Satisfacción general en Haití tras unas elecciones sin violencia

A pesar de que el país caribeño deberá esperar diez días para conocer los resultados preliminares, el primer ministro Evans Paul calificó el proceso electoral de "exitoso" y "un triunfo para el país".
Una mujer vota en un centro electoral en Cité Soleil, un barrio de Puerto Príncipe, durante los comicios de este domingo
Una mujer vota en un centro electoral en Cité Soleil, un barrio de Puerto Príncipe, durante los comicios de este domingo (AFP)

Puerto Príncipe

Las autoridades haitianas y los observadores internacionales mostraron su satisfacción por el desarrollo de las elecciones generales de este domingo en Haití, de las que saldrá, entre otras autoridades, el futuro presidente.

El primer ministro de Haití, Evans Paul, calificó el proceso electoral de "exitoso" y consideró que constituye un "triunfo para el país", que deberá esperar diez días para conocer los resultados preliminares de los comicios, según anunció el presidente de la Comisión Electoral Provisional de Haití (CEP). "Algunos habrán resultado elegidos y otros no. Nadie habrá perdido, Haití habrá ganado", señaló.

Tras el cierre de la votación, el presidente del Consejo Electoral Provisorio (CEP) calificó, en rueda de prensa, de "muy exitosa" la jornada y agradeció a los distintos actores políticos.

"A todos estos partidos que se presentaron, en medio de condiciones de precariedad, a esta cita tan importante para el futuro del país, les digo que la historia no olvidará", declaró Pierre Louis Opont. "Gracias a los electores que conservaron la calma y que pudieron elegir a los nuevos dirigentes".

Los 5.8 millones de electores acudieron a los centros de votación hasta las 16:00 hora local (20:00 hora GMT) para la primera vuelta de la elección presidencial, la segunda vuelta de las elecciones legislativas y las municipales. Los resultados no se conocerán hasta principios de noviembre.

La policía era más visible que en la primera vuelta de las legislativas, el 9 de agosto, que estuvo muy perturbada por incidentes violentos y fraudes. Ese día dos personas murieron en enfrentamientos entre partidos rivales y la votación se anuló en un cuarto de las circunscripciones del país.

Esta vez la policía tuvo el control de la situación, se congratuló Frantz Lerebours, vocero de la policía nacional haitiana, quien se manifestó "satisfecho" pese a "algunos intentos de perturbación".

También el jefe de la misión electoral de la Organización de Estados Americanos (OEA), el ex canciller brasileño Celso Amorim, saludó "la voluntad de participar" en la elección del pueblo haitiano. "Haití está dando un paso importante", comentó. La policía realizó 73 arrestos de "personas que estaban en posesión de varias papeletas de voto, otros que tenían acreditaciones falsas".

Sin embargo, el jefe de la policía nacional haitiana, Godson Orelus, reveló más tarde que 234 personas fueron detenidas en incidentes durante la jornada electoral de hoy.

En una conferencia de prensa tras el cierre de los centros de votación de las elecciones presidenciales, legislativas y municipales, Orelus explicó además que en ocho puestos del norte no se pudieron celebrar los comicios, ya que no llegaron las papeletas porque fueron interceptadas por bandidos. Además, la policía se incautó de trece armas de fuego.

En estos comicios hubo un despliegue de diez mil agentes, con el apoyo de más de cinco mil policías y militares de la Misión de las Naciones Unidas para la estabilización de Haití (Minustah). La CEP recordó en la noche del domingo que nadie está autorizado a brindar resultados de los comicios, aunque fueran parciales.

La logística resultó ser finalmente el principal problema. Por ejemplo, en la escuela de Petionville, que concentra más de 70 circuitos electorales, las urnas estaban apoyadas en pequeñas mesas o en rincones de bancos, dificultando la votación.

Récord de candidatos

Oficialmente, 54 candidatos compitieron por la presidencia haitiana, pero esta abundancia de aspirantes no fue un signo de salud democrática: muchos eran desconocidos para el público general y solo un puñado divulgó sus plataformas políticas.

