Sanders ofrece frenar deportación de 11 millones de indocumentados

El precandidato demócrata ofreció en una cumbre migratoria en Nevada aprobar en los primeros cien días de su gobierno varias ambiciosas órdenes ejecutivas y ampliar los decretos migratorios de Obama.
El aspirante demócrata a la presidencia, habla en el foro sobre inmigración en The LINQ Hotel & Casino en Las Vegas, Nevada
El aspirante demócrata a la presidencia, habla en el foro sobre inmigración en The LINQ Hotel & Casino en Las Vegas, Nevada (AFP)

Washington

Bernie Sanders, precandidato presidencial demócrata, ofreció hoy en un foro sobre inmigración en Las Vegas (Nevada) aprobar en los primeros cien días de su gobierno varias ambiciosas órdenes ejecutivas que impidan la deportación de más de once millones de inmigrantes indocumentados.

Sanders prometió que si gana las elecciones presidenciales en noviembre de 2016 ampliará los decretos migratorios del presidente Barack Obama, anunciados hace un año y actualmente bloqueados en los juzgados por los republicanos.

El senador considera que los programas DACA y DAPA anunciados por Obama en noviembre de 2014 son "buenos primeros pasos, pero se necesita hacer mucho más". 

"Extenderé los decretos migratorios de Obama para ofrecer alivio administrativo a los padres de los 'soñadores', los padres de ciudadanos estadunidenses, los padres de residentes permanentes legales, otros familiares y el resto de inmigrantes que hubieran sido legalizados si la Cámara de Representante hubiera votado la reforma migratoria", explicó Sanders en un foro de inmigración.

Sanders, segundo en las encuestas para las primarias demócratas por detrás de la favorita HillaryClinton, dijo que aprobar una reforma migratoria será "una prioridad alta" de su presidencia. Y se mostró partidario de una vía a la ciudadanía para los inmigrantes que sean legalizados.

Sanders se comprometió a dar papeles "a todos los inmigrantes indocumentados que lleven al menos cinco años en Estados Unidos". Su plan permitiría la legalización de 7 millones de inmigrantes indocumentados de los once millones que hay actualmente en Estados Unidos, precisó su equipo de campaña.

“Sin estos trabajadores es probable que nuestro sistema agrícola se colapsaría”, sostuvo Sanders en la Cumbre de Estrategia para una Reforma Migratoria Justa celebrada en Las Vegas, en el estado de Nevada.

El plan migratorio del senador demócrata de Vermont y el más cercano rival de Hillary Clinton en la puja por la nominación demócrata, incluye “un camino responsable a la ciudadanía”, similar a la iniciativa aprobada por el Senado en 2013, pero que no fue votada en la Cámara Baja.

“Como presidente, será una prioridad aprobar una solución legislativa para nuestro descompuesto sistema migratorio. Pero seré claro: No esperaré a que actúe el Congreso”, subrayó.

Sanders, quien temporalmente aventajó a Clinton en las encuestas de Iowa y New Hampshire, propuso por ello aprobar cuatro acciones ejecutivas más ambiciosas que las del presidente Barack Obama, quien autorizó en 2012 el Programa de Acción Diferida para Llegados en la Infancia (DACA).

Hasta el momento más de 700 mil jóvenes indocumentados, la mayoría mexicanos, han obtenido los beneficios de DACA, incluida la suspensión de su deportación y permisos laborales temporales.

La primera acción ejecutiva de Sanders ampliaría el DACA a los padres indocumentados de los beneficiarios, así como a los padres indocumentados de ciudadanos y residentes permanentes.

Aunque Obama aprobó una acción similar con la ampliación de DACA y su variante para adultos, DAPA, ambas ordenanzas fueron impugnadas por más de 20 estados del país y se encuentran en trámite en la Corte del Quinto Circuito de Apelaciones en Nueva Orleans.

La segunda acción ejecutiva de Sanders instruiría al Departamento de Seguridad Interna (DHS) a detener las deportaciones de los inmigrantes indocumentados elegibles a alivio migratorio y desmantelaría los criticados centros de detención y programas “inhumanos” de repatriación.

Su tercera acción extendería el trato humanitario y asilo a las víctimas de violencia doméstica y menores de edad no acompañados de América Latina. Su cuarta acción ejecutiva garantizaría a las mujeres el mismo trato humanitario que a los varones.

“Lo central es que no podemos y no debemos arrasar con millones de hombres, mujeres y niños, muchos de los cuales han estado aquí durante años, y echarlos del país. Necesitamos una ruta a la ciudadanía para sacar a 11 millones de personas de las sombras”, finalizó.

El precandidato demócrata, hijo de un inmigrante polaco, recordó que en 2013 votó en el Senado a favor de la reforma migratoria. Esta legislación quedó bloqueada en la Cámara de Representantes por la negativa de los republicanos, que actualmente tienen mayoría en ambas cámaras, a someterla a voto en el pleno. 

Ante la falta de reforma migratoria, Obama anunció en noviembre de 2014 unos decretos migratorios que impedirían la deportación de unos cinco millones de indocumentados, la mayoría hispanos.

Obama anunció la ampliación del programa de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), que el gobierno aprobó en 2012 y del que se han beneficiado más de 700 mil jóvenes indocumentados, conocidos en Estados Unidos como "soñadores" o "dreamers". 

El presidente también anunció la puesta en marcha de la nueva Acción Diferida para Padres de Estadunidenses (DAPA, por sus siglas en inglés), que beneficiaría a aquellos inmigrantes indocumentados que han vivido en el país por más de cinco años y son padres de ciudadanos estadunidenses o residentes legales permanentes.

Los decretos se encuentran, sin embargo, bloqueados desde febrero por un juez de Texas. Los tribunales deberán decidir si, como sostienen los republicanos, el presidente se excedió o no en su poder ejecutivo a la hora de conceder papeles temporales a cinco de los 11 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos.