Roma tendrá por primera vez una alcaldesa

Virginia Raggi se convirtió en la primera alcaldesa de Roma, superando con un 67 por ciento al partido del primer ministro Matteo Renzi en las elecciones de este domingo.
Virginia Raggi, candidata del Movimiento 5 Estrellas, es la primera alcaldesa en la historia de Roma.
Virginia Raggi, candidata del Movimiento 5 Estrellas, es la primera alcaldesa en la historia de Roma. (Reuters)

Roma

El Movimiento 5 Estrellas ganó el domingo la elección de la alcaldía en Roma, su candidata, Virginia Raggi, hizo historia al convertirse en la primera alcaldesa de la capital italiana.

El resultado representa un gran impulso para el partido, al lograr una sorpresiva victoria en Turín, un duro golpe para el primer ministro de Italia, Matteo Renzi.

"Una nueva era comienza con nosotros", dijo Raggi, quien se impuso con un 67 por ciento de los votos. "Vamos a trabajar para devolver la legalidad y la transparencia a las instituciones de la ciudad".

Al menos, el centroizquierdista Partido Democrático (PD) de Renzi se impuso en Milán y Bologna, superando a los candidatos de centroderecha.

La derrota en Roma se veía venir, pero el golpe más duro fue en Turín, un bastión de la centroziquierda, donde la candidata del Movimiento 5 Estrellas, Chiara Appendino superó por 5 puntos porcentuales al representante del PD, Piero Fassino.

Renzi afrontará en octubre un referendo sobre una reforma constitucional en el que se juega su carrera política. El primer ministro ha tenido problemas para impulsar el crecimiento del país tras años de estancamiento, y ha sido golpeado por varios escándalos en el sector bancario.

Los resultados del domingo son un gran impulso para el Movimiento 5 Estrellas, fundado hace siete años por el comediante Beppe Grillo y que hasta ahora solamente controlaba unas pocas localidades de mediana importancia. Ahora podría convertirse en un contendiente de peso para llegar al poder en las elecciones de 2018.

Renzi había insistido en que no renunciaría sin importar lo que pasara el domingo y dijo que los resultados no tendrán impacto en la estabilidad de su gobierno, enfocándose en el referendo de octubre. El primer ministro ha dicho que se retirará de la política si los italianos rechazan sus propuestas.