Siria acusa a ONU de obstaculizar las negociaciones de paz

El régimen de Asad afirmó que el mediador de Naciones Unidas, "Lajdar Brahmi es parcial y no un mediador honesto", mientras el ex primer ministro británico, Tony Blair, afirmó que Occidente ...
El presidente sirio, Bashar al Asad (c-d), con el Gran Mufti Ahmed Hasun (c-i) en una reunión con autoridades religiosas sirias
El presidente sirio, Bashar al Asad (c-d), con el Gran Mufti Ahmed Hasun (c-i) en una reunión con autoridades religiosas sirias (AFP)

Damasco

Siria acusó hoy a las Naciones Unidas de "obstaculizar" las negociaciones entre el régimen y la oposición sobre una solución política a la guerra en el país, conocidas como "Ginebra 2". "La ONU y su emisario Lajdar Brahimi, que es parcial y no un mediador honesto, obstaculizan las negociaciones de Ginebra 2", declaró un responsable del ministerio sirio de Relaciones Exteriores, citado por la televisión.

El ministerio acusó igualmente a países que "envían armas a los terroristas (como llama el régimen a los rebeldes), apoyan sus crímenes y rehúsan escuchar la voz del pueblo sirio a través las urnas, de impedir todas las soluciones políticas". El responsable no citó a países, pero la acusación se dirige principalmente a los países del Golfo y a Turquía.

El régimen sirio anunció el lunes la celebración de una elección presidencial el 3 de junio, pese a la guerra que asola el país desde hace más de tres años. Mientras, los dirigentes de cinco agencias humanitarias de la ONU pidieron hoy a los beligerantes en Siria que permitan el ingreso de ayuda humanitaria internacional.

"La situación humanitaria se deteriora día a día", escriben en un texto común la responsable de la oficina de coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU (OCHA), Valerie Amos, el director ejecutivo del Programa de Alimentación Mundial (PAM), Ertharin Cousin, el Alto Comisionado para los Refugiados de la ONU, Antonio Guterres, el director ejecutivo de los Fondos de Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF), Anthony Lake, y la directora general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Margaret Chan.

Según ellos, el conflicto ha afectado a 9.3 millones de personas en Siria. "Demasiado a menudo, todas las partes niegan el acceso de ayuda humanitaria a quienes la necesitan", estiman, mencionando a "los civiles que se quedaron en las ciudades de Alepo y el casco viejo de Homs, así como otras partes del país, que sufren (por los) intensos combates".

Las agencias de la ONU piden a todas las partes involucradas en el conflicto que permitan el acceso incondicional de la ayuda humanitaria a todos los necesitados, usando todas las carreteras disponibles". Desde marzo de 2011, el conflicto en Siria ha dejado más de 150 mil muertos, un tercio de ellos civiles, según el opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), con sede en Gran Bretaña. Por otra parte, 2.5 millones de sirios escaparon del país y 6.5 millones fueron obligados a desplazarse dentro de las fronteras.

De otra parte, el ex primer ministro británico, el laborista Tony Blair, afirmó hoy en un discurso a la agencia de noticias Bloomberg en Londres que Occidente debería llegar a un acuerdo con el presidente sirio, Bashar al Asad, y si ello no funciona entonces considerar una intervención en el país en guerra. "Él (Al Assad) es el responsable de crear esta situación. Pero la verdad es que hay tantas fisuras y problemas dentro de la oposición (siria) que la gente está realmente recelosa ahora sobre cualquier solución que suponga una completa victoria para cualquiera de los bandos", señaló.

Por eso, "por lo repugnante que pueda parecer, la única forma de avanzar es alcanzar el mejor acuerdo posible incluso aunque éste signifique que el presidente interino Al Asad continúa en el cargo para un mandato". "Y si esto no es aceptable para él, entonces deberíamos considerar medidas activas para ayudar a las fuerzas de la oposición y obligarle a ir a la mesa de negociaciones, incluyendo zonas de exclusión aérea", consideró Blair.

