Liga Árabe expresa su "decepción" ante falta de fecha para reunión de Ginebra

Pese a los esfuerzos mediadores, la violencia sigue sacudiendo Siria, donde han muerto más de 100 mil personas desde el inicio del conflicto, según la ONU.
El mediador internacional para Siria, Lajdar Brahimi, mira su reloj durante la rueda de prensa hoy en Ginebra
El mediador internacional para Siria, Lajdar Brahimi, durante la rueda de prensa en Ginebra (EFE)

El Cairo

El secretario general de la Liga Árabe, Nabil al Arabi, expresó hoy su "decepción" ante la falta de fecha para la próxima conferencia de paz para Siria en Ginebra, tras la reunión ayer del mediador de la ONU Lajdar Brahimi y representantes de EEUU y Rusia.

"Sentí decepción y asombro porque no se fijó una fecha, ya que esperaba que el resultado de la reunión fuese diferente", dijo Al Arabi en una rueda de prensa celebrada en la sede de la organización panárabe en El Cairo.

El enviado especial de la ONU para Siria se reunió ayer en Ginebra con los "números dos" de las diplomacias de Estados Unidos y Rusia con el objetivo de fijar una fecha y avanzar en los preparativos de la conferencia, pero concluyeron que todavía no existen las condiciones para convocarla.

Esa cita, que estaba prevista para finales de este mes, pretende dar una salida política al conflicto en Siria y aplicar la iniciativa acordada en la ciudad suiza en junio de 2012, que estipula la formación de un gobierno de transición integrado por figuras del régimen y de la oposición.

Al Arabi, que hace unas semanas se apresuró a decir que la conferencia tendría lugar el próximo 23 de noviembre, expresó su deseo de que se anuncie pronto la fecha definitiva para resolver la crisis siria, que estalló en marzo de 2011.

Para el secretario general, uno de los puntos de discrepancias existentes consiste en que el régimen quiere que se llegue a una solución política en el marco de la Constitución actual y no a través de un traspaso de poder.

El régimen sirio se ha mostrado dispuesto a participar en la conferencia sin condiciones previas, mientras que la oposición recela de esa iniciativa mientras no se garantice la salida del presidente sirio, Bachar al Asad.