Rousseff sigue con leve ventaja ante Neves en balotaje

Según Datafolha, la actual mandataria, favorecida por una mejora en las expectativas económicas, obtendría un 52% y Neves, su contrincante, un 48%, lo que se considera un empate técnico.
Dilma Rousseff hace un gesto a sus seguidores durante un acto electoral en Duque de Caxias,  en Rio de Janeiro
Dilma Rousseff hace un gesto a sus seguidores durante un acto electoral en Duque de Caxias, en Rio de Janeiro (AFP)

Brasilia

La presidenta de Brasil y candidata a la reelección, Dilma Rousseff, mantiene una leve ventaja ante su rival en el balotaje, Aecio Neves, aunque sigue considerándose un empate técnico, según un sondeo divulgado la madrugada del miércoles.

Sin contar los votos nulos o en blanco, Rousseff, postulante por el Partido de los Trabajadores (PT, izquierda), obtendría el 52% del respaldo, mientras que el socialdemócrata Neves (PSDB) se quedaría con un 48%, de acuerdo con Datafolha. Con el margen de error de dos puntos porcentuales, ambos candidatos siguen empatados técnicamente.

El lunes, una encuesta de la misma empresa mostró por primera vez a Rousseff al frente de Neves en las preferencias desde la votación del 5 de octubre, también con 52% vs 48% de los votos válidos.

En los sondeos que Datafolha había publicado el 9 y el 15 de octubre, quien aparecía a la cabeza era Neves, con 51% frente a 49%, aunque también en empate técnico.

Rousseff se estaría viendo favorecida con una mejora en las expectativas económicas, según Datafolha, además de un repunte en su aprobación. Un 42% de electores considera buena su gestión en los últimos cuatro años, el mejor nivel desde junio de 2013.

La presidenta de Brasil posee una amplia base electoral entre las clases populares y las regiones más pobres del noreste del país, que se benefician de los programas sociales y han visto mejorar notablemente su nivel de vida en doce años de gobierno del PT.

Neves, por su parte, quien promete un giro liberal para relanzar la paralizada economía del gigante latinoamericano, ha conseguido no sólo unir a la derecha, sino también seducir a decepcionados de la izquierda que habían votado por Marina Silva en el primer turno, incluida la propia ex candidata ecologista.

El último gran debate de la campaña se celebrará el viernes en la cadena Globo, la emisora más grande de este país continental de 202 millones de habitantes. El sábado, la víspera del voto por el segundo turno, se publicarán los últimos sondeos.

De otra parte, Marina Silva, derrotada en el primer turno de las elecciones de Brasil, apareció por primera vez el miércoles en la propaganda en televisión del socialdemócrata Aecio Neves y pidió a los brasileños no dejarse "intimidar" por la campaña de Rousseff.

La ecologista, que conquistó 21% de los votos y quedó fuera del balotaje, apareció sonriente en el espacio electoral que se transmite de forma obligatoria en la televisión abierta y que es fundamental para comunicarse con el electorado en este país de tamaño continental.

"Aecio enciende una luz en la oscuridad de esta campaña electoral. El voto es el que decide. Use su libertad de ciudadano,no se deje intimidar por las acusaciones sin fundamento que la campaña de Dilma viene haciéndole a Aecio (...). Yo sé que a partir del 1 de enero, Aecio puede comenzar los cambios que tanto quiere y necesita Brasil", dijo Marina, que anunció su respaldo a Neves hace 10 días.

Rouseff y Neves, empatados técnicamente en las encuestas, se enfrentan este domingo en el balotaje de las elecciones de Brasil, tras liderar una encarnizada campaña electoral, ya considerada la más peleada y sucia de los últimos tiempos.

Acusaciones e insinuaciones entre ambos rivales destacaron en los primeros debates y propagandas, como corrupción, nepotismo, incompetencia, de conducir bajo efectos de drogas y alcohol e incluso de agresión a mujeres o de uso de tácticas nazistas.

Ambos candidatos, que reciben 10 minutos en televisión todos los días para mostrar sus propuestas electorales, fueron sancionados por la autoridad electoral con parte de ese tiempo debido a los constantes ataques de las últimas transmisiones.

Rousseff perdió cuatro minutos y Neves dos minutos y medio. "No necesitamos tenerle miedo al PT, yo no le tengo miedo al PT", dijo este miércoles Neves en su programa. "Mi adversario no consigue presentar propuestas, critica y critica, como si la vida de la población no hubiera mejorado", dijo por su parte Rousseff.

Ambos comandos de campaña se comprometieron este miércoles a hacer "campañas positivas y programáticas", según informó el presidente del Tribunal Superior Electoral (TSE), José Dias Toffoli. "Es un inmenso gesto de democracia brasileña que las dos campañas demostraron en este momento", celebró.