Sanders recorta su equipo de campaña como parte de una amplia reorganización

El aspirante demócrata anunció que va a prescindir de centenares de personas que trabajan en su campaña electoral, un día después de ganar solo uno de los cinco estados en juego el pasado martes.
Bernie Sanders se seca el sudor de su frente durante un acto de campaña en el Big Sandy Superstore Arena, en Huntington, West Virginia
Bernie Sanders se seca el sudor de su frente durante un acto de campaña en el Big Sandy Superstore Arena, en Huntington, West Virginia (AFP)

Nueva York

El precandidato presidencial demócrata de EU Bernie Sanders afirmó hoy que va a prescindir de centenares de personas que trabajan en su campaña electoral, como parte de una amplia reorganización de su equipo.

Lo anunció en una entrevista con The New York Times, un día después de que ganara solamente en uno de los cinco estados en los que hubo elecciones internas y que favorecieron mayoritariamente a Hillary Clinton.

Sanders señaló que no necesita a nadie de su campaña en Connecticut o Maryland, donde las votaciones internas se celebraron el martes, por lo que va a reordenar sus efectivos en los catorce estados que aún están pendientes de emitir sus votos.

"Esto significa que vamos a tener que recortar nuestro personal", añadió, y cuando el Times le pidió cifras, sólo dijo que serían "centenares". "Si ganamos, toda esta gran gente que nos han ayudado a llegar tan lejos serán contratadas de nuevo", agregó el aspirante, que ha captado el voto de la izquierda del Partido Demócrata y a los simpatizantes jóvenes de ese grupo político.

"Pero ahora -añadió-, tenemos que usar todos los recursos que tenemos y enfocarlos en los estados que quedan pendientes". De los 43 estados en los que se han celebrado ya las votaciones internas demócratas, Sanders ha ganado en 18 y Clinton en 25. Los últimos datos indican que Clinton ha acumulado 1,650 delegados a la convención demócrata de julio y Sanders 1,348.

Pero la mayoría de los 712 "superdelegados" o dirigentes del partido, que no reciben un mandato específico de sus estados, han declarado su apoyo a Clinton, lo que significa mayores problemas para la campaña de Sanders.

La prueba más próxima se disputará el martes próximo en Indiana, donde están en juego 92 delegados. Allí no sólo se están volcando los dos aspirantes demócratas, sino también los tres republicanos, que creen que esa votación es clave.

De hecho, en Indiana estará en juego el mayor número de delegados en un solo estado hasta que el 7 de junio haya otro "supermartes" que incluirá el estado más poblado del país, California. En la entrevista con el Times, Sanders dice que planea concentrar en California la mayor parte de su equipo porque quiere llegar con su voz a "centenares de miles" de personas.

"Si ganamos en el estado mayor de este país, ello representará un mensaje real a los estadunidenses y a los delegados en que esta campaña se está moviendo en la dirección que debiera", dijo Sanders.