Sacrifican a Excalibur, el perro de la enferma española de ébola

La eutanasia de Excalibur, justificada en "un posible riesgo de transmisión de la enfermedad al hombre", provocó manifestaciones de defensores de los animales ante el domicilio de la paciente.
La Policía Nacional retira a una de las personas que intentaba evitar que el perro Excalibur fuera sacrificado, en la localidad madrileña de Alcorcón
La Policía Nacional retira a una de las personas que intentaba evitar que el perro Excalibur fuera sacrificado, en la localidad madrileña de Alcorcón (EFE)

Madrid

El perro de una auxiliar de enfermería española infectada por el virus del Ébola fue sacrificado hoy por decisión de las autoridades, anunció el gobierno regional de Madrid en un comunicado. Su eutanasia provocó manifestaciones de defensores de los animales frente al domicilio de la paciente.

El perro presentaba "un posible riesgo de transmisión de la enfermedad al hombre", afirmó el gobierno regional, en un comunicado, poco después de su evacuación del domicilio de la paciente. "El animal fue sedado previamente para evitar su sufrimiento", agregó.

El servicio de Sanidad del gobierno madrileño se justificó explicando que los perros pueden ser portadores del virus sin mostrar síntomas de la enfermedad. "En consecuencia, no existe garantía de que los animales infectados no eliminen el virus a través de sus fluidos orgánicos, con el riesgo potencial de contagio", agregó.

Defensores de los animales habían intentado evitar la captura de Excalibur, que había suscitado desde el martes un campaña de apoyo en las redes sociales. Un furgón veterinario se llevó al perro hacia las 18:30 horas (16:30 hora GMT), tras horas de espera y una manifestación de estos activistas que enarbolaban pancartas en las que se leía "Excalibur, the world is with you" (Excalibur, el mundo está contigo).

Dos personas resultaron heridas, entre ellas un militante que fue tratado por las urgencias locales. La policía dijo por su parte no tener constancia de ningún herido. La fiebre hemorrágica ébola causó 3,865 muertos en África occidental de los 8.033 casos registrados en cinco países (Sierra Leona, Guinea, Liberia, Nigeria y Senegal), según el último balance de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

La ONG internacional de defensa de los animales PETA lamentó la suerte de Excalibur. "Parece injusto y entristecedor que mientras se hacen todos los esfuerzos para salvar a la mujer enferma no se haga ninguno para salvar a Excalibur, un perro que no ha contraído la enfermedad y que tal vez no pueda contraerla", afirmó su directora en Reino Unido, Mimi Bekhechi, en un comunicado.

El perro, sin raza, había protagonizado una petición en la página web Change.org que esta tarde había recogido ya 374 mil firmas. En ella se pedía que fuera puesto en cuarentena en lugar de sacrificado, subrayando que no se trataba solo de un animal sino de "un miembro de la familia".

Su dueña, una auxiliar de enfermería de 44 años, fue hospitalizada el lunes tras dar positivo al virus del ébola, convirtiéndose en la primera persona contaminada fuera de África.

Formaba parte del equipo médico que había tratado a dos misioneros españoles repatriados de África, que fallecieron por la enfermedad el 12 de agosto y el 25 de septiembre respectivamente.