Senado español votará el 17 de junio la abdicación del rey

El Congreso de los Diputados votará mañana sobre la ley que regula la renuncia de Juan Carlos I, los favorables a la monarquía son más de 80% de la cámara.
El príncipe Felipe de Borbón y su mujer, la princesa Letizia, en el Palacio Real de Madrid
El príncipe Felipe de Borbón y su mujer, la princesa Letizia, en el Palacio Real de Madrid (AFP)

Madrid

Después que los diputados voten este miércoles, los senadores españoles se pronunciarán el 17 de junio sobre la ley que regulará la abdicación del rey Juan Carlos, última etapa antes de la proclamación de Felipe VI, informó este martes un portavoz del Senado. "El 17 hay pleno y se lee la ley orgánica de abdicación", explicó el portavoz a la AFP, precisando que éste será el único asunto en el orden del día.

El Senado fijó la fecha del 17 tras una reunión hoy de su órgano de gobierno interno. Esta será la última etapa antes de que el príncipe Felipe, de 46 años, jure como nuevo monarca ante el Parlamento. Esa ceremonia laica, a la que no asistirán invitados extranjeros, se realizará probablemente el 19 de junio, aunque esta fecha no es aún oficial. "Hasta que no se produzca la votación, no hay nada confirmado", explicó a la AFP un portavoz de la casa real.

Este miércoles, los diputados serán los primeros en votar la ley de abdicación en el Congreso en Madrid. Pese a las voces disonantes que reclaman un referéndum sobre el mantenimiento de la monarquía, el resultado de la votación no deja lugar a dudas: los partidos favorables a la monarquía, esencialmente el gubernamental Partido Popular, de derechas, y el Partido Socialista, principal fuerza de oposición, suman más de 80% de los escaños.

En cuanto se conoció la decisión de abdicar del rey, el 2 de junio, decenas de miles de detractores de la corona se manifestaron en toda España para reclamar un referéndum. El sábado hubo nuevas marchas en decenas de ciudades al grito de "España, mañana, será republicana".

Felipe, que hasta ahora escapó a la caída de popularidad que golpeó a su padre durante sus últimos años de reinado, deberá por lo tanto convencer de su legitimidad. Hereda un país asfixiado por la crisis económica, donde pierden credibilidad las instituciones y la unidad nacional se ve amenazada por los movimientos independentistas en Cataluña y el País Vasco.