Los británicos no son sin embargo proclives a la intervención, tras participar en conflictos como Irak o Afganistán. La popularidad de Blair nunca se recuperó precisamente de su decisión de llevar al Reino Unido a la guerra de Irak. Sin embargo, Blair dijo esperar que en el futuro se vea diferente el legado de estos conflictos y argumentó que Occidente no debería tener miedo de defender sus principios democráticos.

Además llamó a "tomar parte" en la lucha contra el extremismo islamista, al considerar que una "versión politizada y radizalizada del islam" es la raíz de los conflictos en Cercano Oriente, Afganistán, Pakistán y el norte de África. "Tenemos que tomar parte (...) con una postura coherente", señaló. Asimismo llamó a Occidente a superar sus diferencias con Rusia sobre Ucrania para enfrentar el extremismo islamista. "Sean cuales sean nuestras diferencias, deberíamos estar dispuestos (...) a cooperar con Oriente y en particular, con Rusia y China".

El Frente al Nusra, la filial de Al Qaeda en Siria, aseguró hoy que no parará sus esfuerzos hasta levantar el asedio gubernamental en la ciudad de Homs, en el centro del país árabe, pese a haber sido derrotado recientemente en uno de sus barrios. En un comunicado, publicado en internet, el grupo explicó los motivos de su "invasión" del distrito de Yeb al Yandali, cuyo control fue recuperado ayer por el ejército, según activistas, tras choques contra los combatientes islamistas.

El Frente al Nusra, que no reconoce su derrota en la nota, señaló que decidió entrar en ese barrio "de gran importancia" por su vecindad con la zona de Al Zahra, de mayoría alauí, secta a la que pertenece el presidente Bashar al Asad. Con este plan, que se puso en marcha el pasado día 19, la organización quiso "responder a la campaña feroz del régimen chiita (en referencia a alauita) en las áreas asediadas de Homs mediante una operación por sorpresa para dar la vuelta a la balanza y cambiar los papeles".

Otro de sus objetivos era elevar la moral de los muyahidines (guerreros santos), castigada por "el dolor y el hambre" en esta ciudad, agrega el texto, cuya autenticidad no pudo ser verificada. Según el Frente al Nusra, al menos 70 leales al régimen han muerto en los ataques, en los que sus milicianos han destruido varios vehículos blindados y se han apoderado de municiones, armas y comida.

En la última semana, el representante de Naciones Unidas y la Liga Árabe para Siria, Lajdar Brahimi, lamentó "profundamente" que la violencia haya vuelto a Homs, tras una tregua que parecía perfilar un acuerdo. En febrero pasado se produjo la evacuación de unos 1,400 civiles de los barrios asediados de Homs, después de una tregua pactada entre ambas partes y auspiciada por la ONU. 

El presidente del parlamento sirio informó hoy que un diputado comunista será candidato en las elecciones presidenciales, algo que no ocurre desde hace 50 años, en los que Hafez al Asad y luego su hijo Bashar eran designados por referéndum. "El diputado Maher Hajjar, nacido el 22 de abril de 1968, será candidato en las elecciones presidenciales", afirmó el presidente del parlamento Mohamad Lahham, citado por la televisión siria.

Hajjar, diplomado en lengua por la universidad de Alepo, es miembro desde 1984 del Partido comunista sirio. Los comicios se celebrarán el 3 de junio en plena guerra. Desde marzo de 2011, el conflicto en Siria ha dejado más de 150 mil muertos, un tercio de ellos civiles, según el opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), con sede en Gran Bretaña.

La nueva Constitución siria aprobada en 2012 permite por primera vez que se presenten varios candidatos, pero las condiciones exigidas limitan considerablemente su número, ya que el futuro presidente debe haber vivido en Siria en forma continua durante los diez últimos años. Además, todo candidato deberá obtener el apoyo de al menos 35 diputados de los 250 que tiene el Parlamento, un órgano fiel al régimen.

Estos requisitos hacen casi imposible la candidatura de un opositor del exterior, y muy difícil la de un opositor del interior. Las elecciones presidenciales siria han sido calificadas de farsa por la oposición y por varias naciones occidentales. El presidente Asad aún no anunció oficialmente su candidatura.