Rousseff dice que Neves siempre estuvo "blindado" de las críticas

Después del primer debate televisado entre la presidenta y candidata a la reelección y su rival socialdemócrata, al que acusó de corrupción, las encuestras muestran un empate técnico.
Dilma Rousseff, rodeada por simpatizantes en un acto electoral con profesores y estudiantes, hoy en Sao Paulo
Dilma Rousseff, rodeada por simpatizantes en un acto electoral con profesores y estudiantes, hoy en Sao Paulo (AFP)

Sao Paulo

La presidenta de Brasil y candidata a la reelección, Dilma Rousseff afirmó hoy en Sao Paulo que el socialdemócrata Aécio Neves, su rival en la segunda vuelta electoral de las elecciones presidenciales del 26 de octubre, no está acostumbrado a recibir críticas porque siempre estuvo "blindado".

"Él no está acostumbrado a recibir críticas porque fue blindado la vida entera" como político, actividad en la que ocupó los cargos de diputado, gobernador dos veces del estado de Minas Gerais y actualmente de senador, dijo Rousseff en una rueda de prensa que concedió tras un acto conmemorativo por el Día del Profesor y en la que acusó a la prensa regional de proteger a su rival.

El cruce de acusaciones de un lado y otro ha marcado la campaña para las elecciones presidenciales en Brasil, en cuya primera vuelta el 5 de octubre pasado Rousseff venció con el 41.5 % de los votos, frente al 33.5 % obtenido por Neves.

Para la segunda vuelta, de acuerdo con los institutos demoscópicos de más tradición en el país, Rousseff y Neves se encuentran técnicamente empatados aunque el opositor, con 51 %, aparece con una ligera ventaja sobre la mandataria (49 %).

Rousseff recibió en un acto celebrado hoy en un club de la Avenida Paulista, en Sao Paulo, el respaldo de los sindicatos de profesores que simpatizan con el gobernante Partido de los Trabajadores (PT). La mandataria respondió hoy también a Neves, que la acusa de "mentir" e "inventar falsas historias" en su contra.

"Veo muy graciosa esa historia, porque yo sí puedo recibir críticas durante todo el tiempo, escuchar barbaridades y tener que aceptar porque eso forma parte de la democracia. Pero el candidato, de hecho, no está acostumbrado a críticas, porque, como la prensa divulga, tenía cierto blindaje cuando fue gobernador", apuntó.

La jefa de Estado cuestionó también el "tono" de su rival en el debate del martes en el canal de televisión Bandeirantes y volvió a acusarlo de nepotismo porque, según ella, "tiene varios parientes en el Gobierno (regional) de Minas Gerais", además de recordar que Neves benefició a familiares con la construcción de un aeropuerto.

"No me gusta muchas veces del tono en el que él habla. Creo que en algunos momentos no es correcto, pero entre eso y decir que yo digo mentiras quiero que el candidato pruebe esas mentiras y me diga dónde están ellas", señaló Rousseff, quien abordó otra vez el tema de la corrupción en la estatal Petrobras.

La gobernante indicó que tiene "mucha tranquilidad" en ese caso, en el que la petrolera es acusada de desviar dinero de manera ilegal para favorecer campañas políticas del oficialista PT. "En abril de 2012 no sabía que existía ese proceso y retiré las personas (involucradas). Entonces no tengo que asumir responsabilidad en Petrobras, lo que tengo es que investigar", enfatizó.