Siria y Rusia acusan a EU de atizar la violencia

En vísperas del voto en la ONU de un proyecto de resolución humanitaria, Damasco y su aliado rechazan el apoyo de Washington a los rebeldes, que el martes anunciaron que preparan una gran ofensiva ...
Los doctores israelíes Joseph Juilburd (c) y Sergey Abeshaus, con el niño sirio de seis años al que salvaron la vida, en el hospital Rambam de Haifa
Los doctores israelíes Joseph Juilburd (c) y Sergey Abeshaus, con el niño sirio de seis años al que salvaron la vida, en el hospital Rambam de Haifa (EFE)

Damasco

El régimen sirio y su aliado ruso acusaron hoy a Estados Unidos de atizar la violencia en Siria al apoyar a los rebeldes de este país en guerra, en vísperas del voto de un proyecto de resolución humanitaria en la ONU que podría poner frente a frente a las dos grandes potencias. La disputa entre Moscú y Washington resurgió tras el fracaso la semana pasada de una nueva ronda de negociaciones entre el régimen y la oposición siria en Ginebra, en la que se esperaba encontrar una solución al devastador conflicto sirio.

Asimismo, el régimen de Bashar al Asad acusó a la vecina Jordania de promover a la rebelión en el sur de Siria, con apoyo de Estados Unidos y Arabia Saudita. "El rol de Jordania, en coordinación con los servicios de inteligencia estadunidenses, sauditas e israelíes ya no es un secreto", afirma el diario oficial As Saura, que acusa a Washington de favorecer la "escalada" de la violencia.

Los rebeldes en el sur de Siria anunciaron el martes que preparan una gran ofensiva en Damasco. Miles de ellos, entrenados en Jordania desde hace más de un año por Estados Unidos y otros países occidentales, participarán en la operación, según fuentes del régimen sirio y de la rebelión.

"Nuestros socios dicen que no derrotaremos al terrorismo en Siria mientras que el presidente Asad permanezca en el poder", pero esta posición estadunidense "sólo alentará los extremismos que financian el terrorismo y suministran armas a los grupos terroristas", dijo por su parte el jefe de la diplomacia rusa Serguei Lavrov, de visita en Bagdad. "Y a final de cuentas, esto no desembocará en nada más que una escalada del conflicto", añadió Lavrov que, al igual que el régimen sirio, califica a los rebeldes de "terroristas".

Estos desacuerdos que han impedido hasta ahora que se encuentre una solución al conflicto, podrían manifestarse nuevamente el viernes en la ONU, en donde países occidentales decidieron someter al voto del Consejo de Seguridad un proyecto de resolución sobre la situación humanitaria en Siria, al que Moscú no se ha asociado por el momento. El proyecto, apoyado por Londres, Washington y París, pide a las partes en conflicto "levantar el asedio de las zonas pobladas" y "cesar inmediatamente los ataques contra los civiles, incluyendo los bombardeos aéreos con barrilles de explosivos", una táctica utilizada por el ejército.

Esta resolución no prevé sanciones automáticas en caso de que no se respete estas disposiciones pero deja la puerta abierta a la posibilidad de "tomar medidas adicionales". Según diplomáticos, Moscú multiplicó los esfuerzos por suavizar las críticas contra Damasco. La resolución cita también el levantamiento del asedio del ejército del campo de refugiados palestinos de Yarmuk, en Damasco, en donde la ONU pudo el miércoles distribuir ayuda - alimentos y medicamentos - a los civiles sitiados.

Esta ayuda había sido interrumpida el pasado 8 de febrero, tras combates en el campo en ruinas. Más de un centenar de personas han muerto por la escasez desde octubre, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH). Al norte de Damasco, las tropas, apoyadas por el Hezbolá libanés, luchaban contra los rebeldes por el control de Yabrud, la última ciudad controlada por los rebeldes en la región de Qalamun, cerca de la frontera con Líbano, dijo esta ONG, que informó de "muchas bajas en ambos bandos".

Según el diario pro-gubernamental Al Watan, "el ejército ha avanzado en los alrededores de la ciudad y se prepara para tomar el control". Más al norte, en Alepo, ocho soldados murieron en un triple atentado suicida perpetrado por rebeldes del Frente al Nosra. En Líbano, que sigue sufriendo las consecuencias del conflicto sirio, un responsable militar alauita, la comunidad de Asad, fue asesinado en Trípoli (norte), levantando choques mortíferos entre alauitas y sunitas.

De otra parte, un atentado con coche bomba dejó hoy al menos seis muertos y 45 heridos en en un paso fronterizo entre Siria y Turquía, indicó a la AFP una fuente oficial turca. Según la fuente, un coche bomba estalló del lado sirio del paso fronterizo de Bab al Salama, causando cuatro muertos y 45 heridos. Estos heridos fueron trasladados a un hospital de la provincia turca de Kilis, cerca de la frontera, agregó. El opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), basado en Londres, también reportó el ataque, señalando un balance de cinco muertos.

Rebeldes controlan la parte siria del paso fronterizo, pero se enfrentan desde enero con yihadistas del Estado Islámico en Irak y el Levante (EIIL), sus exaliados en la lucha contra el régimen de Bashar al Asad.