Separatistas piden adherirse a Moscú

Según el líder separatista pro ruso Denis Pushili, la adhesión a Rusia busca "restaurar la justicia histórica, y pedimos a la Federación Rusa que considere la posibilidad de incorporar a la ...
Rebeldes pro rusos celebraron ayer el referendo de independencia.
Rebeldes pro rusos celebraron ayer el referendo de independencia. (Yannis Behrakis/Reuters)

Donetsk

Separatistas del este de Ucrania pidieron ayer la incorporación a Rusia de la región de Donetsk, la cual, recalcaron, se pronunció masivamente por la independencia en un cuestionado referendo el domingo.

A la vez, Moscú pidió que se respete el resultado e instó al diálogo a los separatistas, poco antes de que el gigante ruso Gazprom advirtiera que podría detener sus envíos de gas al gobierno central de Ucrania si no paga el 3 de junio por anticipado su factura de ese mes.

Según el líder separatista pro ruso Denis Pushili, la adhesión a Rusia busca "restaurar la justicia histórica, y pedimos a la Federación Rusa que considere la posibilidad de incorporar a la República Popular de Donetsk", que incluye las regiones de Donetsk y Lugansk.

Pushilin también dijo que los comicios presidenciales en Ucrania el 25 de mayo "no se realizarán en la República Popular de Donetsk".

"En Moscú respetamos la expresión de la voluntad de los ciudadanos de las regiones de Donetsk y Lugansk", declaró ayer la oficina del presidente ruso Vladimir Putin en un comunicado, tras las polémicas consultas en estas zonas del este rusohablante de Ucrania.

Pero añadió partir del principio de que la aplicación del resultado de los referendos "se realizará de manera civilizada, sin más violencia, mediante el diálogo entre los representantes de Kiev, Donetsk y Lugansk".

Según analistas, Moscú muestra así su intención de usar el referendo como argumento en su pugna con Kiev y las potencias occidentales, pero no de iniciar un proceso de incorporación del este de Ucrania a su territorio, como ocurrió en marzo con Crimea, península que antes de ser ucraniana, perteneció a Rusia hasta 1954.

Mientras en Bruselas, la Unión Europea (UE) añadió 13 personas y dos empresas a la lista de personas físicas y jurídicas sujetas a sanciones y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) presentó una hoja de ruta para buscar una salida a la crisis ucraniana.

El documento, que es apoyado por Putin, retoma lo acordado en Ginebra por la UE, Ucrania, Estados Unidos y Rusia: cese de la violencia y amnistía a opositores pro rusos; desarme de los grupos armados y "regreso del monopolio de la fuerza al Estado"; promoción del diálogo nacional, y organización de los comicios del día 25.