Resurge en la UE el fantasma de una salida de Grecia de la Eurozona

Jean-Claude Juncker, presidente de la Comisión Europea, lamentó la falta de avances en el diálogo sobre el programa de rescate a Grecia, a cuyo primer ministro, Alexis Tsipras, advirtió de un ...
El primer ministro griego, Alexis Tsipras, durante la ceremonia de juramento del nuevo presidente, Prokopis Pavlopoulos, en Atenas
El primer ministro griego, Alexis Tsipras, durante la ceremonia de juramento del nuevo presidente, Prokopis Pavlopoulos, en Atenas (AFP)

Bruselas

El presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, lamentó este viernes la falta de avances en las conversaciones sobre el programa de rescate a Grecia en momentos en que se multiplican los llamados a que Atenas modere su posición para evitar una catastrófica salida del euro.

"No estoy satisfecho con el desarrollo de los acontecimientos de las últimas semanas", dijo Juncker en una breve declaración a la prensa al recibir en Bruselas al primer ministro griego, Alexis Tsipras.

"No creo que hayamos hecho suficientes avances, pero intentaremos seguir empujando en la dirección de una conclusión exitosa de los temas que debemos resolver", añadió.

Grecia logró en febrero una extensión de cuatro meses del actual programa de rescate, a cambio de un programa detallado con reformas validadas por sus acreedores.

Esta semana, expertos de Grecia y de la troika de acreedores, la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional, se sentaron finalmente a analizar los próximos pasos. Pero esta primera reunión estuvo acompañada con nuevas críticas de Atenas a Berlín.

Tsipras se declaró el martes favorable a reactivar una comisión parlamentaria sobre los crímenes de guerra cometidos en Grecia por la Alemania nazi y el ministro de Justicia amenazó al día siguiente con confiscar los bienes alemanes en compensación por los crímenes de los nazis durante la Segunda Guerra Mundial.

La mayoría de los partidos políticos griegos sostienen que Alemania debería haber devuelto a Grecia un préstamo que le hizo por imposición nazi, así como indemnizaciones por los crímenes cometidos.

El ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble, muy crítico de Atenas y del nuevo gobierno de izquierda radical de Tsipras, advirtió que no "excluye" una salida desordenada de Grecia de la zona euro.

"No podemos excluir" una salida desordenada del euro, dijo Schäuble en una entrevista con la televisión pública austríaca. "El Eurogrupo está dispuesto a ayudar a Grecia, pero Grecia debe dejarse ayudar", dijo en una entrevista con la televisión pública austriaca.

Más de la mitad de los alemanes (52%) está a favor de que Grecia salga del euro si no cumple sus compromisos, según un sondeo publicado este viernes. El presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem, lamentó por su parte que Grecia eche "muy a menudo" la culpa a los demás. "Hay mucha violencia verbal y no sirve para nada", advirtió.

En una entrevista al diario alemán Bild, publicada el sábado, el ministro griego de Defensa, Panos Kammenos, advirtió que una salida de Grecia de la Eurozona generaría un "efecto dominó" en España, Italia e incluso Alemania.

Preocupación

A pesar de la tensión que genera la situación, Juncker aseguró que el fracaso para resolver la situación de Grecia no es una opción. "Excluyo totalmente un fracaso. No quiero un fracaso", agregó Juncker que explicó sin embargo que la Comisión "no tiene el papel más importante, todas las decisiones las deberá tomar el Eurogrupo".

Para facilitar los trabajos técnicos con Grecia, sus socios de la zona euro aceptaron revisar la semántica, rebautizando a la "troika de acreedores", que carga el estigma de las políticas de austeridad dictadas a Atenas por funcionarios de segunda línea, como el "grupo de Bruselas", un reclamo del nuevo gobierno.

Tsipras y Juncker acordaron hoy, según un portavoz de la Comisión Europea, que el ex primer ministro letón Valdis Dombrovskis, defensor de la ortodoxia fiscal y actual vicepresidente del brazo ejecutivo de la UE, lidere una delegación -por la parte europea- a cargo de negociar con los responsables griegos.

Pero fuentes europeas relataron parcialmente lo que se dijo puertas adentro del encuentro: el peligro sigue siendo extremo. "Juncker dijo a Tsipras que estaba muy preocupado y que no podía excluir un 'accidente'", indicó esta fuente a la AFP.

Según esta fuente, Juncker habría "urgido" a Tsipras a "multiplicar sus esfuerzos y evitar las declaraciones que sólo pueden dividir". El primer ministro griego se declaró por su parte "optimista" de la "voluntad política para hallar soluciones a los problemas comunes".

Grecia ya "está haciendo su parte", dijo, agregando que esperaba que sus socios de la zona euro hagan otro tanto. De Atenas depende ahora que Europa desbloquee por fin los siete mil millones de euros que llevan esperando desde hace meses.