Rousseff arremetió con fuerza contra Marina Silva

La actual presidenta acusó a la candidata socialista, principal amenaza a su reelección, de no explicar claramente de donde obtendrá los fondos para cumplir sus promesas electorales cómo el ...
Dilma Rousseff, durante el segundo debate televisado de esta noche en Sao Paulo
Dilma Rousseff, durante el segundo debate televisado de esta noche en Sao Paulo (AFP)

Sao Paulo

La presidenta de Brasil Dilma Rousseff arremetió hoy con fuerza durante un debate contra la candidata Marina Silva, la principal amenaza a su reelección, aunque la ecologista devolvió los golpes y acusó a la mandataria de no reconocer errores.

A poco más de un mes de las elecciones en Brasil, Silva alcanzó por primera vez a Rousseff (Partido de los Trabajadores, izquierda) en la intención de voto para la primera vuelta, con 34% cada una, y le ganaría en la segunda vuelta por diez puntos, según sondeos.

Rousseff aprovechó casi todas sus oportunidades para encarar a Silva, candidata del Partido Socialista (PSB) y la acusó de no explicar claramente cómo cumplirá promesas cómo el destinar 10% del PIB para la educación y un mayor presupuesto para salud o pasajes estudiantiles.

"La candidata (Silva) habló pero no respondió la pregunta sobre de dónde sacará el dinero. Quien gobierna tiene que responder cómo hará. No basta comprometerse y prometer", lanzó Rousseff. Silva ha dicho que sus planteamientos no son promesas sino compromisos, y que se conseguirán con mayor eficiencia en el gasto público.

"Cuando se es presidente usted precisa explicar. No basta decir qué va a hacer una lista de cosas sin decir de dónde viene el dinero", retrucó Rousseff más adelante. Rousseff también advirtió a Silva que si consiguiera ganar las elecciones, no tendría apoyo político suficiente para poner en marcha sus proyectos, a la vez que señaló que ella "apostó por la gobernabilidad".

La jefa de Estado enumeró varios avances sociales de su Gobierno, defendió haber sentado las bases para impulsar "un nuevo ciclo de crecimiento", aunque admitió que no está "plenamente satisfecha" con la labor que ha desempeñado, porque cree que su Gobierno "puede y debe hacer más". Asimismo, Rousseff afirmó que la maltrecha situación de la economía brasileña, que atraviesa una recesión técnica, después de encadenar dos trimestres de crecimiento negativo, es "momentánea".

Silva aprovechó una respuesta de la mandataria, que responsabilizó a la crisis económica externa por el débil crecimiento del PIB brasileño, para asegurar que la mandataria no es capaz de reconocer los errores de su gestión.

"Desde el debate anterior, la candidata Dilma no consigue hacer una cosa que es esencial para quien pretende un segundo mandato, que es reconocer los errores, porque si no los reconoce no tiene cómo repararlos", aseguró Silva. "Rousseff se eligió diciendo que iba a controlar la inflación, que iba a mantener el país en crecimiento y bajar los intereses. Hoy tenemos inflación alta, bajo crecimiento y altos intereses", agregó.

En ese sentido, dijo que la política de Rousseff "amenaza el empleo por la vuelta de la inflación y el bajo crecimiento" que está experimentando la economía brasileña. Silva aludió también a las masivas manifestaciones de junio de 2013 para ilustrar el descontento de la población que, según ella, "paga un precio muy alto por la pésima calidad de los servicios que le son prestados".

Por su parte, el candidato socialdemócrata Aécio Neves, tercero en los sondeos, priorizó sus ataques contra Rousseff, a cuyo gobierno acusó de haber "fracasado en todas las áreas", aunque también le dedicó un pequeño espacio a Silva, de quien dijo "no consigue superar las enormes contradicciones de su proyecto y hoy defiende tesis que combatía poco tiempo atrás".

En el debate de hoy, el segundo televisado, también participaron otros cuatro candidatos, cuyas intenciones de voto no llegan al dos por ciento: la izquierdista Luciana Genro, el verde Eduardo Jorge, el derechista Levy Fidelix y el socialcristiano Everaldo Pereira.