Rusia corta el gas a Ucrania al fracasar negociaciones

La medida es una nueva fase de la guerra energética entre ambas naciones, mientras Kiev presenta una reforma constitucional criticada por los prorrusos, que convocan elecciones en Donetsk.
Una instalación industrial para el traslado de gas, el pasado 22 de abril, en la pequeña ciudad de Boyarka, en la región de Kiev
Una instalación industrial para el traslado de gas, el pasado 22 de abril, en la pequeña ciudad de Boyarka, en la región de Kiev (AFP)

Moscú, Kiev

Rusia confirmó este miércoles el cese inmediato de sus entregas de gas a Ucrania, al día siguiente del fracaso de las negociaciones, en una nueva fase de la guerra energética que libran ambos países y seguida con preocupación por la UE.

Esta decisión se produce tras el fracaso de la reunión tripartita entre rusos, ucranianos y europeos, que terminó el martes por la noche en Viena sin acuerdo entre Moscú y Kiev sobre los precios del gas ruso.

El gigante ruso Gazprom confirmó el miércoles el cese de su suministro de gas a Ucrania, tras el anuncio la víspera por Kiev de la suspensión de todas sus compras de gas a Rusia como consecuencia del fracaso de estas negociaciones sobre los precios.

"Ucrania no ha pagado por el suministro de gas para julio. A partir de las diez de la mañana del 1 de julio, el suministro de gas de Gazprom a Ucrania se corta. Gazprom no entregará más gas a Ucrania --sea cual fuere su precio-- sin prepago" declaró en un comunicado el presidente de Gazprom, Alexei Miller.

Este corte del suministro no debería amenazar las entregas de gas ruso a la Unión Europea. Un 15% del consumo de gas de países europeos transita por territorio ucraniano. En efecto, la compañía pública ucraniana Naftogaz prometió el martes en un comunicado que seguiría garantizando el tránsito del gas ruso hacia los demás clientes europeos de la UE.

"Las entregas de gas para las necesidades de Ucrania, ése es un tipo de acuerdo. El tránsito de gas hacia Europa, es otro tipo de acuerdo. La situación actual no afectará de ninguna manera el tránsito hacia Europa" confirmó a la AFP un portavoz del operador ucraniano Ukrtransgaz.

Posiciones muy alejadas

Gazprom y Naftogaz están enfrentados desde la llegada a Kiev de un gobierno prooccidental a principios de 2014, y en un contexto de tensiones con Moscú por el conflicto en el este ucraniano, controlado por separatistas prorrusos.

Rusia había concedido a las anteriores autoridades ucranianas afines a Moscú --expulsadas del poder a principios de 2014-- reducciones sobre el precio del gas, que fueron anuladas a la llegada al gobierno de los prooccidentales. Ello provocó un fuerte aumento de las tarifas que Ucrania se negó a pagar.

Un representante de la Comisión Europea que participó en las negociaciones reconoció por su lado que las posiciones de los dos países están "aún muy alejadas", pero prometió hacer nuevas propuestas para reactivar las conversaciones.

Bruselas desearía que las negociaciones permitan un acuerdo "que cubra al menos el período de invierno (boreal) hasta fines de marzo", según una fuente europea. En las precedentes "guerras del gas" entre Moscú y Kiev en 2006 y 2009, Rusia acusó a Ucrania de extraer de los gasoductos que atravesaban su territorio gas que estaba destinado a los europeos.

Ucrania, muy dependiente de su vecino ruso en lo referente a su suministro energético, cuenta cada vez más con las entregas de gas proporcionados vía Europa central, procedentes de Noruega.

Gazprom considera que estas entregas son a menudo ilegales porque pueden ser de gas que originalmente procede de Rusia, y que es luego revendido a Ucrania por otros países europeos.

Reforma constitucional

En el frente político, el presidente ucraniano, Petro Poroshenko, presentó hoy su proyecto de reforma constitucional que busca aumentar las competencias de las regiones, si bien no cumplió con las peticiones de los separatistas prorrusos del este de Ucrania.

Este proyecto, presentado por Kiev como una medida prevista en los acuerdos de paz de Minsk 2, otorga mayores competencias a los consejos regionales y locales formados por políticos electos, suprimiendo a su vez las administraciones regionales y municipales cuyos jefes nombra actualmente el presidente.

El proyecto crea también la figura de prefectos, nombrados por el jefe de Estado para supervisar que estos consejos respetan la constitución, según la presidencia.

Sin embargo, estas propuestas presidenciales no cumplen con las expectativas de los rebeldes prorrusos, quienes abogaban por un estatuto semiautónomo para los territorios bajo su control. Kiev indicó que otra ley, prevista no antes de tres años, determinará este estatuto.

Esta reforma representa "de facto el rechazo de Poroshenko a aplicar los acuerdos de Minsk", indicó Andrei Purguin, un responsable separatista citado por Interfax, para quien el presidente ucraniano debería haber abordado primero con ellos esta propuesta en virtud de los acuerdos de paz.

Los acuerdos de Minsk 2, firmados a mediados de febrero, permitieron instaurar una tregua globalmente respetada en este conflicto, que ha matado a 6,500 personas en quince meses.

El influyente semanario ucraniano Dzerkalo Tyjnia afirmó el sábado que los europeos y los estadounidenses presionaban a Ucrania para que acelerara su reforma constitucional e integrara el estatuto especial del este prorruso.

Para entrar en vigor, al menos 226 de los 450 diputados deben validar antes del final del verano esta reforma constitucional y dos tercios de ellos, es decir unos 300 parlamentarios, deben confirmar la decisión durante la sesión parlamentaria de otoño.

Poroshenko, quien se comprometió a someter su proyecto de reforma al parlamento el miércoles, explicó que abogaba por una "descentralización" y no por una "federalización" de Ucrania, tal y como propone Moscú, principal apoyo de los prorrusos según Kiev y los países occidentales.

Elecciones locales en Donetsk

Mientras, el líder de la autoproclamada república popular de Donetsk (RPD), Mijaíl Zajárchenko, convocó hoy elecciones locales para el 18 octubre en la zona que controla la entidad separatista prorrusa en el este de Ucrania.

"En las condiciones creadas por culpa de Kiev, la república popular de Donetsk se ve obligada a comenzar unilateralmente el cumplimiento de los acuerdos de Minsk", indicó Zajárchenko al anunciar, en una declaración pública, la convocatoria de los comicios.

El líder secesionista señaló que la RPD actuará de manera inmediata, "sin esperar a que Kiev entre en razón y retorne a la negociaciones reales", para avanzar en el cumplimiento de los acuerdos de paz alcanzado en febrero pasado la capital bielorrusa.

"La dilación (en la celebración de elecciones) sólo favorece al partido ucraniano de la guerra", recalcó. Los acuerdos de Minsk, que contienen trece medidas para el establecimiento de la paz en el este de Ucrania, prevén la celebración de elecciones locales en la zona del conflicto.

Según ese documento, todos los asuntos relativos a los comicios locales deben acordarse en el grupo de contacto tripartito integrado por representantes de Ucrania, Rusia y la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa.

A diario, los separatistas y el Gobierno de Kiev se acusan mutuamente de incumplir los acuerdos de Minsk, en particular la tregua declarada el 15 de febrero pasado y el repliegue del armamento pesado de la línea de separación de fuerzas.

Según los últimos datos de la ONU, cerca de 6,500 personas, entre combatientes y civiles, han perdido la vida en el este de Ucrania en poco más de un año de conflicto bélico.