Dilma Rousseff ofrece a Lula da Silva un ministerio importante

La presidenta de Brasil, en momentos en que su popularidad es bajísima, ofreció a su popular predecesor, considerado el “padre” de programas sociales contra la pobreza el ministerio del Exterior ...
La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, ayer, en la presentación del programa de Inversión en Energía en el Palacio de Planalto, en Brasilia
La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, ayer, en la presentación del programa de Inversión en Energía en el Palacio de Planalto, en Brasilia (AFP)

Río de Janeiro

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, cuya popularidad ha caído a niveles históricos, ofreció a su predecesor, Luiz Inácio Lula da Silva, el ministerio del Exterior o Defensa para reforzar su gobierno, en plena crisis, informaron medios locales.

Algunos diarios aseguraron, citando personal de la presidencia brasileña, que Rousseff estudia una profunda reforma ministerial dentro de su gabinete con el fin de atajar la crisis política por la pérdida de apoyos en el Congreso, donde varias formaciones aliadas al gobernante Partido de los Trabajadores (PT) dieron la espalda al gobierno en votaciones clave.

Con el fin de tejer nuevas alianzas y revertir la caída de su popularidad —el rechazo a su gestión alcanzó 71 por ciento, la mayor cifra de un presidente en Brasil—, Rousseff ofreció al ex presidente un ministerio, pues Lula sigue siendo una de las figuras políticas más respetadas por algunos sectores sociales del país, afirmó la prensa.

El diario económico Valor aseguró que Rousseff hizo la propuesta el pasado viernes por medio de varios ministros, aunque Lula sería reticente a esa idea. Considerado el "padre" de los programas sociales que han sacado de la pobreza a más de 30 millones de personas en Brasil durante la última década, Lula es percibido por algunos sectores del propio PT como el único político capaz de dirigir Brasil en la actual crisis política y económica.

El ex presidente (2003-2010) ya fue citado en varias ocasiones por sus compañeros como el candidato a la elección presidencial de 2018, aunque la apertura de una reciente investigación judicial contra Lula por eventual tráfico de influencias en el caso de la compañía estatal de hidrocarburos Petrobras pone en peligro esta posibilidad.