Rusia aplaza al 16 de junio su ultimátum a Ucrania sobre el gas

El presidente ucraniano, Petro Porochenko, ordenó la creación de corredores humanitarios que permitan a los civiles del este del país que lo deseen abandonar "la zona de la operación ...
Un militante prorruso del "Ejército Ruso Ortodoxo" en un puesto de control cercano al aeropuerto de Donetsk
Un militante prorruso del "Ejército Ruso Ortodoxo" en un puesto de control cercano al aeropuerto de Donetsk (AFP)

Moscú

La compañía rusa Gazprom anunció este miércoles el aplazamiento al 16 de junio de su ultimátum a Ucrania para que pague su deuda por suministro de gas mientras siguen en Bruselas las negociaciones sobre la cuestión. "La parte rusa ha hecho un paso a favor de la continuación de las negociaciones, que en los últimos tiempos han sido intensas, y ha decidido aplazar el paso al sistema de prepago al lunes a las 10 horas", dijo el delegado general de Gazprom,Alexei Miller, tras entrevistarse con el comisario europeo de Energía Gunther Oettinger.

Según un comunicado del Kremlin publicado durante la noche, el presidente ruso Vladimir Putin, que habló por teléfono con la jefa del gobierno alemán Angela Merkel sobre la cuestión, pidió a la delegación rusa que siga negociando con "posiciones constructivas" para alcanzar "un acuerdo mutuamente aceptable" para Rusia y Ucrania.

Este miércoles se celebra en Bruselas una nueva reunión sobre el gas entre Rusia, Ucrania y la Unión Europea en presencia de los ministros rusos y ucranianos de Energía, Alexandre Novak y Iuri Prodan. Gazprom pide a Ucrania que pague su inmensa deuda por suministro de gas de 4.500 millones de dólares y amenaza con pasar a un sistema de prepago, lo que podría suponer un corte del suministro en Ucrania con consecuencias para los países de la Unión Europea.

Gazprom ya aplazó su ultimátum del 3 al 9 de junio y luego del 9 al 10 de junio tras haber recibido un primer pago de Kiev de 786 millones de dólares. Por su parte el gobierno ucraniano denuncia el precio de 485 dólares por mil metros cúbicos que Rusia aplica desde el 1 abril, uno de los más más altos de Europa.

Ucrania se niega a pagar su deuda del gas, que asciende a 4,500 millones de dólares, y reclama una reducción a casi la mitad del precio, fijado actualmente por el grupo ruso Gazprom en 485 dólares los mil metros cúbicos, la tarifa más alta en Europa. Rusia indicó que mientras sigan las discusiones mantendrá sus suministros de gas a Ucrania, país por el que transitan un 15% de las importaciones de gas ruso de la UE.

En discusión con Rusia desde el domingo con la mediación de la OSCE acerca de los medios de calmar el peor conflicto Este-Oeste desde el final de la Guerra Fría, el presidente ucraniano, Petro Poroshenko, ordenó el martes la creación de corredores humanitarios que permitan a los civiles que lo deseen abandonar "la zona de la operación antiterrorista con el fin de evitar nuevas víctimas".

Las fuerzas ucranianas realizan desde el 13 de abril una operación calificada de "antiterrorista" por Kiev para intentar reducir la insurrección armada prorrusa en el Este. Los combates han dejado más de 200 muertos, entre rebeldes, soldados y civiles.

"He visto que todas las partes estaban dispuestas a actuar para lograr una desescalada de la crisis en Ucrania", declaró el ministro alemán de Relaciones Exteriores, Frank-Walter Steinmeier, después de conversar con sus homólogos ruso y polaco, Serguei Lavrov y Radoslaw Sikorski, en la ciudad rusa de San Petersburgo.

"No digo que hayamos encontrado una salida a la crisis, pero la escalada ha dado paso a una nueva atmósfera", añadió Steinmeier. "Vemos el final del túnel". La iniciativa de Poroshenko corresponde a un deseo de Rusia formulado a primeros de junio en un proyecto de resolución de la ONU y llega cuando algunas ONG denuncian el recurso a armas pesadas por el ejército ucraniano en zonas habitadas.

"Saludamos esta decisión. Se trata de un paso en la buena dirección", reaccionó el ministro ruso de Relaciones Exteriores. Uno de los líderes de la autoproclamada "república de Donestk", Andrii Purguin, recibió con escepticismo el anuncio de Poroshenko. "Algo hemos oído, pero tenemos dudas sobre la aplicación de ese plan", declaró, citado por la agencia de prensa rusa Interfax.

Cuatro días después de su breve conversación en Francia con el presidente ruso Vladimir Putin, que generó una esperanza de desescalada, Poroshenko parece querer calmar rápidamente sus relaciones con Moscú y se dio una semana para restablecer la calma en el este del país. En una entrevista de la revista estadunidense Time, Porochenko declaró que es imposible restablecer la seguridad en Ucrania sin un "diálogo" con Rusia.

En el terreno, dos soldados ucranianos resultaron heridos por tiros de separatistas cerca de Slaviansk, bastión de los insurgentes, anunció el martes Vladislav Seleznev, el portavoz de la operación militar ucraniana. Los rebeldes prorrusos volvieron a atacar el martes con morteros el aeropuerto internacional de Lugansk, en el este, controlado hasta ahora por las fuerzas leales a Kiev.

Los insurgentes concentraron fuerzas alrededor del aeropuerto. "Esperamos refuerzos", declaró por teléfono a la AFP un paracaidista de la unidad que asegura la defensa del aeropuerto. Los separatistas prorrusos controlan Donetsk y Lugansk, las dos grandes ciudades de la cuenca minera de Donbass, pulmón industrial del país, y desde hace unos días parte de la frontera con Rusia.

El aeropuerto de Donetsk, atacado por los rebeldes a finales de mayo, fue recuperado por las fuerzas gubernamentales al término de un contraataque con intervención de aviones de combate y helicópteros, que dejó unos 40 muertos entre los separatistas, la mayor parte rusos. "Sería ingenuo pensar que Donbass será pacificado en una semana. Un alto el fuego es posible si las negociaciones con Rusia son fructíferas, pero ello no quiere decir que cese el enfrentamiento y se instaure la paz", declaró a la AFP el analista político ucraniano Volodymyr Fessenko.