Senado de EU aprueba imponer nuevas sanciones contra Venezuela

El proyecto de ley aprobado pide la congelación de activos y nuevas negativas a conceder visados a personalidades allegadas al gobierno de Maduro, en defensa de los derechos humanos en el país.
El senador republicano Marco Rubio, impulsor de las nuevas sanciones contra Venezuela junto al demócrata Bob Menéndez
El senador republicano Marco Rubio, impulsor de las nuevas sanciones contra Venezuela junto al demócrata Bob Menéndez (AFP)

Washington

El Senado estadunidense aprobó hoy la imposición de nuevas sanciones contra el Gobierno del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, destinadas a fomentar la defensa de los derechos humanos en ese país, informaron fuentes legislativas.

La aprobación del proyecto de ley, que pide la congelación de activos y nuevas negativas a conceder visados a personalidades allegadas al Gobierno venezolano, se llevó a cabo en una votación a viva voz en el pleno del Senado.

Con la aprobación de esta iniciativa legal, el Senado de Estados Unidos envía "un mensaje claro e inequívoco al Gobierno de Venezuela", afirmó en un comunicado tras la votación el senador demócrata Bob Menéndez, presidente del Comité de Relaciones Exteriores e impulsor de la ley junto al republicano Marco Rubio.

"Durante demasiado tiempo, los venezolanos han tenido que enfrentar violencia patrocinada por el Estado a manos de las fuerzas de seguridad del Gobierno, presenciando cómo el Poder Judicial de su país es convertido en un instrumento de represión política", agregó Menéndez.

El senador se refirió a la situación de líderes opositores venezolanos como Leopoldo López y María Corina Machado, que "se han transformado en el blanco de las campañas salvajes dirigidas por el Gobierno que solo buscan silenciarlos por hablar en defensa de la democracia y el imperio de la ley".

"Sanciones que incluyan la congelación de activos y más prohibiciones de visas contra las personas involucradas en este tipo de violencia son una respuesta necesaria desde hace mucho tiempo", agregó.

El Gobierno estadunidense se ha mostrado reticente a la imposición de sanciones contra el régimen del presidente Nicolás Maduro, a pesar de los llamados reiterados desde el Congreso para que actúe a raíz de la represión de las manifestaciones de la oposición a comienzos de año.

A finales de julio pasado, la Administración del presidente Barack Obama finalmente prohibió la entrada a ciertos funcionarios del Gobierno venezolano presuntamente vinculados con la violación de derechos humanos, una medida aplaudida por los legisladores, pero que muchos consideraron insuficiente.

"Estas sanciones van contra funcionarios y matones del régimen de Maduro que se han pasado todo 2014 autorizando y llevando a cabo asesinatos, palizas, encarcelamientos injustificados, juicios amañados y acusaciones judiciales absurdas contra sus oponentes políticos y venezolanos inocentes", dijo por su lado Rubio.

El senador republicano recordó que la Cámara de Representes ya ha aprobado este año una versión similar de esta iniciativa legal y dijo que esperaba terminar el año con una "nota positiva" haciendo que estas sanciones se conviertan en una ley que finalmente firme Obama y sea aplicada por el Gobierno.

En los últimos días, fuentes del Gobierno dijeron que la Administración Obama estaba dispuesta a trabajar con el Congreso en una posible ampliación de las sanciones al Gobierno de Venezuela, siempre que estas sean "individuales y no sectoriales" y no amenacen con dañar al pueblo venezolano.

Estados Unidos y Venezuela, con tensas relaciones desde que en 1999 asumió el antecesor y mentor de Maduro, Hugo Chávez, fallecido hace casi dos años, mantienen sus legaciones diplomáticas a nivel de agregados comerciales tras las expulsiones mutuas de sus embajadores hace cuatro años.