Rusia "debe cesar de mentir" y fomentar inestabilidad en Ucrania: EU

La embajadora estadunidense ante la ONU, Samantha Power, afirmó que Moscú está detrás del conflicto ucraniano, mientras Washington estudia nuevas sanciones ante la "escalada de agresiones" a ...
Un hombre sostiene una pancarta que dice "¡Putin márchate!" durante una marcha en la ciudad de Mariupol, en la región ucraniana del Donetsk
Un hombre sostiene una pancarta que dice "¡Putin márchate!" durante una marcha en la ciudad de Mariupol, en la región ucraniana del Donetsk (AFP)

Washington, Kiev

La embajadora estadounidense ante la ONU, Samantha Power, dijo hoy en el Consejo de Seguridad que Rusia "debe cesar de mentir", acusando a Moscú de fomentar la creciente inestabilidad en el este de Ucrania. "Rusia debe cesar de mentir y debe cesar de alimentar este conflicto", dijo Power en una sesión de emergencia del Consejo de 15 miembros para tratar el conflicto ucraniano.

El portavoz del secretario general de la ONU Ban Ki-moon, afirmó que éste está alarmado por informes de que los combates en el este de Ucrania se extienden hacia el oeste del país y alertó contra una peligrosa escalada en el conflicto. Naciones Unidas no está en condiciones de confirmar la presencia de cientos de soldados rusos en Ucrania que estarían apoyando a los rebeldes afines a Moscú, agregó el portavoz.

Ban "está alarmado por informes de que los combates en el este de Ucrania se extienden hacia el oeste, cerca de las costas del Mar de Azov y la Federación Rusa", afirmó. "Si se confirmara, esto marcaría una peligrosa escalada en la crisis ucraniana", advirtió. El Consejo de Seguridad de la ONU fijó una reunión de emergencia a las 16:00 hora GMT sobre la crisis en Ucrania, que un alto funcionario de Kiev describió como una "invasión directa" por parte de Rusia.

"La comunidad internacional no puede permitir que la situación continúe escalando ni puede permitirse que continúe la violencia y la destrucción que provocó el conflicto en el este de Ucrania", dijo el portavoz de Ban. El jefe de la ONU llamó a Ucrania y Rusia a reanudar las negociaciones para poner fin a cuatro meses de conflicto, que provocó más de dos mil muertos y llevó a las relaciones Este-Oeste a su nivel más bajo desde el fin de la Guerra fría.

Asimismo, el gobierno estadunidense advirtió hoy que baraja "nuevas sanciones" económicas contra Rusia por "su escalada de agresiones" en el este de Ucrania, indicó la portavoz del Departamento de Estado, Jen Psaki. "Hemos puesto en práctica una serie de sanciones que han tenido un significativo impacto económico en Rusia. Tenemos herramientas y sanciones adicionales que desde luego podríamos decidir aplicar", aseguró Psaki en su rueda de prensa diaria.

Psaki criticó "el patrón de escalada de agresiones" por parte de Rusia en Ucrania, entre las que citó su "intervención directa" con armas y equipamiento militar, y la "lucha activa" contra las fuerzas ucranianas a través del apoyo de "mercenarios" en el este de Ucrania. EU ha aplicado, en coordinación con la Unión Europea (UE), varias rondas de sanciones económicas a Moscú que buscan aislar financieramente a Rusia y golpear al circulo cercano al presidente ruso, Vladimir Putin.

"Nuestra intención no es dañar al pueblo ruso, pero el presidente Vladimir Putin tiene la oportunidad de decidir si le importa el impacto en su gente o no", remarcó la funcionaria. Psaki afirmó que el impacto de las sanciones se puede percibir no solo en la salida de flujos de capital, también en las proyecciones de crecimiento de la economía rusa, que se han visto revisadas a la baja en los últimos meses.

"El impacto ha crecido a medida que hemos aumentado las sanciones. Por eso continuamos haciéndolas y por ello estamos considerando aplicar más", aseguró, aunque insistió que Washington apuesta por una solución diplomática a la crisis.

El presidente de Ucrania, Petró Poroshenko, denunció hoy que tropas regulares rusas con armamento pesado han entrado en territorio ucraniano, y la OTAN situó la cifra por encima del millar de soldados rusos dentro de Ucrania combatiendo junto a los separatistas prorrusos en el este del país.

