Snow Dragon queda atrapado tras colaborar en rescate

El rompehielos chino que ayudó en el rescate de 52 pasajeros de un barco ruso varado en la Antártida, enfrenta dificultades para moverse a través del denso hielo.
El rompehielos chino Snow Dragon ayudó a rescatar a 52 pasajeros de un barco ruso varado en el hielo antártico.
El rompehielos chino Snow Dragon ayudó a rescatar a 52 pasajeros de un barco ruso varado en el hielo antártico.

Sydney

El rompehielos chino que ayudó a rescatar a 52 pasajeros de un barco ruso atrapado en el hielo antártico se encontraba el viernes atascado en una densa capa de hielo, lo que complica aún más la intrincada operación de salvataje de nueve días.

El Snow Dragon había trasladado a los pasajeros desde el barco ruso atrapado hasta un rompehielos australiano a última hora del jueves. Ahora le preocupa su capacidad de moverse a través del denso hielo, dijo la Autoridad de Seguridad Marítima Australiana (AMSA).

"Intentará maniobrar a través del hielo cuando las condiciones de la marea sean más adecuadas durante las primeras horas del 4 de enero de 2014", dijo AMSA.

El rompehielos australiano que lleva a los pasajeros rescatados, el Aurora Australis, continuará a la espera en aguas abiertas en la zona "como medida de precaución", dijo la agencia de rescate.

El Aurora Australis tenía previsto navegar hacia una base en la Antártida para reabastercerse antes de llevar a los pasajeros de vuelta a Australia.

Un helicóptero del Snow Dragon trasladó a los 52 científicos y turistas en pequeños grupos desde el Akademik Shokalskiy, atrapado en el hielo, al barco australiano a última hora del jueves.

El rescate, retrasado debido al mal tiempo y el hielo, duró unas cinco horas. Fue un rescate "como una montaña rusa" dijo Greg Mortimer, uno de los tres líderes de la expedición del Akademik Shokalskiy.

"Me sentí inmensamente aliviado por las personas a mi cargo", dijo Mortimer, citado por el diario Age, tras llegar al Aurora Australis. Dijo que se sentía "muy triste" por dejar atrás al barco ruso y su tripulación.

"Los pasajeros parecen muy contentos ahora con nosotros y se están acostumbrando a su nuevo alojamiento", dijo el viernes por la mañana Jason Mundy, director en funciones de la División Antártica Australiana, que está a bordo del Aurora Australis.

Los pasajeros, en su mayoría australianos y neozelandeses, probablemente llegarán a la isla estado de Tasmania a mediados de enero. La tripulación del Akademik Shokalskiy ruso permanecerá a bordo hasta que el hielo se rompa y el barco quede libre.