Saluda Papa a bolivianos a días de su viaje papal a Sudamérica

También condenó la violencia “que genera tantos sufrimientos” y manifestó su cercanía personal a las víctimas de los atentados terroristas en Francia, Túnez y Kuwait.

Ciudad del Vaticano

El Papa Francisco saludó hoy a un grupo de bolivianos residentes en Italia, que peregrinaron hasta el Vaticano con las imágenes de las vírgenes tradicionales del país.

“Veo tantas banderas bolivianas”, exclamó asomado a la ventana de su estudio personal, en el Palacio Apostólico, ante miles de personas congregadas en la Plaza de San Pedro del Vaticano.

“Saludo cordialmente al grupo de bolivianos residentes en Italia, que han traído hasta aquí algunas de las imágenes de la Virgen más representativas de su país. La Virgen de Ucupinia, de Copacabana y tantas otras. La semana que viene estaré en vuestra patria. Que nuestra madre del cielo los proteja”, agregó.

Cientos de bolivianos, enfundados en sus trajes típicos, tomaron parte de una gran manifestación por las calles de Roma en la cual mostraron la cultura de su país y se sumaron a la bendición dominical con el Angelus del Papa.

El próximo domingo 5 de julio, el pontífice iniciará una gira sudamericana de siete días que lo llevará a Ecuador, Bolivia y Paraguay.

Este fin de semana, el Papa envió un videomensaje a esos tres países en el cual recordó que “falta poco para el viaje” y manifestó su cercanía, su simpatía y su buena voluntad por los pueblos de esos países.

“Mi deseo es estar con ustedes, compartir sus preocupaciones, manifestarles mi afecto y cercanía y alegrarme con ustedes también”, dijo.

“Quiero ser testigo de esta alegría del Evangelio y llevarles la ternura y la caricia de Dios, nuestro Padre, especialmente a sus hijos más necesitados, a los ancianos, a los enfermos, a los encarcelados, a los pobres, a los que son víctimas de esta cultura del descarte”, agregó.

Destacó que la fe vivida en esas tres naciones “hermanas” del Continente Americano es fuente de fraternidad y solidaridad, construye pueblos, forma familia de familias, fomenta la concordia y alienta el deseo y el compromiso por la paz.

El líder católico sostuvo que en los días previos al encuentro durante el viaje, él da gracias a Dios por los pueblos de esos países pidiendo que sean perseverantes en la fe, que tengan el fuego del amor, de la caridad y que se mantengan firmes en la esperanza que nunca defrauda.

“Les ruego que unan sus oraciones a las mías para que el anuncio del evangelio llegue a las periferias más alejadas y siga haciendo que los valores del reino de Dios sean fermento de la tierra también en nuestros días”, indicó.

“Que la Virgen Santa los cuide, como Madre de América, los cuide y que el Señor los bendiga. Muchas gracias, hasta prontito y, por favor, no se olviden de rezar por mí”, apuntó.

CONDENA OLA DE ATENTADOS EN FRANCIA, TÚNEZ Y KUWAIT

El Papa Francisco condenó la violencia “que genera tantos sufrimientos” y manifestó su cercanía personal a las víctimas de los atentados terroristas del viernes último en Francia, Túnez y Kuwait.

El Vaticano dio a conocer hoy los textos de tres telegramas enviados a nombre del pontífice por el “número dos” del Vaticano, el secretario de Estado Pietro Parolin, a los embajadores papales en los tres países golpeados por los ataques.

“(El Papa) confía a Dios misericordioso a las personas que han perdido la vida, expresa su cercanía profunda a los heridos y a las familias, pidiendo al señor que les de consuelo y fuerza en la prueba”, escribió en el telegrama dirigido a Francia.

En ese escrito también aseguró que el líder católico “condena otra vez la violencia que genera tantos sufrimientos” y pide a Dios el don de la paz, además de ofrecer su bendición a todos los franceses.

En tonos similares fueron los otros dos telegramas. Francisco se unió en la oración a la pena de las familias que viven el luto y a la tristeza de todos los tunecinos, sobre los cuales invocó “la abundancia de las bendiciones divinas”.

El tercer mensaje indicó que el Papa quedó “profundamente entristecido” por la “trágica pérdida de vidas” y los heridos causados por el ataque a la mezquita de Kuwait City y aseguró sus “fervientes oraciones” por las víctimas y los afectados.

“Mientras él deplora estos actos barbáricos, manifiesta su cercanía espiritual a las familias afectadas por este tiempo de pena. Su santidad anima a los kuwaitíes a no desanimarse ante el mal, y de buen grado invoca sobre la nación el consuelo y el amor de sanación del todopoderoso”, ponderó.

Más de 60 muertos dejaron los atentados en cadena del 26 de junio en una planta química en Saint-Quentin Fallavier, cerca de Lyon (Francia), un complejo turístico en Sousse (Túnez) y una mezquita chiíta en la capital de Kuwait.