Saquean en Liberia clínica en cuarentena por ébola

Las autoridades temen que el virus pueda extenderse en un barrio pobre de Monrovia debido a que los objetos que hurtaron estaban contaminados.
La enfermedad ha causado la muerte de 413 personas en esa nación africana.
La enfermedad ha causado la muerte de 413 personas en esa nación africana. (Ahmed Jallanzo/EFE)

Monrovia

Habitantes de un barrio pobre de la capital de Liberia allanaron y saquearon un centro de cuarentena para pacientes con ébola, de donde robaron artículos, incluidas sábanas manchadas de sangre y colchones, por lo que las autoridades temen que el virus se extienda tras el hurto.

El acto de vandalismo se produjo el sábado por la noche en la colonia llamada West Point y fue encabezado por residentes indignados de que algunos pacientes fueran trasladados al centro de ese barrio desde otras partes de Monrovia, comentó Tolbert Nyenswah, ministro de Salud adjunto.

Además, de la clínica huyeron 17 pacientes con la enfermedad, de acuerdo con reportes oficiales.

Los habitantes iniciaron una “ola de saqueos” y robaron de la clínica artículos que probablemente están infectados, dijo un alto funcionario policial que pidió el anonimato porque no tiene autorización para hablar con la prensa.

Los residentes se llevaron equipo médico, así como colchones y sábanas que pueden estar contaminados, agregó el policía. “Entre las casas uno podía ver a la gente huyendo con artículos robados a los pacientes”, agregó, al tiempo que dijo temer que “todo West Point se infectará”.

Algunos de los objetos saqueados estaban visiblemente manchados de sangre, vómitos y excrementos, indicó Richard Kieh, residente del área que fue testigo de lo ocurrido.

La policía restauró el orden el domingo en el vecindario que se localiza en una franja de tierra entre el río Montserrado y el océano Atlántico, donde viven al menos 50 mil personas, de acuerdo con un censo realizado en 2012.

La desconfianza hacia el gobierno es elevada en West Point, donde suelen circular rumores de que las autoridades planean desalojar el barrio completamente.

Aunque se ha hablado de poner a todo ese vecindario en cuarentena si se dan casos de ébola, el ministro Nyenswah dijo ayer que no se ha tomado una medida así. “West Point aún no está en cuarentena, como se reporta”, afirmó.

Suero experimental

Por su parte, el Ministerio de Sanidad dijo que empezó a suministrar dosis del suero experimental fabricado en Estados Unidos que llegó la semana pasada a ese país.

Entre estos pacientes se encuentran varios médicos liberianos infectados por el virus, precisó Nyenswa en declaraciones a la emisora de radio de la  Misión de las Naciones Unidas en Liberia.

El fármaco ZMapp llegó a Liberia después de que la presidenta Ellen Johnson Sirleaf lo solicitara a las autoridades estadunidenses el 8 de agosto, como parte de sus esfuerzos para combatir la epidemia que ya ha causado la muerte de 413 personas en ese país.

Nyenswa explicó que el gobierno liberiano recibió el medicamento la pasada semana en “pequeñas cantidades”, aunque no especificó el número de pacientes que van a ser tratados con este suero.

No obstante, insistió en que todos los pacientes que lo están recibiendo han firmado un documento de consentimiento en el que asumen que lo reciben bajo su riesgo y que el fabricante no se hace responsable, puesto que el fármaco nunca había sido probado con humanos, únicamente en animales en ensayos preclínicos.

ZMapp fue suministrado por primera vez a dos ciudadanos estadounidenses contagiados en Liberia, el médico Kent Brantly y la misionera Nancy Writebol, quienes, desde entonces, han presentado una mejoría en su estado de salud.

Sin embargo, Miguel Pajares, el religioso español repatriado tras ser infectado por el virus en Liberia, falleció en Madrid solo tres días después de empezar a recibir el mismo suero experimental.

Pese a la llegada a Liberia de este fármaco para luchar contra el virus, Nyenswa insistió en que la mejor manera de contener el brote es con la aplicación de las medidas de prevención.

Por su parte, Nigeria, que acumula cuatro muertes por ébola, anunció que uno de los médicos que trató al estadounidense fallecido a finales de julio por el virus en Lagos, se ha recuperado “totalmente” del virus y ya ha sido dado de alta.

Las autoridades sanitarias siguen bien de cerca la situación de Nigeria para evitar que el virus se extienda en este país, el más poblado de África, lo que empeoraría la gravedad de la epidemia.

En el último recuento divulgado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), Liberia superó en cuanto a la gravedad de la situación a Guinea Conakry, donde surgió este brote.

En casi cinco meses de la epidemia en África ocidental 2 mil 127 personas han sido infectadas por el virus, de las cuales mil 145 han muerto.

Europa suspende vuelos de repatriación

La Agencia Europea de Control de Fronteras Exteriores (Frontex) suspenderá temporalmente los vuelos de regreso de inmigrantes irregulares que provienen de las naciones afectadas por la epidemia del ébola, explicó ayer Gil Arias, director adjunto en España de dicha instancia de gobierno.

En una entrevista divulgada por la emisora regional Radio Galega, con sede en Santiago de Compostela, Arias aseguró que la agencia Frontex cancelará los vuelos programados para repatriar a los inmigrantes indocumentados a los países afectados por el virus “mientras no esté controlada la epidemia”.

De cumplirse, la suspensión de las deportaciones de inmigrantes sin papeles que son originarios de Liberia, Guinea Conakry y Sierra Leona puede prolongarse varios meses, ya que de acuerdo con los pronósticos de los expertos de la OMS la situación es grave.

En lo que se logra contener la enfermedad en África occidental, los inmigrantes tendrán la oportunidad de permanecer en Europa, pues el funcionario español resaltó que “mientras no tengamos ciertas garantías de que la epidemia está controlada, la agencia no va a organizar vuelo de retorno a esos países”.

(EFE/Santiago de Compostela)