Santos cambia cúpula militar de Colombia tras escándalo por corrupción

El comandante de las fuerzas militares, general Leonardo Barrero, había recomendado a oficiales detenidos "no dejarse joder de esos hijos de puta fiscales y armarse como una mafia para ...
El general Leonardo Barrero, destituido por el presidente Santos, durante una reciente conferencia de prensa en Tame Arauca
El general Leonardo Barrero, destituido por el presidente Santos, durante una reciente conferencia de prensa en Tame Arauca (AFP)

Bogotá

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, cambió hoy la cúpula militar después de que estallara en el Ejército un escándalo por corrupción vinculado a un proceso penal por violación a los derechos humanos. "He considerado oportuno y necesario hacer un cambio en la cúpula militar", dijo Santos al indicar que el comandante de las fuerzas militares, general Leonardo Barrero, saldrá "no por ningún hecho de corrupción, sino por expresiones irrespetuosas y desobligantes que le restan majestad frente al Poder Judicial y frente al país".

El mandatario hizo referencia así a unas declaraciones de Barrero, quien recomendó a oficiales detenidos "no dejarse joder de esos hijos de puta fiscales y armarse como una mafia para denunciarlos", según interceptaciones de llamadas que publicó hace dos días la revista Semana y que el propio general reconoció. Otros altos oficiales pasarán a retiro "porque sabían de las irregularidades y no actuaron", explicó el presidente.

"Vendrán más acciones. Es muy importante en estos casos llegar a estos asuntos, cortar de raíz el problema, actuar con la debida ecuanimidad y justicia, proteger a nuestro Ejército", añadió Santos en un discurso desde la ciudad de Sincelejo (norte). Poco después, el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, anunció que Barrero será reemplazado por el general Juan Pablo Rodríguez, hasta ahora comandante del Ejército.

En el puesto del general Rodríguez fue nombrado el general Jaime Lasprilla, quien se desempeñó como comandante de la fuerza de tarea Omega, un grupo de élite antiguerrilla. "No hay elementos que prueben hechos de corrupción o pongan en duda su honra y buen nombre. Pero cometió una imprudencia utilizando expresiones inaceptables que causan daño a la institución", subrayó Pinzón al confirmar el pase a retiro de Barrero. En total, fueron pasados a retiro cinco altos oficiales. El lunes, el jefe de operaciones del comando conjunto de las fuerzas militares, Javier Rey Navas, había renunciado.

Las fuerzas militares se vieron sacudidas esta semana por la revelación de una trama de corrupción en la Aviación del Ejército. Una investigación interna detectó diez casos de irregularidades administrativas en contratos realizados por esa dependencia. Según Semana, parte de los fondos obtenidos irregularmente habrían sido destinados a "pagos a los subalternos presos con el fin de mantener su silencio" en investigaciones penales por cientos de asesinatos de civiles que posteriormente eran presentados como guerrilleros caídos en combate, conocidos en Colombia como "falsos positivos".

El vicefiscal general Jorge Perdomo había indicado el lunes que las revelaciones de la prensa tuvieron su origen en una investigación de un fiscal especializado en derechos humanos sobre casos de "falsos positivos". En el marco de esa investigación, la fiscalía realizó durante los últimos seis meses interceptaciones a las comunicaciones de altos rangos del Ejército. La fiscalía también indaga sobre otro escándalo de interceptaciones ilegales de comunicaciones por parte de inteligencia militar, que llevó a la salida de sus puestos de dos altos oficiales hace diez días.

Las escuchas habrían alcanzado incluso al equipo negociador del gobierno en el proceso de paz con la guerrilla FARC y a un grupo de periodistas que cubre esas conversaciones, en curso desde fines de 2012. Colombia, con 47 millones de habitantes, tiene una fuerza pública de unos 400 mil militares y policías, una de las más grandes de la región.

Además, la fuerza armada de Colombia recibe ayuda de Estados Unidos en entrenamiento y tecnología para combatir el narcotráfico y las guerrillas, que desde 2000 suma más de ocho mil millones de dólares. El presupuesto de 2014 para defensa y policía es de unos 13,500 millones de dólares, poco menos de 15% del presupuesto total de la nación.