Sale de prisión hombre condenado por asesinato a los 12 años

Curtis Jones fue condenado en 1999 junto a su hermana Catherine, de trece años, por el asesinato de la novia de su padre, en su casa de Cocoa Beach, en lo que primero se creyó un asunto de celos y ...
Catherine Jones (i) y su hermano, Curtis Fairchild Jones, en dos fotos facilitadas por las autoridades penitenciarias de Florida
Catherine Jones (i) y su hermano, Curtis Fairchild Jones, en dos fotos facilitadas por las autoridades penitenciarias de Florida (AFP)

Miami

Un hombre condenado a prisión en 1999 a los doce años junto a su hermana de trece por el asesinato de la novia de su padre salió hoy de una prisión estadunidense tras cumplir su pena, informó el centro de detención.

Curtis Jones, ahora de 29 años, abandonó a las 7 de la mañana (11:00 hora GMT) el penal de South Bay, ubicado al sur del lago Okeechobee, Florida (sureste de EU), confirmó a la AFP una portavoz de la cárcel.

Procesados más jóvenes

Curtis y su hermana Catherine Jones se convirtieron en 1999 en las personas más jóvenes en Estados Unidos en ser procesados como adultos por asesinato cuando confesaron haber matado a la novia de su padre, Sonya Nicole Speights.

En enero de ese año los hermanos usaron el arma de su padre para asesinar a Speights, quien se encontraba en su casa de Cocoa Beach, Florida. El crimen habría sido motivado por celos cuando se enteraron de que el padre se casaría con su novia, según la policía.

Sin embargo, documentos divulgados posteriormente por el sitio de noticias Florida Today mostraron que los hermanos habían sido abusados sexualmente por un familiar que vivía en la casa con ellos, y que el plan inicial era asesinar a esa persona no identificada, a su padre y a la novia.

Pero tras disparar contra Speights, los niños se asustaron y se escondieron en los alrededores de su casa, donde fueron detenidos al día siguiente por las autoridades. Tanto Curtis como Catherine, quien debe salir de otra cárcel en semanas posteriores a sus 30 años, estarán bajo libertad condicional por el resto de sus días, según la condena de 1999.