Rousseff apoya a presidenta de productores agrícolas brasileños

La presidenta de Brasil acudió a la tercera toma de posesión de la senadora Katia Abreu como líder de la Confederación Nacional de Agricultura, de la que se dice podría ser nueva ministra, a pesar ...
Dilma Rousseff (d), felicita a la senadora Katia Abreu (i) hoy, durante la ceremonia en la que tomó posesión de su cargo en la CNA en Brasilia
Dilma Rousseff (d), felicita a la senadora Katia Abreu (i) hoy, durante la ceremonia en la que tomó posesión de su cargo en la CNA en Brasilia (EFE)

Brasilia

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, acudió hoy a la tercera toma de posesión de la senadora Katia Abreu como líder de la Confederación Nacional de Agricultura (CNA), entre rumores que la apuntan como nueva ministra, posibilidad muy criticada por indígenas y trabajadores sin tierra.

A menos de un mes de comenzar su segundo mandato, Rousseff todavía no ha confirmado quién será su nuevo ministro de Agricultura, pese a que la prensa lleva semanas especulando con el polémico nombramiento de Abreu.

"Hoy, Katia Abreu, quiero decirle que nuestra colaboración está apenas comenzando. Tenemos cuatro años por delante", afirmó la presidenta en su discurso en la sede de la Confederación en Brasilia, dejando abiertos todos los interrogantes.

"Quiero continuar trabajando con la CNA, quiero fortalecer nuestra colaboración. Asumo el compromiso de traducir ese trabajo en nuevas y mayores conquistas y realizaciones. Quiero a la CNA a mi lado", continuó Rousseff.

Horas antes, un grupo de unos 70 miembros de los movimientos sin tierra y de agricultores familiares derrumbaron las rejas de la sede de la CNA y trataron de entrar en el edificio para protestar por el posible nombramiento de Abreu como ministra de Agricultura.

Hace dos semanas, grupos de indígenas brasileños que demandan el respeto a sus derechos y a sus tierras protestaron en Brasilia lanzando flechas contra una foto de Rousseff y Abreu.

Presidenta de la CNA desde 2008, Abreu ha tenido abiertas discrepancias con los indígenas como líder agropecuaria. La senadora por el PMDB, partido aliado de Rousseff en el gobierno, fue ensalzada, sin embargo, por la presidenta de Brasil al principio y al final de su discurso de hoy.

"(Abreu) honra y enorgullece a las mujeres de nuestro país por su capacidad de trabajo, por sus firmes convicciones y por el hecho de ser una luchadora incansable por un segmento que es muy importante para nuestro país, que es la agricultura y pesca brasileñas", aseguró Rousseff.

Cuando su marido, un hacendado del estado de Tocantins (norte), falleció en un accidente de avión dejándola viuda y con tres hijos a los 25 años, Abreu tuvo que aprender a manejar las tierras heredadas y no tardó en destacarse como líder de los propietarios locales. Su salto definitivo a la política nacional se produjo en 2002, cuando fue elegida como diputada por el conservador Frente Liberal.