Santos y Zuluaga disputarán segunda vuelta en Colombia

El actual presidente, que logró un 25.5% y el opositor derechista, opuesto a la negociación con las FARC, que consiguió el primer lugar con un 29.2% de la votación, se volverán a enfrentar el 15 ...
Seguidores de Oscar Iván Zuluaga celebran los resultados electorales, claramente favorables al candidato de Centro Democrático, en Bogotá
Seguidores de Oscar Iván Zuluaga celebran los resultados electorales, claramente favorables al candidato de Centro Democrático, en Bogotá (AFP)

Bogotá

El mandatario Juan Manuel Santos y el derechista Óscar Zuluaga, opuesto al proceso de paz con las FARC, disputarán la presidencia de Colombia en segundo turno el 15 de junio, tras las votaciones de este domingo que daban un importante triunfo al candidato opositor. Escrutado el 96% de las mesas, Zuluaga iba al frente de la votación con el 29,2% mientras Santos, aspirante a la reelección, conseguía el 25,5%, lo que obliga a una segunda vuelta ya que ninguno logró el 50% del apoyo, según la autoridad electoral.

La abstención rondaba el 60% durante una jornada considerada por el gobierno como la más segura en la historia reciente, en medio de una tregua electoral que declararon las guerrillas. Tras una primera campaña cargada de acusaciones mutuas de guerra sucia, Santos y Zuluaga, aliados en el pasado, se enfrentarán en una segunda vuelta con posturas irreconciliables sobre la paz con las FARC.

Santos, un liberal de centroderecha de 62 años, en el poder desde 2010, espera concluir en los próximos cuatro años su principal obra de gobierno: el proceso de paz que lleva a cabo en Cuba desde noviembre de 2012 con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC, comunistas), la mayor guerrilla del país con unos ocho mil combatientes y que el 27 de mayo cumplirá 50 años de lucha armada.

Con una popularidad del 38%, Santos enfrenta la dura oposición de Zuluaga, un derechista de 55 años apadrinado por el ex mandatario Álvaro Uribe que promete condicionar el diálogo a un cese unilateral del fuego por parte de los rebeldes. "Está en juego qué tipo de país queremos", dijo Zuluaga, quien votó en el norte de Bogotá, en compañía de su familia.

Zuluaga recogió la bandera de lucha de Uribe, el popular ex mandatario (2002-2010) y ahora senador electo del partido Centro Democrático que encabeza la oposición a Santos, su exministro de Defensa, a quien acusa de haberlo traicionado por entablar negociaciones con la guerrilla. "Voto por Zuluaga para que Colombia recupere el sendero de seguridad abandonado por el actual gobierno", dijo Uribe a la prensa tras emitir su voto.

La conservadora Marta Lucía Ramírez, se ubicaba tercera con el 15.6% de los votos, seguida de la izquierdista Clara López (15.32%) y el independiente Enrique Peñalosa (8.%). "Recibimos con mucha satisfacción los resultados. Tenemos que quintuplicar esfuerzos para la segunda vuelta que sera muy emocionante", dijo a la AFP Carolina Villegas, coordinadora de Centro Democrático en Bogotá.

"Santos puso como tema central el dilema entre la paz y la guerra, y la negociación (con la guerrilla) ha dejado un balance muy etéreo y falta por definir temas importantes como la reparación a las víctimas y si van a imponerse penas de cárcel", declaró a la AFP el historiador Darío Acevedo, de la Universidad Nacional (estatal).

El candidato opositor asevera que Santos está dispuesto a dejar en la impunidad los crímenes de las FARC y permitir su incorporación a la vida política sin previo castigo. "Zuluaga va a poner las cosas sobre la mesa, que haya paz sin impunidad, no lo que está haciendo el doctor Santos. La traición que le hizo a este gobierno anterior no tiene perdón", dijo a la AFP en un centro electoral Henry Gallan, un vendedor de equipos de seguridad de 58 años.

Sin embargo, el presidente, convencido de que no se puede acabar hasta con el último guerrillero, asegura que los acuerdos con las FARC serán refrendados luego por los colombianos. Las partes, que negocian en medio del fuego, han alcanzado consensos parciales en el problema agrario -origen del conflicto- la participación política de la guerrilla y el narcotráfico.

El debate en torno a las negociaciones de paz eclipsó otras preocupaciones, como el deficiente sistema de salud, la alta informalidad laboral y la fuerte desigualdad social en un país que creció 4.3% en 2013. Para esta jornada electoral, las FARC y el Ejército de Liberación Nacional (ELN), la segunda fuerza insurgente del país, decretaron una tregua unilateral en sus ataques. "Vivimos la jornada electoral más segura de la historia reciente", proclamó el ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón.