Rusia acusa de piratería a dos miembros de Greenpeace

El Comité de Investigación ruso anunció que comenzaría a levantar cargos contra el grupo de activistas que trataron de escalar una plataforma petrolera el 18 de septiembre.

Moscú

La organización ecologista Greenpeace reportó hoy que dos de sus activistas, que fueron detenidos después de protestar en una plataforma petrolera rusa, han sido acusados de cargos de piratería.

El Comité ruso de Investigación había anunciado previamente que comenzaría a levantar cargos contra el grupo de activistas de la ambientalista Greenpeace que trataron de escalar una plataforma petrolera el 18 de septiembre último.

El grupo ecologista señaló en un comunicado que una activista de Finlandia y otro de Suecia han sido formalmente acusados de los cargos de piratería. Si son hallados culpables podrían enfrentar hasta 15 años de prisión.

"Dos activistas han sido acusados de piratería", manifestó Mikhail Kreindlin, un representante de Greenpeace.

Los acusados de piratería son la finlandesa Sini Saarela y el sueco Dmitri Litvinov. Ambos fueron detenidos por la policía fronteriza rusa a bordo del barco Arctic Sunrise

Rusia abrió una investigación criminal por cargos de piratería relacionados con la frustrada toma de una plataforma petrolera en aguas internacionales en el Mar de Pechora.

El guardacostas ruso capturó el barco de Greenpeace y a las 30 personas a bordo luego que los activistas protestaban en la plataforma petrolera que explota la zona del Ártico, propiedad de Rusia Gazprom, el gigante energético controlado por el Estado.

A 22 de los 30 activistas de 18 nacionalidades diferentes se les dictó la semana pasada cárcel preventiva durante dos meses en la norteña ciudad de Murmansk.

El presidente ruso Vladimir Putin, había afirmado la semana pasada que los activistas de Greenpeace "no son piratas", pero sus acciones sí habían violado las leyes internacionales.

Los representantes de las organizaciones no gubernamentales han insistido en que la acción del rompehielos Arctic Sunrise fue una protesta pacífica y legal en contra de la extracción de petróleo en la zona, rica en recursos naturales.

Arctic Sunrise se acercó a la plataforma Prirazlomnaya propiedad de Gazprom Neft Shelf, subsidiaria de Gazprom, en muestra de repudio a la exploración petrolera en el mar Ártico, pese a las advertencias de la guardia fronteriza rusa para que no lo hiciera.

Dos activistas escalaron con cuerdas las torres de la instalación, donde se disponían permanecer varios días.

Entre los detenidos figuran los argentinos Camila Speziale y Hernán Pérez Orsi y la brasileña Ana Paula Maciel, bióloga de 31 años.