Rusia prepara envío de cohetes más sofisticados a separatistas: EU

Mientras el Pengágono denuncia el apoyo de Moscú a los rebeldes prorrusos ucranianos, el gobierno ruso acusa a EU de "una campaña de denigración" y a Kiev de usar armas prohibidas.
Restos del fuselaje en el lugar del accidente del avión de Malaysia Airlines, cerca de Grabovo, en Ucrania
Restos del fuselaje en el lugar del accidente del avión de Malaysia Airlines, cerca de Grabovo, en Ucrania (AFP)

Washington, Moscú

Rusia está preparando el envío inminente de cohetes más avanzados y con más capacidad de fuego a los separatistas ucranianos, según denunció hoy el Pentágono. Según indicó el portavoz adjunto del Pentágono, el coronel Steve Warren, el Departamento de Defensa tiene "indicaciones de que Rusia tiene intención de proporcionar sistemas de lanzamiento múltiple de cohetes más sofisticados" y de mayor calibre, a los separatistas.

El Pentágono considera que el envío podría cruzar la frontera hoy mismo, ya que ha visto cómo esas armas se han aproximado a las zonas controladas por los rebeldes prorrusos en el este de Ucrania. La llegada de este nuevo armamento aumentaría de manera muy significativa la capacidad de los separatistas de hacer frente a las tropas leales a Kiev, que acosan a los milicianos separatistas en la región de Donetsk y Luhansk.

El Pentágono ya acusó esta semana a Rusia de bombardear con artillería posiciones de las Fuerzas ucranianas desde el lado ruso de la frontera para ayudar a los separatistas. Warren volvió a reiterar hoy su preocupación por el "continuo flujo" de armas y equipos militares hacia los rebeldes con total impunidad, entre ellos una columna de cien vehículos incluidos tanques.

Según los servicios de inteligencia estadunidenses, Rusia mantiene una fuerte presencia de entre diez y doce mil soldados a lo largo de la frontera con Ucrania, lo que sigue siendo visto por Washington como una intimidación por parte del Kremlin. La Casa Blanca anunció la semana pasada una nueva ronda de sanciones contra Rusia por su papel en la crisis ucraniana, que ha tomado un giro inesperado y trágico tras el derribo de un avión de pasajeros de Malaysia Arlines con 298 personas a bordo en el territorio separatista de Donetsk.

Asimismo, Rusia denunció hoy contar con pruebas de que Ucrania ha usado bombas de fósforo blanco, prohibidas por el derecho internacional, contra objetivos civiles en varias ciudades del este de Ucrania, escenario de combates entre las fuerzas ucranianas y los separatistas prorrusos.

"Hoy tenemos pruebas fehacientes de que en las localidades señaladas (Slaviansk, Semiónovka, Kramatorsk, Lisichansk y Donetsk) se han empleado municiones que contenían fósforo" por parte del ejercito ucraniano, dijo Víktor Poznijir, comandante operativo adjunto del Estado Mayor ruso.

Entre las pruebas, el general citó "la alta velocidad de la caída de las municiones en comparación con otras luminosas, la dispersión de elementos ardientes sobre una gran superficie, grandes incendios en la zona de su caída y la alta temperatura del fuego" resultante tras su impacto.

"Estos hechos se confirman con testimonios de los refugiados procedentes de la región, con signos característicos en las heridas recibidas por los habitantes del este de Ucrania, y también con vídeos y fotografías de los periodistas que trabajan en las regiones de Donetsk y Lugansk", aseguró Poznijir.

El fósforo blanco en un elemento químico que arde con gran facilidad al contactar con el oxígeno y causa graves y profundas quemaduras al ser humano. Las convenciones internacionales prohíben el uso de bombas cargadas de fósforo blanco desde 1979.