Siria autoriza acceso de ayuda humanitaria a ciudad sitiada

El gobierno sirio dio permiso a la ONU para ayudar a tres localidades sitiadas, incluyendo a Madaya, cerca de Damasco, donde hay "informes creíbles sobre personas que mueren de hambre".
Un joven sirio, gravemente desnutrido, en la ciudad de Madaya, en una foto facilitada por el Consejo Local Revolucionario, opuesto a Asad
Un joven sirio, gravemente desnutrido, en la ciudad de Madaya, en una foto facilitada por el Consejo Local Revolucionario, opuesto a Asad (AP)

Damasco

El gobierno de Siria otorgó este jueves permiso a Naciones Unidas para entregar ayuda humanitaria a tres localidades que están sitiadas, incluyendo a la ciudad de Madaya, cerca de Damasco, indicó la ONU.

"La ONU celebró hoy la autorización del gobierno de Siria para acceder a Madaya, Fua y Kafraya y se prepara para entregar ayuda humanitaria en los próximos días", dijo el organismo en un comunicado. Según la ONU, hay "informes creíbles sobre personas que mueren de hambre" en Madaya, entre las cuales un hombre de 53 años de edad, quien habría fallecido el martes.

La última vez que los convoyes humanitarios lograron acceder a las ciudades rebeldes de Zabadani y Madaya, así como a las localidades de Fua y Kafraya, se remonta al 18 de octubre. Desde entonces, "el acceso a Madaya se volvió imposible a pesar de numerosos pedidos en este sentido", según la ONU.

"Fuimos autorizados a acceder a Madaya, Fua y Kafraya, lo que se hará probablemente en un convoy conjunto del Comité Internacional de la Cruz Roja y la Media Luna Roja (CICR) y la ONU", dijo por su lado a la AFP, Pawel Krzysiek, portavoz del CICR.

"Mantenemos discusiones para saber el momento exacto para enviarlo, pero seguramente no será antes del domingo", añadió. En Madaya, unas 42 mil personas se encuentran al borde de la hambruna, según fuentes de la ONU. Antes, el vocero del CICR había señalado que en esta ciudad "faltaba absolutamente de todo".

"Cuando llegaron las noticias, algunos dispararon al aire de alegría pero la mayoría de la gente espera a ver los alimentos para creérselo, puesto que sus esperanzas se vieron frustradas en varias ocasiones en el pasado", declaró por teléfono a la AFP, Maz al Qalamuni, una periodista de Madaya.

Según el Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH), al menos diez personas han muerto por la falta de medicamentos y alimentos en Mayada. Otras trece resultaron muertas por la explosión de minas colocadas por las fuerzas del régimen o por disparos de francotiradores cuando intentaban salir de la ciudad para buscar comida, precisa esta ONG, con sede en Gran Bretaña, y que dispone de una vasta red de fuentes de información en toda Siria.

Una vasta campaña se desarrolló a través de las redes sociales internautas a favor del envío de ayuda alimentaria. El conflicto que devasta Siria desde marzo de 2011 ha provocado más de 260 mil muertos y millones de desplazados.

"Comen hojas de los árboles"

El activista sirio Nasir Ibrahim afirmó a Efe desde el interior de Mayada que la gente se está comiendo las hojas de los árboles en esa ciudad, asediada por las tropas del régimen de Bashar al Asad.

En una conversación por internet, Ibrahim señaló que los más afortunados compran arroz con el dinero que les mandan sus familiares desde el exterior en los puestos de control gubernamentales que hay en las afueras de Madaya, cercada desde julio de este año y situada a las afueras de Damasco.

Según este activista, el kilogramo de arroz puede alcanzar los 200 dólares en esos puntos y la leche en polvo es casi un bien de lujo por el que se pagan unos 400 dólares.

Dentro de la población, los civiles aguantan lo mejor que pueden las bajas temperaturas invernales, ya que no hay combustible para alimentar las estufas y los vecinos tratan de calentarse quemando las maderas que encuentran.

Por fortuna, "agua sí que hay porque la ciudad está cubierta de nieve", dijo el activista. Las medicinas también escasean en Madaya, donde tan solo queda un hospital de campaña "con muy poco instrumental y recursos", apuntó la fuente.

Ibrahim aseguró que unas 39 personas han fallecido en la localidad desde el inicio del asedio, "veinte de hambre y las otras intentando salir del cerco". El Gobierno sirio aprobó hoy la entrada de ayuda humanitaria de la ONU a Madaya, donde hay unas 42 mil personas atrapadas que corren el riesgo de morir de hambre, anunció el organismo internacional.

Por su parte, Médicos Sin Fronteras (MSF) denunció en un comunicado la situación en esa localidad, situada al noroeste de la capital siria y próxima a la frontera con el Líbano.

MSF subrayó que desde el último reparto de comida el pasado 18 de octubre el cerco se ha estrechado en Madaya, donde, según la ONG, unas 23 personas han muerto de hambre, seis de ellas bebés de menos de un año, en el centro sanitario que recibe apoyo de esta organización desde el pasado 1 de diciembre.

En la nota, MSF instó a la entrega inmediata de medicinas y la evacuación urgente de los enfermos. La ONG Save the Children también se sumó hoy a los llamamientos de ayuda para Madaya y advirtió de que "más menores morirán en los próximos días y semanas a menos que sea repartida de inmediato en la ciudad asistencia vital como medicinas, carburantes y comida".

En un comunicado, este grupo elevó a 31 el número de fallecidos en esa población por malnutrición en diciembre, de acuerdo a las informaciones de trabajadores humanitarios sobre el terreno.

Además, destacó que la escasez ha ocasionado un importante aumento de los precios de alimentos básicos, como el arroz, el azúcar y el bulgur (grano de trigo partido), que han alcanzado "niveles astronómicos". Puso como ejemplo que el kilogramo de bulgur cuesta 280 dólares y recordó que la gente también lucha por sobrevivir a las bajas temperaturas sin electricidad y sin combustible.