Santos y FARC abordarán el viernes un cese del fuego bilateral

Tras un receso para escuchar a las víctimas del conflicto armado, delegados del gobierno de Colombia y la guerrilla reiniciaron el diálogo bilateral, mientras una comisión de expertos abordará la ...
Humberto de la Calle, jefe de la delegación del gobierno colombiano, en el Palacio de Convenciones de La Habana
Humberto de la Calle, jefe de la delegación del gobierno colombiano, en el Palacio de Convenciones de La Habana (AFP)

La Habana

Un equipo de militares y guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), cuyos nombres no fueron revelados, explorarán desde el viernes próximo en La Habana  “temas tan complejos como el cese bilateral de fuegos, el asunto de la dejación de las armas” y la conversión de esa organización insurgente “en movimiento político legal”, informaron hoy negociadores de las dos partes.

Tras un receso en las pláticas de paz que sostienen desde hace año y medio, a fin de escuchar a víctimas del conflicto, delegados del gobierno y las FARC reiniciaron sus negociaciones este miércoles y confirmaron la instalación de esa “comisión técnica”, que iniciará su labor "revisando y analizando buenas prácticas nacionales e internacionales en la materia"

Las partes se culpan mutuamente de la confrontación armada en Colombia, que en medio siglo ha dejado 220 mil  muertos y más de cinco millones de desplazados, pero al mismo tiempo se congratulan del aporte que pueden hacer las víctimas a las negociaciones.

El jefe de la delegación oficial, Humberto de la Calle, dijo en ese sentido que la visita a La Habana de la primera delegación de víctimas -doce de un total de 60 previstas- “fue tal vez uno de los momentos más trascendentales del proceso” de negociación  y aseguró haber “tomado notas” de sus propuestas para propiciar la firma de un acuerdo general de paz.

De la Calle , empero, llamó a los colombianos a “no politizar, ni estigmatizar, ni dividir a las víctimas”, porque, en su opinión, “no puede suceder que la presencia de una persona que ha sufrido la violación de sus derechos, sea nuevamente victimizada, solo por venir a La Habana a contar su tragedia”

Por su parte, Iván Márquez, negociador principal de las FARC, calificó de “acontecimiento sin precedentes” la presencia de las víctimas en la capital cubana. Márquez pidió perdón el sábado a Constanza Turbay, quien perdió a ocho familiares a manos de las FARC. "Nosotros escuchamos con humildad y mucho respeto las voces de las víctimas", dijo.

No obstante, agregó que "las estadísticas de victimizaciones recaen fundamentalmente en el Estado y los paramilitares” (de derecha), y reclamó  “que esa proporcionalidad se vea manifestada en la mesa de conversaciones", cuando la oficina de la ONU en Bogotá, la Universidad Nacional y la Conferencia Episcopal colombiana conformen las delegaciones de víctimas.

El planteamiento de Márquez fue rechazado de inmediato por el delegado del gobierno, para quien las selección de las víctimas que testimoniarán en La Habana no es asunto “de sumas y restas". "Éste no es un problema aritmético, sino un profundo gesto moral frente a todas las víctimas sin discriminación", precisó.

Asimismo, una comisión de expertos en la historia del conflicto colombiano será conformada este jueves para determinar los "efectos e impactos" de la violencia armada y acelerar las negociaciones de paz de La Habana. Integrada por doce expertos y dos relatores, el grupo investigará los "principales factores y condiciones que han facilitado o contribuido a la persistencia del conflicto" armado de medio siglo, así como sus "orígenes" y sus "múltiples causas".

También analizará "los efectos e impactos más notorios del conflicto sobre la población", según acordaron el 5 de agosto los delegados del gobierno y las FARC, que están negociando en Cuba desde noviembre de 2012. Los expertos "nos van a hablar de las causas de los orígenes del conflicto armado colombiano, cómo fue su desarrollo, quién fue su responsable. Necesitamos esta verdad para que construyamos la paz sobre ese sentimiento sólido", dijo hoy el jefe negociador de las FARC, Iván Márquez.

"El gobierno nacional está comprometido a garantizar que este acuerdo (de paz) se construya en el marco de nuestras obligaciones nacionales e internacionales. Lo que estamos haciendo aquí busca proteger los derechos de todos", declaró por su parte el jefe negociador del gobierno, el exvicepresidente Humberto de la Calle. "Ha repetido el presidente Santos: tenemos el deber de mirar las víctimas pasadas, pero también evitar las víctimas futuras", añadió.

"No tendrán ninguna restricción"

Las dos delegaciones indicaron en un comunicado conjunto que los "expertos no tendrán ninguna restricción en los temas que aborden" y sus informes serán "insumos para las discusiones de las delegaciones, pero no condicionan el avance de la mesa" de negociaciones. Sin embargo, estos informes "no eximen a nadie de responsabilidad por violaciones (de derechos humanos o del derecho internacional humanitario) cometidas en desarrollo del conflicto", aclararon.

"El informe de la comisión deberá ser insumo fundamental para la comprensión de la complejidad del conflicto y de las responsabilidades de quienes hayan participado o tenido incidencia en el mismo", acordaron ambas partes. "En esa medida, será un insumo básico para una futura comisión de la verdad y contribuirá a la reconciliación" entre los colombianos, dijeron.

Los dos bandos se culpan mutuamente por la violencia armada, que ha dejado 220 mil muertos y más de cinco millones de desplazados, según cifras oficiales. Las dos delegaciones declinaron adelantar los nombres de los miembros de la comisión de historia, que estará formada por especialistas designados por ambas partes en forma equitativa.

"Cada uno de los doce expertos, deberá producir un informe que combine profundidad y concisión". Los relatores harán resúmenes de estos reportes para presentarlos a los negociadores. Actualmente las dos delegaciones de paz están abocadas a la discusión sobre reparación de las víctimas, el cuarto de los seis puntos de la agenda, después consensuar los tres primeros: reforma rural, participación política de las FARC y drogas ilícitas.

"Insumo para verdad y paz"

La "comisión histórica del conflicto y sus víctimas" quedará constituida en una sesión que se efectuará este jueves en el Palacio de las Convenciones de La Habana, sede de los diálogos de paz. La sesión comenzará a las 13:00 horas locales (17:00 hora GMT), según informó el gobierno de Cuba, que da apoyo logístico a los diálogos de paz.

El estreno del equipo de expertos se realizará el día antes de la conformación de otra comisión técnica clave, la del desarme de las FARC, que estará integrada por militares y guerrilleros, y adelantará criterios para el siguiente punto de la agenda de paz. Estas dos comisiones técnicas, a las que se agregará próximamente una tercera sobre género, sesionarán en forma paralela a los "plenipotenciarios" de ambas partes que negocian el acuerdo de paz.

Además de víctimas y desarme, el gobierno y las Fuerzas Armadas de Colombia (FARC) deben consensuar el mecanismo de refrendación de un eventual acuerdo de paz.