Siria viola resolución del Consejo de Seguridad de la ONU: HRW

La ONG critica duramente a la Fuerza Aérea de Asad por intensificar sus ataques contra la ciudad de Alepo, a pesar de lo que estableció Naciones Unidas.
Un niño sirio herido permanece en la cama mientras es tratado en un hospital improvisado tras el ataque del ejército a un mercado en Duma
Un niño sirio herido permanece en la cama mientras es tratado en un hospital improvisado tras el ataque del ejército a un mercado en Duma (AFP)

Beirut

La ONG Human Rights Watch (HRW) criticó duramente este miércoles a la Fuerza Aérea siria por intensificar sus ataques contra la ciudad de Alepo, a pesar de una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU en este sentido, en la que pide a las partes en conflicto que detengan los ataques indiscriminados.

La organización, con sede en Nueva York, también hizo un llamado al Consejo de seguridad por su "laxitud" frente a la violencia en Siria, en un comunicado que fue emitido antes de una reunión del mismo.

"El gobierno sirio está haciendo llover barriles-bomba sobre la población civil, lo que viola una resolución unánime al respecto del Consejo de seguridad de la ONU", señala HRW, haciendo referencia a la resolución 2,139 de febrero pasado.

Esta resolución prohibía el uso indiscriminado de bomba-barril -muy utilizadas por la Fuerza Aérea del régimen sirio contra las ciudades controladas por los rebeldes- y otras armas en las áreas con población civil.

Hoy, doce personas, entre ellas un niño, murieron a causa de un bombardeo del ejército sirio contra Duma, una ciudad controlada por los rebeldes cercana a Damasco, según informó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), con base en Londres. "Al menos doce personas, entre las cuales un niño y una mujer, fueron muertas en un violento bombardeo de las tropas del régimen contra varios barrios de Duma", precisó el OSDH.

"Varias decenas de otras personas, incluyendo niños, resultaron heridas" en el ataque, añadió la organización. Duma, un bastión rebelde ubicado al noreste de Damasco, se encuentra sitiada por el ejército sirio desde hace más de un año. Según un fotógrafo de la AFP presente en la ciudad, el bombardeo afectó a varios sectores de la ciudad, incluido un mercado muy frecuentado.

"El bombardeo se desencadenó bruscamente. Los niños estaban jugando en el mercado y, sólo un minuto después, trozos de cadáveres y de personas heridas se desparramaban por todas partes", destacó Abd Dumany. Éste añadió que en el hospital "los heridos eran atentidos inclusive en el suelo", afirmando que el establecimiento sanitario dio cuenta de al menos 28 niños heridos, algunos muy jóvenes, que yacían en medio de charcos de sangre.

Un video aficionado distribuido por los rebeldes muestra a bebés y niños aparentemente heridos y con sus ropas cubiertas de sangre. La guerra en Siria ya ha provocado más de 170 mil víctimas mortales y ha forzado a la mitad de la población a abandonar sus hogares.

De otra parte, Estados Unidos anunció este miércoles el otorgamiento de 378 millones de dólares adicionales en ayuda humanitaria a Siria y denunció que el régimen de Bashar al Asad recurría a "tácticas terribles para rendir por hambre" al pueblo. "El régimen está asfixiando a millones de sirios en Alepo impidiendo la entrega de alimentos, agua y medicamentos", dijo el secretario de Estado, John Kerry, en un comunicado, al anunciar la nueva partida.

Con esto, Estados Unidos habrá entregado en total 2,400 millones de dólares a Siria desde que empezó la guerra hace tres años. "En todo el país, los sirios son masacrados a manos de un tirano despiadado", dijo Kerry, condenando con firmeza "el régimen ilegítimo e indefendible de Asad".

El régimen lanzó "decenas de bombas por día en la ciudad (de Alepo) y sus suburbios", añadió. "El mundo debe actuar rápidamente y de forma decisiva para llevar asistencia vital a civiles inocentes que están soportando los embates de esta guerra bárbara", instó el diplomático. Unos 1,200 millones de dólares fueron destinados a ayudar a más de 4.7 millones de personas en Siria y otra suma igual sirvió para respaldar a los tres millones de sirios que se refugiaron en países vecinos.

La ayuda estadunidense contribuye según Kerry a alimentar a unos cuatro millones de sirios en el país y a atender a otro 1.9 millón de personas en los 300 hospitales y clínicas en todo el país. "Nuestra ayuda alimenta, protege y lleva medicamentos y agua a millones de refugiados en la región y en países como Líbano, Jordania, Turquía, Irak y Egipto, que reciben a cientos de refugiados", dijo Kerry.

Insistió en que Washington seguía comprometido "a hallar una solución política a la crisis" aunque los esfuerzos por llevar al régimen y a la oposición a una mesa de negociaciones fracasó más temprano este año sin logros. "Hay que acabar con la violencia y el derramamiento de sangre, y trabajar hacia un futuro de dignidad y libertad que todos los sirios se merecen", añadió Kerry.

Por su parte, la jefa de operaciones humanitarias de Naciones Unidas, Valerie Amos, declaró que espera que las agencias humanitarias continúen enviando ayuda a la población siria "en los próximos días", pasando por Turquía y Jordania, luego de una primera operación realizada el 24 de julio.

"En los próximos días espero poder confirmar el envío de otros convoyes a través de los puntos de pasaje designados", dijo Amos en un comunicado publicado luego de que ella informara al Consejo de Seguridad de la situación humanitaria en Siria. Una resolución adoptada el 14 de julio por el Consejo de Seguridad autoriza el pasaje de convoyes humanitarios provenientes de Turquía, Jordania e Irak, sin necesidad de acuerdo previo de Damasco.