Abdica rey de España

El rey Juan Carlos dijo que luego de haber cumplido 76 años, en enero, consideró necesario preparar el relevo a su hijo Felipe, quien aseguró tiene la madurez para asumir la jefatura del Estado. 

Madrid

Juan Carlos de Borbón, el rey que condujo España de la dictadura a la democracia, anunció el lunes la abdicación de la corona a su hijo Felipe de Borbón.

En un mensaje dirigido al pueblo de España, el rey Juan Carlos dijo que luego de haber cumplido 76 años, en enero, consideró necesario preparar el relevo a su hijo Felipe, quien encarna la estabilidad y se encuentra en inmejorables condiciones de asegurarla.

"El príncipe de Asturias tiene la madurez, la preparación y el sentido de la responsabilidad necesarios para asumir con plenas garantías la jefatura del Estado y abrir una nueva etapa de esperanza, en la que se combinen la experiencia adquirida y el impuso de una nueva generación", aseguró.

El rey explicó que la crisis económica de España dejó serias cicatrices en el tejido social, pero también "nos está señalado un camino al futuro cargado de esperanza", por lo que una nueva generación reclama, "con justa causa, el papel protagonista".

"Estos difíciles años nos han permitido hacer un balance autocrítico de nuestros errores y de nuestras limitaciones como sociedad. Y como contrapeso también han reavivado la conciencia orgullosa de lo que hemos sabido y sabemos hacer y lo que hemos sido y somos: una gran nación.Todo ello ha despertado en nosotros un impulso de renovación, de superación, de corregir errores y abrir camino a un futuro decididamente mejor", aseguró el rey. 

Agradeció al pueblo español y a las personas que encarnaron los poderes e instituciones del Estado durante su reinado y a la reina Sofía, cuyo apoyo "no me ha faltado nunca".

Felipe de Borbón, de 46 años y todavía príncipe de Asturias, será el próximo monarca y reinará como Felipe VI junto a su esposa Letizia Ortiz.

Rajoy convocó un Consejo de Ministros extraordinario el martes para abordar la sucesión.

La abdicación se produce en un momento especialmente delicado para España y también para la monarquía, afectada por el escándalo de corrupción que salpica a la hija del rey, la infanta Cristina.

La crisis económica ha socavado el prestigio de las instituciones, mientras el país afronta un enorme desafío para su integridad con el referéndum independentista que Cataluña quiere celebrar el 9 de noviembre.

Juan Carlos ha sido una figura muy respetada por la sociedad, pero su popularidad ha caído en los últimos años. Su salud también se ha visto resentida, con varias operaciones en la cadera y las rodillas.

El rey pilotó la transición a la democracia en España tras la muerte de Francisco Franco en 1975. Su papel como garante de la democracia fue decisivo al frenar la intentona militar golpista del 23 de febrero de 1981.

Juan Carlos dijo recientemente que le gustaría ser recordado como "el rey que ha unido a todos los españoles" y que "ha traído la democracia".

El presidente de España, Mariano Rajoy, anunció esta mañana durante una declaración institucional en el Palacio de la Moncloa que el rey Juan Carlos de Borbón había decidido abdicadar el trono a su hijo, el príncipe Felipe.

Rajoy confió que "esta nueva página" de la historia de España se escribirá "en un clima sereno, con tranquilidad y con agradecimiento" a la figura del rey, al que ha querido rendir homenaje como "el mejor símbolo de la convivencia en paz y libertad" de los españoles y el "principal impulsor de la democracia".