Rusia y China triplicarán presencia en "traspatio" de EU

Tanto el presidente ruso Vladimir Putin como su par chino, Xi Jinping, se encuentran de gira por América Latina, con motivo de la cumbre del grupo de los BRICS en Brasil, un grupo que según ...
Vladimir Putin (i) y la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, hoy en el Palacio de Planalto, en Brasilia
Vladimir Putin (i) y la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, hoy en el Palacio de Planalto, en Brasilia (AFP)

La Habana

Rusia y China parecen decididos a “triplicar su presencia en América Latina”, otrora considerada por Washington su “traspatio seguro”, en la misma medida en que Estados Unidos y la Unión Europea (UE) arrinconan a Moscú, desde Ucrania, y los estadunidenses amplían sus bases en Asia, según se considera en Cuba.

“América Latina es una fuente riquísima de recursos naturales” y hoy la cooperación con esta región “es una de las direcciones claves” de Rusia, dijo el presidente Vladimir Putin, quien mañana martes participará en la ciudad brasileña de Fortaleza en sexta la cumbre de potencia emergentes del grupo BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), tras iniciar con una autocrítica en Cuba su gira por la zona.

En público,  Putin admitió que tras la desaparición de la Unión Soviética en 1991, Moscú perdió el terreno que había ganado en la isla durante la Guerra Fría y observadores consideran que “ese mismo enfoque debe haber centrado sus conversaciones privadas el viernes pasado con Fidel Castro”, de quien se distanció a partir de su anterior visita a La Habana en 2000.

El líder ruso prometió entonces que mantendría en pie la base de espionaje electrónico que operaba al oeste de La Habana desde 1964 y de la cual Moscú obtenía casi 75% de su información estratégica –buena parte de ella la compartía con la dirección cubana-, pero menos de un año después  hizo exactamente lo contrario.

Las prioridades de Moscú se afincaron en Europa y en buscar un entendimiento de iguales con EU y la UE, a cuyos gobiernos el lenguaje oficial ruso comenzó a denominar como “nuestros amigos occidentales”, aunque estos presuntos amigos nunca reaccionaron hacia Rusia como esperaban sus líderes.

De ahí que para el analista Vladimir Orlov, titular de un centro de reflexión moscovita, la gira de Putin por Cuba, Nicaragua, Argentina y Brasil  “tiene por objetivo reforzar y desplazar el punto de la política rusa de América del Norte a América Latina”.

A los cubanos, Putin no solo les condonó el 90% de la deuda de 35 mil millones de dólares contraída con la URSS, sino que se comprometió a realizar millonarias inversiones en sectores estratégicos como el petróleo, la generación eléctrica, la transportación y las telecomunicaciones. En Argentina, firmó acuerdos para continuar la colaboración en energía nuclear y en yacimientos de gas.

En Brasil, suscribió hoy varios convenios con la mandataria Dilma Rousseff  para elevar el intercambio comercial a diez mil millones de dólares, mientras continúan las negociaciones con vista a la adquisición de nuevos sistemas rusos de defensa antiaérea. El intercambio comercial de Rusia con Latinoamérica alcanzó 13 mil 296 millones de dólares en 2013, teniendo a Brasil y Argentina como socios principales, según el Fondo Monetario Internacional.

En este contexto, el presidente chino, Xi Jinping, arranca  por Brasil su segunda gira latinoamericana desde que alcanzó el poder en 2013, que lo llevará también a Argentina, Venezuela y Cuba. El año pasado visitó Costa Rica, México, Trinidad Tobago y California, EU, donde sostuvo su primer encuentro con el mandatario Barack Obama.

El comercio entre Brasil y China alcanzo en 2013 los 90 mil 200 millones de dólares, lo que ha posesionado a Pekín como el principal socio del gigante suramericano. Con Argentina el comercio llegó a 14 mil 800 millones y con Venezuela sobrepasa los 19 mil 200 millones de dólares.

Xi asiste igualmente a la cumbre del grupo BRICS y el jueves próximo tiene previsto reunirse, en Brasil, con representantes de Cuba, Costa Rica, Ecuador y de la Comunidad del Caribe, que integran la presidencia pro témpore de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños.

Según informes cubanos, el grupo BRICS genera “35% de toda la energía producida en el planeta y sus reservas monetarias equivalen al  40% del total mundial”, por lo que se estima que esas economías superarán en 2027 a las del G-7 de países desarrollados.