Scioli ante el reto de levantar su imagen en un cara a cara con Macri

El candidato oficialista argentino, que ha bajado en los sondeos ante su rival de derecha, se juega el domingo sus últimas cartas antes de la segunda vuelta de los comicios presidenciales del 22 ...
El candidato del Frente para la Victoria, Daniel Scioli (c), habla durante un acto de campaña este viernes en el barrio de Belgrano en Buenos Aires
El candidato del Frente para la Victoria, Daniel Scioli (c), habla durante un acto de campaña este viernes en el barrio de Belgrano en Buenos Aires (EFE)

Buenos Aires

El oficialista Daniel Scioli, de capa caída por el ascenso de su rival de derecha Mauricio Macri, se jugará en un debate el domingo sus últimas cartas antes del inédito balotaje del 22 de noviembre para elegir al próximo presidente de Argentina.

Scioli, apoyado por la presidenta de centro-izquierda Cristina Kirchner y el más votado en primera vuelta, está ahora por debajo de Macri, líder de la alianza de centroderecha Cambiemos, según los sondeos. El sorpresivo y reñido resultado del 25 de octubre, que dio una ventaja de menos de 3% a Scioli, modificó la actitud de ambos contrincantes.

Macri, antes distante y timorato en mítines, se muestra confiado y triunfal. Scioli, de equilibrista y conciliador se convirtió en un atacante agresivo. "Mauricio está muy tranquilo, tiene experiencia en este tipo de debates, más que Scioli", afirmó Marcos Peña, jefe de campaña de Macri.

Scioli dijo en las últimas horas que buscará "desenmascarar las verdaderas políticas" neoliberales de su rival. El debate del domingo, a las 21:00 hora local (00:00 hora GMT) en la Universidad de Buenos Aires, será transmitido por las principales cadenas de televisión en este país de 40 millones de habitantes.

"Esta situación es inédita porque nunca hemos tenido un balotaje y por ser la primera vez posiblemente que un debate tenga un nivel de audiencia y de impacto posterior mucho más importante que otros", indicó a la AFP el consultor político Gustavo Córdoba.

A principios de octubre se realizó el primer debate presidencial en Argentina y Scioli, entonces favorito, no asistió, convirtiéndose en blanco de las críticas de sus cinco adversarios y la prensa.

Duelo de caballeros

Tanto Scioli como Macri carecen de carisma. No tienen la vehemencia que han hecho de Kirchner una presidenta que despierta amor y odio, y que tras dos mandatos consecutivos (2007-2011, 2011-2015) cuenta con el 50% de apoyo a su gestión.

"Ninguno de los dos tiene un estilo agresivo, yo creo que van a respetarse pero también van a tener que atacarse y ser agresivos por una necesidad electoral. Quizás más Scioli que Macri", vaticinó el analista Córdoba. El punto positivo, según los politólogos, es que el domingo los 32 millones de electores podrán tener más información de cada candidato y sus propuestas.

Enemigos íntimos

Scioli, gobernador de la poderosa provincia de Buenos Aires de 58 años, y Macri, alcalde de la capital de 56, mantenían una relación cordial antes de aspirar por la misma silla presidencial. Los ajustados resultados que obtuvo Scioli lo obligaron a endurecer sus ataques y también los del partido oficialista Frente para la Victoria.

"Lo lamento porque se suponía que Daniel Scioli era una buena persona y que él lidere una campaña como esta, no habla bien de él", dijo Macri sobre la supuesta "campaña del miedo" que orquestó el oficialismo en su contra. Recordar la década de los 1990 en Argentina es percibir un trauma social con tan solo mencionarlo.

El oficialismo en el poder desde hace doce años ha intentado explotar este capítulo en la recta final de una campaña que marca el inicio de un bipartidismo liderado por una oposición de derecha.

El gobierno del peronista neoliberal Carlos Memen (1989-1999) tuvo un primer periodo de supuesta bonanza, grandes inversiones con privatizaciones masivas y una convertibilidad entre el peso y el dólar que hacia el año 2000 hubo que desarmar, desatando la peor crisis económica de este país.

"Habrá cosas que corregir, cosas que mejorar, que hacerse autocrítica, pero básicamente nuestros objetivos son que la gente ande mejor, que la gente no pierda el laburo (trabajo)", dijo el ministro de Economía Axel Kicillof el jueves a radio América. Según Kicillof, Macri y su alianza de centroderecha Cambiemos harán ajustes radicales.

"No son Cambiemos son Volvamos a los 90, a la timba (el juego), la deuda, al fondo monetario, a las devaluaciones, a dejar a los jubilados afuera, volvamos a privatizar, nosotros somos del otro bando, queremos un Estado presente", cerró el economista. Rogelio Frigerio, principal referente económico de Cambiemos, aseguró que ellos también buscan "recuperar un Estado presente".

Frigerio sostuvo que "la ayuda social tiene que poder convivir con el trabajo digno" y llamó a romper con la dicotomía de que Argentina está condenada a pasar de "gobiernos populistas a gobiernos que aplican ajustes".

Dos modelos opuestos: Scioli

Scioli afirmó que el duelo del próximo domingo confrontará dos modelos opuestos de país: el que mira al futuro y el que vuelve a las condiciones del libre mercado.

El candidato oficialista aprovechó hoy un acto con las asociaciones de ferroviarios de Buenos Aires para volver a advertir que si la alianza opositora Cambiemos que lidera Macri triunfa en el balotaje, Argentina se verá sumida en una brusca devaluación que, afirmó, se trasladará también a los precios de la canasta familiar.

"Esas son las condiciones que le quieren poner al pueblo argentino para prestarles plata del FMI" (Fondo Monetario Internacional), añadió el candidato kirchnerista al tiempo que prometió que bajo su gobierno "la variable ajuste no serán nunca los trabajadores".

