Rusia rechaza "fracaso" de negociaciones en Ginebra sobre Siria

El gobierno ruso destacó la existencia de progresos en el ámbito humanitario y los acuerdos entre el ejército y los rebeldes en localidades cercanas a Damasco.
Soldados sirios hablan con un miliciano rebelde (i) en Babbila, un suburbio de Damasco, durante una tregua en los combates
Soldados sirios hablan con un miliciano rebelde (i) en Babbila, un suburbio de Damasco, durante una tregua en los combates (AFP)

Moscú, Beirut

Rusia rechazó hoy el "fracaso" de las negociaciones de paz en Ginebra entre el gobierno y la oposición sirios, destacando la existencia de progresos en el ámbito humanitario. "Las declaraciones de aquellos que se apresuran en calificar de 'fracaso' las dos rondas de negociaciones nos dejan perplejos", indicó el ministerio ruso de Relaciones Exteriores en un comunicado.

"Por nuestra parte, instamos a no apresurarse en dar estas opiniones y a continuar actuando de manera constructiva apoyándose en los aspectos positivos obtenidos, en especial, en el ámbito humanitario", añadió. El mediador de la ONU, Lajdar Brahimi, puso fin el sábado a las conversaciones de paz, lamentando la falta de avances. Las partes se separaron sin fijar una fecha para la reanudación de las negociaciones.

Sin embargo, Rusia destacó la existencia de acuerdos alcanzados estos últimos días entre el ejército sirio y los rebeldes en las localidades próximas a Damasco. Estados Unidos atribuyó el domingo el fracaso de las negociaciones a la "obstrucción" del régimen sirio. El jefe de la diplomacia siria, Walid Muallem, afirmó por su parte que las negociaciones de Ginebra no habían fracasado, puesto que se habían producido "progresos importantes".

Asimismo, el ministro ruso de Relaciones Exteriores, Serguei Lavrov, rechazó hoy las acusaciones de su homólogo estadunidense John Kerry que afirmó que Rusia permitía la escalada de violencia del régimen sirio. "Todo lo que prometimos lo hicimos", dijo Lavrov al referirse a las tentativas de solucionar la crisis siria. "En primer lugar trabajamos día a día con las autoridades sirias y en segundo lugar las cifras muestran claramente que no es el régimen el que crea más problemas sino los terroristas", agregó el canciller ruso.

Los grupos "terroristas se multiplicaron en Siria y no obedecen a ninguna estructura política", agregó el ministro al responder a las críticas formuladas por Kerry en una conferencia de prensa en Yakarta. El régimen sirio "obstruye todo, no ha hecho otra cosa que seguir bombardeando a su propio pueblo con barriles explosivos y destruir a su propio país. Y lamento tener que decir que lo hace con el apoyo creciente de Irán, el Hezbolá y Rusia", declaró Kerry.

Los rebeldes sirios y el régimen de Bashar al Asad han acordado una tregua en las localidades de Babila y de Beit Sahem, al sur de Damasco, que entró en vigor hace tres días, dijo hoy el portavoz del Consejo Militar opositor en la capital y su periferia, Musab al Jair. En una conversación por internet, Al Jair explicó a Efe que la tregua fue firmada hace un mes y que entró en vigor el viernes pasado, aunque desde entonces, agregó, las autoridades la han violado porque han llevado a cabo arrestos de opositores.

Al Jair señaló que, al igual que otras treguas acordadas en otros lugares de las afueras de Damasco, como Muadamiya al Sham, el objetivo es permitir la entrada de ayuda humanitaria para los civiles y que estos puedan salir de estas zonas. El régimen anunció ayer que había restablecido la seguridad en los pueblos de Yalda, Babila y Beit Sahem tras lograr "acuerdos de reconciliación". Asimismo, apuntó que en esas poblaciones "había regularizado" la situación de decenas de ciudadanos, que es como suele denominar los arrestos de miembros de la insurgencia en este tipo de casos.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos informó de que la bandera gubernamental fue izada hoy en la sede del ayuntamiento de Babila. La ONG agregó que un número indeterminado de civiles ha abandonado esta localidad. Babila se encuentra al sur de Damasco, cerca del asediado campo de refugiados palestinos de Al Yarmuk y en las proximidades del aeropuerto internacional de la capital. Durante este mes, insurgentes y autoridades alcanzaron un acuerdo humanitario en Homs, en el centro del país, para la evacuación de civiles y la entrada de ayuda, que culminó el sábado pasado.

De otra parte, la Unión Europea anunció hoy que desbloqueará doce millones de euros (16.4 millones de dólares) para financiar la eliminación de las armas químicas de Siria que supervisa la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ). Este anuncio concreta el compromiso adquirido por los países de la UE en diciembre en base a una resolución del Consejo de Seguridad de la ONU que resultaba del acuerdo ruso-estadunidenses sobre la destrucción del arsenal químico sirio.

La Comisión Europea desea "llevar a cabo una cooperación fructuosa con la OPAQ y la ONU sobre este asunto y espera que la destrucción de las armas químicas constituya una etapa hacia el final del conflicto en Siria", comentó el comisario de Desarrollo, Adris Piebalgs, que firmó el acuerdo con la organización con sede en La Haya. La OPAQ evaluó el coste de este programa en 25 o 30 millones de euros.

Además de los doce millones de euros, la UE proporcionó apoyo técnico y logístico de un monto de 4.5 millones de euros. Desde 2004 desbloqueó 9.4 millones para las actividades de la OPAQ, para una contribución total de casi 26 millones. El ministerio sirio de Relaciones Exteriores denunció la semana pasada la decisión de la UE de echar mano de los fondos sirios congelados para financiar una parte del programa de eliminación de las armas químicas.

"Es una violación flagrante del derecho internacional y del tratado de Naciones Unidas (...) y un incumplimiento de los compromisos internacionales para financiar el proceso de destrucción de las armas químicas", estimó el ministerio en un comunicado. Todavía no se ha fijado sin embargo el monto de la suma que se sacará de los fondos sirios congelados.