Sandinistas celebran revolución con críticas a "aullidos" de Trump

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, expresó su solidaridad con México ante las declaraciones contra los inmigrantes del multimillonario republicano, durante el aniversario de los 36 años ...

Managua

Los sandinistas celebraron hoy los 36 años de la revolución que derrocó la dictadura de los Somoza en Nicaragua, en un aniversario marcado por las acusaciones del aspirante republicano a la Casa Blanca Donald Trump contra la inmigración mexicana y una fallida operación policial antinarcóticos en la que murieron tres civiles.

El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, que encabezó el acto, criticó al excéntrico millonario Trump por sus declaraciones contra los mexicanos, en un discurso ante una multitudinaria concentración en la Plaza La Fe Juan Pablo II, de Managua. El líder sandinista expresó su solidaridad con México, frente a lo que llamó "aullidos" del aspirante republicano a la Casa Blanca.

"Hemos escuchado los aullidos de un representante de los sectores más retrógrados de imperio, que es candidato del Partido Republicano, despotricando contra los pueblos de nuestra América, despotricando contra el hermano pueblo mexicano", reprochó Ortega. Consideró que en EU "sigue la discriminación" no solamente a la población afroamericana, sino que también "se discrimina a la población latinoamericana caribeña".

En este sentido, expresó la solidaridad del país centroamericano con el pueblo de México y con los pueblos de América frente a lo que consideró "atropellos de los imperialistas". "Seguro que este personaje no hace más que reflejar el pensamiento ultraconservador guerrerista, racista, que está ahí incubado en las raíces del imperio", indicó.

Ortega opinó que Estados Unidos tiene que cambiar, dejar de ser imperio y tener un comportamiento de respeto hacia la justicia y el derecho en sus relaciones internacionales. Asimismo, dijo que EU tenía que respetar a sus propios ciudadanos, y no violar los derechos humanos del pueblo norteamericano.

Trump ha expresado duras críticas a los inmigrantes mexicanos que llegan a EU desde el inició de su campaña y ha defendido la necesidad de levantar un "gran muro" en la frontera sur del país.

"México manda a su gente, pero no manda lo mejor. Está enviando a gente con un montón de problemas (...). Están trayendo drogas, el crimen, a los violadores. Asumo que hay algunos que son buenos", dijo en su primer acto de campaña.

Revisar operativos policiales

Durante la fiesta sandinista, Ortega también hizo un llamamiento a revisar "muy bien" los operativos policiales, sin dar un paso atrás en la lucha contra el narcotráfico, después de que hace nueve días murieran dos niños y una mujer en el marco de una operación antidroga.

Un total de 14 agentes policiales serán acusados la próxima semana por la muerte de los dos niños y la mujer, a quienes confundieron con narcotraficantes. Los agentes están en prisión desde la noche del pasado sábado, 11 de julio, tras disparar a una familia integrada por siete personas, que regresaba en automóvil de un acto religioso en un camino semirrural al este de Managua.

Durante el ataque policial murió una niña, de once años, un niño de 13 años, una mujer de 25 años, y quedaron en estado grave un niño de cuatro años y una niña de cinco años.

En este sentido, Ortega apuntó que se tiene que revisar "muy bien" los protocolos en los operativos que se realicen para evitar "hechos dolorosos" como este, sin "dar un paso atrás en la lucha contra el narcotráfico y el crimen organizado".

Durante la celebración el presidente nicaragüense estuvo acompañado de su gabinete de gobierno y representantes de los otros tres poderes del Estado. También del vicepresidente de Venezuela, Jorge Arreaza, y su esposa Rosa Virginia Chávez, hija del fallecido presidente Hugo Chávez, y la canciller venezolana Delcy Rodríguez.

Además por el vicepresidente de Cuba, Miguel Díaz-Canel, y los cinco agentes cubanos liberados por Estados Unidos entre 2011 y 2014. Asimismo, por el ex presidente paraguayo Fernando Lugo; la indígena guatemalteca y premio Nobel de la paz de 1992, Rigoberta Menchú; el ex presidente guatemalteco Vinicio Cerezo y el ex gobernante hondureño Manuel Zelaya.

Además, acudió una delegación del gobernante Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN) de El Salvador, entre otros movimientos sociales de izquierda de América Latina. El 19 de julio es un día de fiesta nacional en Nicaragua que se celebra desde 1980, cuando fue decretado por el primer Gobierno sandinista para recordar el derrocamiento armado de los Somoza (1937-1979).