Sánchez arremete contra Rajoy y recurre a Podemos

El socialista acepta ante la tribuna que la elección le será adversa, pero pide a las fuerzas progresistas formar gobierno con el PSOE.
Pedro Sánchez fue el único orador en el Congreso de los Diputados.
Pedro Sánchez fue el único orador en el Congreso de los Diputados. (j.j. Guillén/EFE)

Madrid

El líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) y candidato a la presidencia de España, Pedro Sánchez, pidió a todas las fuerzas opositoras, y especialmente a Podemos (izquierda antiajustes), que le permitan liderar al nuevo gobierno.

Sánchez fue el único político que habló ayer en el Congreso de los Diputados. Hoy lo harán el resto de líderes y horas más tarde (cerca de la medianoche) se realizará la votación.

El PSOE (90 legisladores) solo cuenta con el apoyo de Ciudadanos (C's, derecha liberal con 40 curules) y en total suman 130 escaños de los 176 que se requieren para gobernar. El próximo viernes habrá segunda sesión y se prevé el mismo resultado.

"Sabemos que el resultado de la suma de PSOE y Ciudadanos no es suficiente para conseguir el cambio. También sabemos que el resultado de la suma del PSOE y otras fuerzas de izquierda tampoco alcanza lo suficiente. La solución está en las manos de los 350 diputados aquí presentes. Las manos de los socialistas están aquí hoy tendidas", expresó Sánchez al reconocer que el voto mayoritario será en su contra en la primera sesión de investidura, pero lo justificó al afirmar: "Mi fracaso habría sido no intentarlo".

El principal destinatario de la intervención del candidato socialista a la presidencia del gobierno no fue el arco parlamentario completo, sino los 69 diputados de Podemos, a quienes pidió "mestizaje político" porque "la izquierda no suma".

Gran parte de su discurso fue dirigido al líder de Podemos, Pablo Iglesias, que reiteró su rechazo a su par del PSOE al considerarse "incompatible" con su acuerdo con Albert Rivera, dirigente de C's.

No obstante, Sánchez subrayó: "No ofrezco un gobierno frente a todos, sino un gobierno progresista y reformista, aliado con todos".

"El eje de izquierda y derecha no es el idóneo para superar el actual bloqueo político", añadió Sánchez. Su tesis, insistió, es que todos los grupos parlamentarios, salvo el conservador Partido Popular (PP, mayoritario), cuyo líder es el actual presidente Mariano Rajoy, y los independentistas catalanes de Esquerra Republicana de Cataluña (ERC) y Democràcia i Llibertat, deben unirse y apoyar su investidura.

Por eso, la suma que propuso engloba a la mayoría de los votantes. "Dieciocho millones de españoles esperan un gobierno distinto al de Rajoy", repitió Sánchez.

En un discurso de algo más de una hora y media, el socialista descartó la "gran coalición" con el PP y acusó a Rajoy de gobernar "imponiendo su absoluta mayoría hasta convertir su toma de decisiones en absolutismo". El presidente en funciones no se inmutó y simplemente mascaba chicle repetidamente sin hablar con nadie.

El próximo viernes, Pedro Sánchez se enfrentará a un nuevo debate y a una nueva votación, en la que se necesita mayoría simple (más votos a favor que en contra). Se prevé que tampoco sea investido, aunque los socialistas insisten en que "es posible".

Sin embargo, pase lo que pase, el candidato subrayó que ha "conseguido los objetivos" que se propuso cuando aceptó la propuesta del rey Felipe VI para intentar llegar a la casa presidencial de La Moncloa.

"Primero, ante los españoles. Pretendíamos dejar clara nuestra firme voluntad de trabajar por un cambio de la política española", explicó. "En segundo lugar, ante los diputados, sean del partido que sean. Nos proponíamos extender la mano a todos los que compartan alcanzar un cambio de este gobierno. Hemos predicado con el ejemplo", añadió. "Y en tercer lugar, ante el rey, Felipe VI, y ante el resto de las instituciones del Estado".

Agregó: "Quiero manifestar mi satisfacción porque al dar un paso adelante, y aceptar esta sesión de investidura, hemos resuelto el bloque de la situación política a la que la falta de responsabilidad de Mariano Rajoy nos había llevado. Mi fracaso habría sido no intentarlo", remató.

Al bajar de la tribuna, Sánchez saludó únicamente a Rivera. "Muy bien, Pedro", le dijo el presidente de C's. A la distancia, Iglesias y sus diputados secreteaban en tono burlón. Rajoy fue de los primeros en abandonar el hemiciclo.


:Claves
Sale de prisión

  • El histórico líder independentista vasco Arnaldo Otegi abogó por llevar "la apuesta" de la paz "hasta el final" al salir ayer, tras pasar seis años y medio, de la cárcel de Logroño (La Rioja, norte).
  • Otegi, recibido por unas 200 personas, estuvo encarcelado por haber intentado reconstruir la dirección de Batasuna, considerado el brazo político del grupo separatista ETA.
  • Su salida de prisión fue saludada por el líder de Podemos, Pablo Iglesias, quien en un tuit afirmó: "La libertad de Otegi es una buena noticia para los demócratas. Nadie debería ir a la cárcel por sus ideas".