Rousseff llama "fascistas" a los actos vandálicos en las manifestaciones

El Gobierno brasileño firmó ayer un acuerdo con los cuerpos de policía de Sao Paulo y Río de Janeiro para crear un equipo de inteligencia para combatir a los manifestantes violentos, mientras ...
Activistas marchan contra la violencia policial, la corrupción y en demanda de mejores servicios públicos en Río de Janeiro
Activistas marchan contra la violencia policial, la corrupción y en demanda de mejores servicios públicos en Río de Janeiro (AFP)

São Paulo

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, calificó hoy de "fascistas" a los actos vandálicos que ocurren con frecuencia en las manifestaciones de los últimos meses, que han sucedido en ciudades de todo el país.

"Debemos repudiar integralmente el uso de la violencia y, más que el uso de la violencia en estas manifestaciones, el hecho de que las personas se están tapado las caras y destruyen la propiedad pública y privada, causan lesiones y no muestran la civilización ni la libertad de la democracia, sino la barbarie", dijo Rousseff en una entrevista a radios locales.

La mandataria dijo que las autoridades deben "cohibir" esas protestas y a las personas que participan en ellas, de los que dijo que "no son democráticos" y que, al causar daños, "no hacen uso de su derecho de manifestación".

"Nos tenemos que responsabilizar para no dejar que la democracia en Brasil se confunda con este tipo de acción violenta y bárbara", dijo Rousseff y, a renglón seguido, agregó el calificativo "fascista".

Este jueves, el Gobierno brasileño firmó un acuerdo con los cuerpos de policía de Sao Paulo y Río de Janeiro para crear un equipo de inteligencia para combatir a los manifestantes violentos.

La mayoría de los actos vandálicos, como la destrucción de mobiliario público, ataques a sucursales bancarias y a autobuses, están siendo cometidas por grupos que se identifican como anarquistas y que son conocidos por usar las tácticas de manifestación de "black bloc".

El "black bloc" o "bloque negro" es una estrategia que se caracteriza por el uso de ropas negras y máscaras en las manifestaciones para impresionar a la policía y para evitar que esta pueda identificar a quien participa en la protesta.

Ese tipo de táctica surgió hace tres décadas en Europa y ha sido ampliamente usada por los grupos antiglobalización y comenzó a usarse en Brasil con el estallido de las protestas el pasado junio.

De otra parte, enfrentamientos entre un centenar de manifestantes y policías estallaron esta tarde en la popular zona noreste de Sao Paulo en medio de una protesta contra el desalojo de unos terrenos ocupados, informó la policía.

Los manifestantes levantaron barricadas, incendiaron neumáticos y bloquearon parcialmente el tránsito en la Marginal Tiete, una importante autopista que conecta el este y oeste de la ciudad por el norte y es una vía al aeropuerto internacional de Guarulhos.

Se trata de unos cien manifestantes que protestaban contra el desalojo de los terrenos que ocupan ilegalmente, dijo una portavoz de la policía militar a la AFP. La alcaldía de Sao Paulo señala que busca un acuerdo amistoso con las familias, pero éstas aseguran que serán expulsadas el fin de semana sin tener a dónde ir.

Fuerzas de elite de la policía dispersaban a los manifestantes con gases lacrimógenos y bombas de ruido. Los jóvenes respondían lanzando piedras desde las calles de la favela levantada sobre esos terrenos.

La última semana se han producido varias protestas violentas en Sao Paulo, en la zona norte, por la muerte de dos jóvenes negros a manos de la policía. Este lunes, las protestas acabaron con decenas de detenidos, un transeúnte herido de bala, seis autobuses y tres camiones incendiados así como saqueos y destrozos en comercios.

Brasil vivió multitudinarias protestas callejeras en junio por un mejor servicio público en salud, transporte y educación y contra la corrupción. Las manifestaciones desde entonces han continuado, menos concurridas pero más violentas.