivos dentro de Siria, además de emplear cinco aviones que golpearon posiciones de los efectivos del orden en el territorio sirio.

El Ministerio destacó que estos ataques se producen en un contexto de apoyo israelí a grupos "terroristas armados" que operan en la zona de separación acordada por ambos estados en el Golán. En las cartas, el Ejecutivo sirio exigió al Consejo de Seguridad de la ONU que "asuma sus responsabilidades y obligue al cumplimiento de sus resoluciones para evitar que Israel continúe con sus intentos incesantes de encender la situación y poner en peligro la paz y la seguridad regional e internacional".

En opinión del régimen de Bashar al Asad, "las agresiones israelíes constituyen una violación descarada del acuerdo de separación y son un apoyo a los grupos terroristas que están activos en la zona del alto el fuego". Las autoridades sirias se referían al pacto firmado entre ambos estados en 1974 para un cese de las hostilidades tras la guerra de Yom Kipur en 1973.

El Ministerio sirio recordó que el ataque israelí coincide con la visita del subsecretario general para Operaciones de Paz de la ONU, Hervé Ladsous, al país árabe para inspeccionar la situación de los cascos azules desplegados en el Golán. Esos soldados internacionales son miembros de la Fuerza de Naciones Unidas de Observación de la Separación en el Golán (UNDOF), establecida en 1974 y cuyo trabajo es supervisar la aplicación del acuerdo entre ambos estados.

Para el régimen sirio, "la agresión israelí es, sobre todo, un acto que pone en riesgo al personal de la ONU en la zona". Las Fuerzas Armadas israelíes anunciaron hoy que sus aviones atacaron la pasada madrugada nueve objetivos militares en Siria en respuesta al ataque del domingo procedente del territorio sirio en el que murió un adolescente israelí en la meseta del Golán.

Los blancos alcanzados, de acuerdo a la información militar difundida hoy, incluyeron cuarteles generales militares y lanzaderas pertenecientes al Ejército sirio. Israel considera el suceso del domingo un acto premeditado y no un incidente fortuito, en el que un proyectil impactó contra un vehículo civil que se hallaba en una zona aledaña a la verja fronteriza del Golán, ocupado por Israel desde 1967.

En declaraciones a Efe, el director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, Rami Abderrahman, afirmó que al menos diez soldados sirios murieron por los ataques de la aviación de Israel la pasada madrugada. Se trata del incidente más grave que tiene lugar en la meseta del Golán, desde que en 2011 empezara el conflicto sirio.

En los últimos años, han caído varios proyectiles y balas perdidas procedentes del territorio sirio del lado de la línea divisoria controlado por Israel, que no causaron víctimas y fueron respondidos por el Ejército israelí.

De otra parte, al menos ocho personas murieron hoy, entre ellas cinco menores de edad, en ataques de la aviación gubernamental contra zonas de la ciudad de Alepo y su periferia, en el norte de Siria, informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Tres niños, de dos, tres y cuatro años de edad, y un anciano fallecieron por el impacto de varios barriles de explosivos lanzados por helicópteros del régimen contra el mercado de Al Nahasin, en el barrio de Bab al Naser. Otros dos menores y una mujer perdieron la vida en un ataque similar en el distrito de Al Halak, en la misma localidad.

Mientras, en la población de Heritan, en las afueras de Alepo, un hombre pereció y varias personas resultaron heridas en el área de Al Malah por la caída de barriles de explosivos arrojados por helicópteros castrenses. Más de 162 mil personas han muerto desde el inicio del conflicto en Siria, a mediados de marzo de 2011, según el último recuento del Observatorio.