"Los debates fueron muy superficiales, los candidatos hablaron de generalidades. Ninguno mostró que estuviera en capacidad de manejar bien la situación", dijo el economista haitiano Kesner Pharel. Uno de los pocos candidatos que emergió de este semillero fue Jude Celestin, de la Liga Alternativa por el Progreso y la Emancipación Haitiana (Lapeh).

Durante las elecciones de 2010, Celestin fue el candidato promovido por el entonces presidente, René Préval. Pero fue descartado de la segunda vuelta en beneficio de Michel Martelly frente a masivas manifestaciones en Puerto Príncipe, por la presión internacional y tras la mediación de la OEA.

"Vamos directo hacia una victoria en la primera ronda", había dicho Celestin a la AFP horas antes, cuando pedía a sus electores sufragar pacíficamente. Otros nombres que destacaron en la contienda fueron Jovenel Moise, apoyado por el actual jefe de Estado; Moise Jean-Charles, el más feroz detractor de Martelly; y Maryse Narcisse, médica y una de las cuatro mujeres en carrera.

Inestabilidad crónica

Después del arrasador sismo de enero de 2010, que dejó más de 200 mil muertos y un millón y medio de personas en la calle, el país más pobre de América inició un largo proceso de reconstrucción, ralentizado por el conflictivo contexto político.

Tras la caída de la dictadura de los Duvalier en 1986, Haití estuvo marcado por la inestabilidad política con una sucesión de elecciones impugnadas y varios golpes de Estado.

La profunda crisis entre el gobierno y la oposición, desde que en 2011 asumiera la presidencia el cantante pop y novato político Michel Martelly, impidió la realización de elecciones locales y legislativas.

Finalmente, este domingo los electores eligieron nuevamente a sus alcaldes, pues a falta de comicios, éstos fueron progresivamente reemplazados desde 2013 por funcionarios ejecutivos designados por la presidencia. La jornada electoral también permitió elegir a diputados y senadores.

A causa de la repetida postergación de las elecciones legislativas, el Parlamento haitiano cesó en sus funciones el 13 de enero último. Tras la votación, la Asamblea Nacional y el Senado podrán finalmente reanudar su trabajo en enero de 2016.

Por su parte, el jefe de la Misión de Observación Electoral de la Organización de los Estados Americanos (OEA) en Haití, Celso Amorim, celebró la gran participación de los electores, en una situación sin incidentes, que ha motivado a la gente a participar en el proceso. En las legislativas del 9 de agosto, apenas acudió a ejercer el derecho a sufragio el 18 % de los 5,5 millones de ciudadanos aptos para votar.

También la directora en Haití de la Fundación Internacional para los Sistemas Electorales (IFES, por sus siglas en inglés), Alexandra Rossi, alabó las mejoras en el proceso y consideró que "el éxito de este día será el resultado de un trabajo de equipo por parte de la institución electoral independiente, del Gobierno, de la población, de los partidos políticos y de los medios de comunicación".

Los votantes más esperados en el día de hoy fueron el actual presidente, Michel Martelly, el candidato opositor Jude Celestin, el ex presidente Jean Bertrand Aristide y la candidata de su partido Familia Lavalas, Marysse Narcisse, cuya presencia suscitó el entusiasmo de los electores que se encontraban en los respectivos centros de votación.

Una vez finalizadas las votaciones, convoyes de la Minustah recorrieron los centros electorales para recoger las urnas con los sufragios y proceder al recuento de votos. Los 5.8 millones de votantes haitianos inscritos acudieron hoy a la cita con las urnas para elegir entre medio centenar de candidatos al sucesor de Martelly en la Presidencia del país, así como para designar a miembros del parlamento y autoridades municipales.

Las encuestas previas daban por seguro que se necesitará una segunda vuelta, el 27 de diciembre, para definir el ganador de las elecciones presidenciales.