"Ridículo y estúpido", criminalizar a los jóvenes: Mujica

El presidente de Uruguay expresó su malestar por el elevado número de menores que están en centros de internamiento, al hablar del referéndum sobre la reducción de la edad penal de 18 a 16 años.
José Mujica, presidente de Uruguay, vive la última etapa de su mandato
José Mujica, presidente de Uruguay, vive la última etapa de su mandato (EFE)

Montevideo

El presidente de Uruguay, José Mujica, calificó hoy de "ridículo y estúpido" criminalizar a los jóvenes y expresó su malestar por el elevado número de menores que se encuentran en centros de internamiento en la actualidad.

Durante su audición semanal en la emisora uruguaya Radio M24, Mujica habló de la juventud en razón del referéndum sobre la bajada de la edad de la imputabilidad penal desde los 18 hasta los 16 años que se realizará el 26 de octubre en paralelo a las elecciones.

El gobernante Frente Amplio (FA) de izquierda, y una parte del Partido Nacional, de centro-derecha, están en contra de la rebaja de la edad penal, que es promovida por el Partido Colorado. En su alocución el presidente uruguayo culpó a los "veteranos" de la sociedad de no saber inculcar en los "muchachos" los valores necesarios para no delinquir.

"Hay algo en que considero estamos fallando largamente los mayores: no tenemos tiempo para machacar y machacar en la cabeza de las nuevas generaciones la acumulación de la experiencia, de la conducta de vivir", apuntó el presidente, cuyo mandato finaliza en marzo de 2015.

Para Mujica, "tanto los padres como los abuelos" invierten poco tiempo "en nutrir la cabeza de los muchachos". Mujica también lamentó la actitud de una parte de esta nueva generación, que pone en peligro su libertad por las malas decisiones.

"Asusta que tanta gente joven, en vez de vivir la vida con libertad, termina sacrificando la libertad por una miserable opción económica que los arruina", manifestó. Frente a las "esquinas peligrosas" que se plantean a la vida, apostó por la formación de la juventud, que en su opinión debe tener un importante componente afectivo.

De otra parte, el ex presidente de Uruguay y candidato a las elecciones presidenciales de octubre por el gobernante Frente Amplio, Tabaré Vázquez, aseguró hoy que buscará alianzas con los partidos de la oposición en "cualquier escenario político" que se presente tras las comicios.

"El Frente Amplio (FA) es una alianza de partidos, por lo que tenemos gran experiencia en temas de coalición", señaló Vázquez durante su intervención en un foro electoral, en el que defendió su programa y analizó las opciones de su partido frente a los diferentes resultados electorales factibles.

La última encuesta disponible, publicada esta semana por Interconsult, señala que el apoyo al FA subió dos puntos en las últimas semanas hasta un 41 %, pero esta cifra continúa cinco puntos por debajo de la registrada antes de las elecciones de 2009, en las que su candidato era el actual presidente de Uruguay, José Mujica.

"Que el Frente Amplio pierda es el último de los escenarios, es casi imposible", aseguró Vázquez, quien prefirió no responder ante la posibilidad de llegar a un acuerdo con el Partido Independiente (PI) para obtener una mayoría.

Las encuestas reflejan que será necesaria una segunda vuelta, pues el próximo 26 de octubre ninguno de los partidos obtendrá la mayoría necesaria. Esa segunda vuelta se celebraría el 30 de noviembre.

El PI, al que los últimos sondeos atribuyen un 3 % de intención de voto, es el partido más cercano ideológicamente a la agrupación liderada por Vázquez, aunque su programa electoral difiere en ámbitos estratégicos como el planteamiento de la política exterior.

El candidato presidencial del PI, Pablo Mieres, defendió durante su intervención en este mismo foro hace algunos días la necesidad de que Uruguay se inserte en acuerdos comerciales internacionales más allá del Mercosur, mientras que el FA apuesta por fortalecer esta unión con Argentina, Brasil, Paraguay y Venezuela.

El Mercosur es el "marco fundamental de inserción internacional" de Uruguay, destacó el vicepresidente uruguayo, Danilo Astori, quien respaldó hoy a Vázquez durante su intervención y reconoció que hay que trabajar y ser paciente para mejorar las dificultades de la región.

Vázquez aseveró que "con mayorías o sin mayorías" van a utilizar el diálogo para buscar "acuerdos multipartidarios" con el objetivo de avanzar en políticas de Estado a largo plazo.