Rousseff sufre baja de presión después de agresivo debate presidencial

La presidenta de Brasil y candidata a la reelección no pudo terminar una entrevista que debió interrumpir dos veces, tras su segundo debate con Neves, aunque luego dijo estar "muy bien".

Sao Paulo

La presidenta de Brasil y candidata a la reelección, Dilma Rousseff, sufrió hoy una baja de presión arterial, que le impidió terminar una entrevista que ofrecía después del agresivo debate presidencial que sostuvo con su rival Aecio Neves.

La mandataria, candidata del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda), interrumpió dos veces su discurso y pedía a la reportera para recomenzar la entrevista, que era transmitida en directo. "Yo no estoy... Vamos a recomenzar, me estoy sintiendo mal, mi presión cayó", dijo la mandataria mientras la periodista le ayudaba a sentarse y le pasaba un vaso con agua.

"Tuve una caída de presión, creo que un debate nos exige mucho. Fue eso (...) Ofrezco disculpas a los telespectadores pero es así como nosotros somos", dijo después, ya recuperada. Después, en un mensaje en su cuenta de Twitter, la presidenta brasileña dijo sentirse "muy bien". 

"Tuve una ligera caída de presión, pero estoy muy bien. Quiero agradecerle a todos la preocupación", aseguró la jefe de Estado luego de que las imágenes del malestar se tomaran las redes sociales.

La mandataria tuvo que pedir licencia para sentarse en el momento en que concedía una entrevista al salir del debate televisivo, en el que intercambió duros ataques con el líder opositor, con quien está técnicamente empatada en los sondeos de intención de voto para la segunda vuelta del 26 de octubre próximo.

La jefe de Estado, que llegó a decir palabras sin sentido y tuvo dificultades para concluir su raciocinio en la entrevista en la que se sintió mal, aceptó proseguir luego de descansar sentada por unos tres minutos y beber un baso de agua. La propia mandataria admitió en el momento que lo estaba pasando mal y que tenía la presión baja.

Rousseff, de 66 años, fue operada en 2009 por un cáncer linfático y consiguió extirpar totalmente la enfermedad mediante un tratamiento de quimioterapia. Durante la intensa campaña para las elecciones presidenciales tan sólo se ha aquejado de la pérdida de voz en algunas ocasiones.

Rousseff participó hoy del segundo de cuatro debates televisados contra el socialdemócrata Neves (PSDB), antes del balotaje electoral del 26 de octubre. El duelo entre ambos candidatos, empatados técnicamente en las encuestas, fue un tiroteo de denuncias centradas en la corrupción y economía. El debate careció de propuestas y se centró en ataques de lado y lado, buscando enlodar la imagen del rival.

"Usted miente", "No, quien miente es usted", se escuchó con frecuencia en duelo entre los candidatos, empatados técnicamente (con leve ventaja a Neves) en las encuestas.

Las denuncias sobre corrupción y la crisis económica -alta inflación y bajo crecimiento- ocuparon buena parte del debate. "Usted siempre dice que no sabe nada y que no tiene responsabilidad sobre esto. ¿De quién es la responsabilidad de tantos desvíos en Petrobras?", cuestionó el socialdemócrata (PSDB).

Un esquema de sobornos a políticos y sobreprecio en contratos en la estatal fue revelado recientemente por un ex director de la empresa, a cambio de una reducción de pena por lavado de dinero.

"La policía investigó y va a castigar implacablemente porque reunió pruebas, fue a la fiscalía y ahora la justicia va a juzgar (...) Por primera vez Brasil va a tener un combate efectivo a la corrupción", dijo la mandataria antes de denunciar que el partido de Neves, el PSDB, estuvo involucrado en casos de corrupción y que su ex presidente recibió sobornos de contratos de Petrobras.

En otro momento del debate, Rousseff preguntó: "Yo nunca empleé a parientes, ¿qué podría decir usted?", en referencia a su denuncia de que Neves había empleado durante su gestión como gobernador del estado de Minas Gerais (sudeste) a "una hermana, un tío, tres primos y tres primas".

"Mi hermana asumió el voluntariado del estado sin remuneración", justificó el socialdemócrata, indicando que su hermana cumplía las funciones de primera dama. Y luego lanzó: "¿Usted conoce al señor Igor Rousseff? Su hermano fue nominado por Fernando Pimentel [cuando fue alcalde de Belo Horizonte, la capital de Minas (Gerais), entre 2002-2009] y nunca apareció a trabajar. A diferencia de mi hermana, que trabaja mucho y no recibe nada, su hermano no trabaja nada y recibe mucho".

Rousseff destacó además una ley aprobada en su gobierno que castiga duramente a quien maneja alcoholizado. "Yo nunca manejé bajo efectos del alcohol o drogas", dijo.

Neves fue detenido por un retén policial y se negó a tomar la prueba del alcoholímetro. "Tuve un episodio que estaba con la licencia vencida y no hice el test, y me arrepentí", dijo tras denunciar una "campaña sucia" de Rousseff en la elección. El tercer debate se realizará el domingo.