Rousseff amplía ventaja y se perfila favorita ante Silva

La actual presidenta supera en 40% a 27% a Marina Silva en la primera vuelta de las elecciones presidenciales del 5 de octubre, y por primera vez la supera en un eventual balotaje.
Dilma Rousseff, presidenta de Brasil, está más cerca según los sondeos de lograr la reelección en los comicios de este año
Dilma Rousseff, presidenta de Brasil, está más cerca según los sondeos de lograr la reelección en los comicios de este año (EFE)

Brasilia

La presidenta de Brasil y candidata a la reelección, Dilma Rousseff, amplió la ventaja frente a su rival Marina Silva en materia de intención de voto en la primera vuelta y la superó por primera vez en un eventual balotaje, según una encuesta realizada por la firma Datafolha.

De acuerdo con el sondeo revelado hoy, Rousseff, candidata del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda), cuenta para la primera vuelta del 5 de octubre con el 40% de las intenciones de voto, tres puntos porcentuales más que en el sondeo precedente (del 17-18 de septiembre).

Esto le significa una ventaja de trece puntos frente a Silva, ecologista y representante del Partido Socialista Brasileño (PSB), quien recibe 27% de las intenciones de voto, es decir tres puntos menos que en el sondeo anterior. Tercero en las preferencias, el socialdemócrata Aécio Neves, ganó un punto porcentual y se ubicó con el 18% de las preferencias.

En una eventual segunda vuelta el 26 de octubre, Rousseff también sube en intenciones de voto y, por primera vez en las mediciones de Datafolha, aparece adelante con el 47% de las intenciones de voto, tres puntos más que en la consulta anterior, mientras que Silva cayó a 43%, tras perder tres puntos porcentuales.

En vista de que la encuesta tiene un margen de error de dos puntos, este resultado aún es considerado un empate técnico. Rousseff aspira a un nuevo mandato de cuatro años después de llegar al poder en 2011 para suceder a Luiz Inacio Lula da Silva, su padrino político.

La ecologista y ex senadora Marina Silva, de 56 años, pasó a ser la candidata del PSB, después de que el aspirante inicial y compañero de fórmula, Eduardo Campos, muriera en un accidente aéreo a mediados de agosto.

Silva formó parte del PT y fue ministra de Medio Ambiente de Lula, pero rompió con el gobierno. En 2010 ya fue candidata a la presidencia y obtuvo casi 20% de los votos, pero no logró pasar a la segunda vuelta.

Tras reemplazar a Campos, Silva subió rápidamente en las encuestas y se convirtió en una amenaza para la reelección de Rousseff, mientras que Neves, hasta entonces segundo, fue desplazado al tercer lugar.

Desde la primera medición hecha por Datafolha el 9 de septiembre, Rousseff ha ganado cuatro puntos en intención de voto, tanto en primera como en segunda vuelta, mientras que Silva ha perdido seis puntos en primera y cuatro para la segunda. La encuesta Datafolha se realizó entre el 25 y el 26 de septiembre de 2014 con 11,464 entrevistados y un margen de error de 2 puntos porcentuales.

De otra parte, el ex director de la estatal brasileña Petrobras Paulo Roberto Costa informó haber recibido 23 millones de dólares de una empresa constructora a cambio de facilitar contratos con la petrolera, reveló hoy el diario O Globo. Los 23 millones de dólares pagados por la empresa, que no fue identificada, fueron depositados en doce cuentas bancarias en Suiza, según O Globo.

Costa, acusado de lavado de dinero, ya había denunciado a la policía el pago de sobornos con dinero de contratos de Petrobras a 25 diputados, seis senadores, el ministro de Energía y tres gobernadores, la mayoría aliados del gobierno, en un intento por reducir su pena. Parte de sus declaraciones han sido filtradas a la prensa.

El diario dijo haber obtenido la información de uno de los investigadores del caso. Según el rotativo, Costa también informó haber recibido 1.5 millones de dólares para no interferir en la compra de la refinería Pasadena, en Texas, un negocio investigado en el Congreso brasileño porque Petrobras acabó gastando cientos de millones de dólares más de lo planificado.

Según O Globo, los 1.5 millones de dólares habrían sido pagados por un intermediario de uno de los grupos implicados en el negocio, cuyo nombre no fue revelado por el periódico. El caso está bajo secreto sumarial y ninguna de las denuncias ha sido confirmada oficialmente.

Las denuncias de Costa comenzaron a filtrarse hace dos semanas en la revista Veja y salpican la campaña electoral para las presidenciales del 5 de octubre, que la presidenta Dilma Rousseff disputa voto a voto con la ambientalista Marina Silva, del Partido Socialista.

Otro implicado en este caso de presunta corrupción y pagos de coimas (sobornos) a través de contratos con Petrobras es el cambista Alberto Yousseff, que también firmó el miércoles un acuerdo de colaboración con la justicia brasileña a cambio de la reducción de su pena.

Según O Globo, Yousseff habría implicado a más políticos en sus declaraciones y reconoció haber ayudado al Partido Progresista (PP), aliado del gobierno, a tener una contabilidad ilegal.