Según el mando militar ucraniano, los soldados rusos han participado en una contraofensiva contra las fuerzas gubernamentales lanzada por los rebeldes en la región de Donetsk y cuyo objetivo sería abrir un tercer frente a orillas del mar Negro. Rusia ha negado tajantemente este punto. El Consejo de Seguridad de la ONU se reunió de urgencia con el fin de analizar la crisis en Ucrania.

Ucrania pidió hoy ayuda militar "de envergadura" tras acusar a Rusia de hacer penetrar tropas en el este del país, lo que fue desmentido por Moscú. Los temores de guerra abierta entre ambos países crecieron en las últimas horas, con acusaciones detalladas de parte de la OTAN, que asegura que son más de mil los soldados rusos en la zona.

La Alianza Atlántica anunció que sus embajadores se reunirán el viernes. La canciller alemana, Angela Merkel, advirtió que la Unión Europea discutirá la posibilidad de "nuevas sanciones" contra Moscú. El presidente ucraniano, Petro Poroshenko, anuló hoy su visita a Turquía y reunió de urgencia su Consejo nacional de Seguridad y Defensa ante el "deterioro rápido de la situación" por "la entrada de tropas rusas".

"Está claro que la situación es extremadamente complicada (...) pero controlable, lo suficiente para no caer en el pánico y guardar la cabeza fría" declaró Poroshenko al inicio de la reunión, después de anunciar hoy consultas entre los estados mayores ucraniano y ruso. "Estamos en condiciones de defendernos" añadió. Poroshenko mencionó, sin más precisiones, que había negociaciones sobre suministro de armas y medios de reconocimiento a su país.

Al mismo tiempo, su gobierno reinstaurará el reclutamiento forzoso a partir del otoño. El ministerio de Defensa ruso salió al paso de las acusaciones. "La información no tiene relación con la realidad", aseguró el portavoz del ministerio, Igor Konashenkov. Las unidades militares que según Estados Unidos han cruzado la frontera están realizando "ejercicios tácticos propios, fuera de esa zona".

Según las autoridades ucranianas, las "tropas rusas" en su territorio habían tomado el control de la ciudad fronteriza estratégica de Novoazovsk, ciudad costera de once mil habitantes a unos cien km al sur del bastión rebelde de Donetsk. Periodistas de la AFP ya habían constatado el miércoles que los insurgentes habían tomado posiciones en la carretera entre Donetsk y Novoazovsk, donde todos los retenes están ahora en manos de los rebeldes prorrusos.

Poroshenko evocó igualmente la toma de las localidades de Amvrosiivka y Starobecheve, al sureste de Donetsk, donde la AFP constató que el ejército ucraniano había abandonado armas y municiones en gran cantidad, lo que indicaría una retirada precipitada. El portavoz militar ucraniano, Andrii Lyssenko, indicó que un "batallón táctico de las fuerzas armadas rusas" había desplegado un "cuartel general" en la periferia de la localidad de Pobeda, situada a 48 km al sureste del bastión de los rebeldes en Donetsk.

Soldados rusos "de vacaciones" en Ucrania

El primer ministro británico, David Cameron, advirtió que la incursión rusa, de la que hay "cada vez más evidencias", tendría consecuencias. El presidente francés, François Hollande, subrayó que la presencia de soldados rusos en territorio ucraniano era "intolerable" y el jefe de gobierno italiano, Matteo Renzi, llamó al presidente ruso Vladimir Putin para advertirle que "se trataba de una escalada intolerable".

"Se nos han unido muchos soldados rusos que prefieren no pasar sus vacaciones en la playa, sino en las filas con sus hermanos luchando por la libertad del Donbass", dijo Alexander Zajarchenko, "primer ministro" de la autoproclamada República Popular de Donetsk en un comunicado publicado en internet. Las inquietudes se multiplican sin embargo en Rusia, donde decenas de esposas de soldados rusos manifestaron hoy en Kostroma (330 kilómetros al norte de Moscú) para exigir explicaciones sobre la suerte de sus seres queridos.

Quince civiles murieron hoy en bombardeos contra varios barrios de Donetsk. Las autoridades habían anunciado anteriormente la muerte de once personas en las últimas 24 horas. Los combates entre el ejército ucraniano y los rebeldes prorrusos en el este de Ucrania dejaron más de 2,200 muertos desde mediados de abril, la mitad de ellos en el último mes, según la ONU.