En este sentido, Scioli subrayó que "la gran devaluación que propone Macri" es una "receta del pasado" que sólo traerá "hambre y recortes en el salario real" de los ciudadanos.

Durante su discurso,Scioli insistió en la necesidad de promocionar la industria argentina frente a los mercados internacionales y presentó un plan de promoción del transporte argentino 2016-2020 con el que aprovechar "la bajada de coste de la logística" para desarrollar una economía "más competitiva".

"Que nadie se quede en el andén, que todos se suban al tren del desarrollo", arengó el candidato ante un auditorio repleto de trabajadores de la industria del ferrocarril, a quienes se dirigió para pedirles "que se suban al tren del desarrollo".

En continuas referencias a las políticas propuestas por el líder Cambiemos, y con vistas al debate electoral del domingo, Scioli reiteró su advertencia: "O avanzamos o retrocedemos, o domina el poder económico o dominan los trabajadores".

"Yo sé cómo hacerlo, estoy preparado y este equipo que está aquí es la garantía de que vamos a decidir siempre del lado de los trabajadores, de la industria argentina, del trabajo nacional", sentenció el dirigente del FpV, que estuvo acompañado en su intervención por el candidato a vicepresidente, Carlos Zannini.

Scioli, contra agravios a opositores

Asimismo, Scioli tomó hoy distancia de los agravios que lanzaron algunos referentes kirchneristas contra dirigentes opositores. "El ministro de Economía (Axel Kicillof) ya pidió disculpas por lo que dijo. Las voces de Hebe de Bonafini y (José Pablo) Feinmann no nos representan", declaró hoy José "Pepe" Scioli, hermano del candidato presidencial del gobernante Frente para la Victoria (FpV) para los comicios del 22 de noviembre.

Se refirió así al insulto de Kicillof al ex postulante presidencial opositor Sergio Massa, ex jefe de Gobierno kirchnerista, a quien trató de "mentiroso" y le dedicó otros exabruptos.

Bonafini, presidenta de la organización de derechos humanos Madres de Plaza de Mayo, vinculó en tanto al candidato presidencial del frente opositor Cambiemos, Mauricio Macri, con la dictadura militar que gobernó entre 1976 y 1983 en la Argentina.

"Todo el mundo tiene que saber que Macri estuvo con la dictadura, estuvo con los dictadores, apoyó la tortura, la desaparición y la muerte. Por eso quiere terminar con los juicios" por los delitos de lesa humanidad perpetrados durante el régimen militar, señaló la activista de derechos humanos durante la tradicional ronda de los pañuelos en la Plaza de Mayo.

La lista de agravios a la oposición siguió con el actor Gerardo Romano, quien dijo que el hecho de "que un pobre vote a Macri es como que un judío vote a Hitler"; mientras que el filósofo y escritor José Pablo Feinmann consideró que la gobernadora electa de Buenos Aires, la opositora María Eugenia Vidal, podría terminar "en una trata de blancas" a raíz de su "belleza".

"Sé quién soy, no contesto comentarios machistas", respondió Vidal, quien como candidata del frente Cambiemos hizo historia al poner fin a 28 años de gobierno peronista en la estratégica provincia de Buenos Aires.

El gobernador de Salta y estrecho colaborador de Scioli, Juan Manuel Urtubey, consideró en tanto que las polémicas declaraciones de referentes kirchneristas fueron "expresiones poco felices".

"(Esa estrategia) no sirve absolutamente para nada. Son miradas antiguas y tienen poco que ver con lo que nosotros estamos planteando para la Argentina que viene, gane quien gane", advirtió Urtubey.

La serie de agravios tuvo lugar en momentos en que Scioli busca atraer a los indecisos y al importante caudal de votos que recibió el peronista disidente Massa, que se ubicó tercero en la primera vuelta de las presidenciales, con más del 21 por ciento.

La campaña proselitista oficialista fue impulsada hoy también desde la cuenta oficial de la Casa Rosada en la red social Twitter, donde se cuestionó la propuesta de Macri de levantar en el primer día de su eventual gobierno las restricciones a la compra de moneda de extranjera ("cepo"), lo que podría generar una devaluación del peso.

"La crisis que quieren inventar no se refiere a la economía real sino a cuestiones financieras lejanas a la gente como las reservas o el 'cepo' (restricciones financieras) para justificar medidas que piensan tomar si ganan: ajuste, megadevaluación, tarifazo, apertura de las importaciones, endeudamiento externo", afirmó la cuenta de la Casa de Gobierno argentina.

"Esas medidas son las que -lo digan o no- quiere tomar el PRO (liderado por Macri)". "Con el plan del PRO se favorecen los grupos concentrados. Con el del Frente para la Victoria, las mayorías", sostuvo la Casa Rosada.

Experto español para el debate

De otra parte, el especialista en marketing político español Yago de Marta viajó a la Argentina para asesorar a Scioli en el debate con el opositor Mauricio Macri que se realizará el domingo, informó este jueves el diario La Nación.

El postulante del Frente para la Victoria (FpV) gobernante está abocado en estos días a preparar su presentación en el debate de candidatos con la ayuda del experto español.

De Marta, de 37 años, ofrece en su página oficial enseñar a políticos y directivos a hablar ante el público para aumentar la confianza de sus clientes y aprender a seleccionar con precisión de cirujano los mensajes. "Serás comprensible, creíble y memorable", sostiene.

El candidato del frente opositor Cambiemos, Mauricio Macri, también dedica estos días varias horas al entrenamiento para el debate, aunque sin suspender la campaña proselitista, indicaron a la agencia dpa fuentes cercanas al alcalde de Buenos Aires.