Rey de España se entrevista con presidente de Cataluña

"No comment, vengo en son de paz", dijo Artur Mas en el palacio de la Zarzuela, donde era palpable la tensión causada por el proceso soberanista que el líder catalán impulsa.
El rey de España, Felipe VI, con el presidente de la Generalitat, Artur Mas (d), en el palacio de la Zarzuela
El rey de España, Felipe VI, con el presidente de la Generalitat, Artur Mas (d), en el palacio de la Zarzuela (EFE)

Madrid

Bastaba ver la cara del Rey de España, Felipe VI, para darse cuenta del ambiente en el que se dio este viernes la reunión entre el monarca y el presidente de Cataluña, Artur Mas. “Vengo en son de paz”, fue lo primero que expresó éste en el salón de recepciones del palacio de la Zarzuela. Un encuentro en pleno proceso independentista de esta región española, que se ha dado entre seis y ocho meses para lograr separarse de territorio español.

Cuando Mas todavía esperaba a Felipe en el vestíbulo, un reportero le preguntó si se veía de visita oficial como Jefe de Estado y hábil y entre risas el líder catalán respondió con un “no comment, vengo en son de paz” y enseguida añadió que tenía mucho tiempo en no pisar Palacio.

Minutos después Felipe salió de su despacho y estaba más serio que de costumbre, demasiado pese a un par de comentarios de Mas. Enseguida se dirigieron a la oficina del Rey y nuevamente no se pusieron de acuerdo para entrar. El catalán insistía en que primero ingresara el monarca y viceversa. Al final Mas entró primero.

Mas no hizo declaraciones a su salida de la audiencia con Felipe VI, como sí han hecho otros presidentes autonómicos que esta semana se entrevistaron con el monarca. El encuentro se dio tres días después de que el mandatario catalán haya pactado una lista y un plan soberanista con el líder de Esquerra Republicana (ERC), Oriol Junqueras.

Se trata de la primera visita oficial que mantiene los dos desde que el Rey fue proclamado en junio de 2014, aunque se han visto en varios actos en Cataluña a los que ha asistido el monarca. Encuentros totalmente fríos.

El presidente de Cataluña llegó a Madrid a poco más de dos meses para las autonómicas de la región y tras haber pactado una lista de unidad con ERC, Convergencia Democrática de Cataluña (CDC) y las entidades soberanistas con el objetivo de obtener un mandato claro a favor de la independencia de Cataluña, con un plazo de seis a ocho meses a partir del próximo 27 de septiembre.

“Por primera vez se recoge todo el camino jurídico hacia la independencia”, explicaron los negociadores del pacto, que incluye una ley de transitoriedad jurídica que supliría el marco legal español a medida que se avanza hacia la independencia.

Desde Bilbao (País Vasco), el líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Pedro Sánchez, afirmó que “bajo ningún concepto”, aceptará la independencia de Cataluña y consideró que es el momento de “tender puentes y no cerrarlos”, pese a que “con los que han decidido romper amarras con España no podremos entendernos”.

El principal líder de la oposición de España expresó que “frente al soberanismo independentista catalán” hemos tenido un presidente (Mariano Rajoy) del gobierno “inmóvil que ha encallado la situación”.

“Tenemos problemas comunes al pueblo catalán y solo mediante la unión de fuerzas políticas podremos hacerlos frente. A los catalanes les preocupa el paro, la pobreza infantil, la falta de oportunidades y solo desde la unión de las fuerzas políticas podremos hacer frente a esto”, indicó.

Señaló que la reforma constitucional que plantea “no es una respuesta para convencer a quien ha decidido romper con España”, subrayó que en una sociedad fracturada no se pueden abrir más brechas.

Por eso, dijo Sánchez, “es el momento de tender puentes y no cerrarlos. Estoy convencido de que es una mayoría en Cataluña la que quiere renovar el pacto constitucional y mejorar el encaje de Cataluña en el conjunto del Estado. Con ellos podremos entendernos, con los que han decidido romper amarras con España no podremos”.

Por separado, la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, reiteró que el Gobierno de Rajoy volverá a recurrir a los tribunales si hay nuevos pasos contrarios a la Constitución en la hoja de ruta soberanista del presidente catalán.

Después de que el consejero de Presidencia de Cataluña, Francesc Homs, asegurara que no tienen por qué ajustarse a la legalidad española, Sáenz de Santamaría afirmó que todas las actuaciones del Gobierno catalán “contrarias” a la Constitución han sido recurridas por el Ejecutivo de la nación con resultados favorables.