Responsabilizan a diez policías por desaparición de albañil en favela de Río

Los policías militares son acusados de haber matado a Amarildo de Souza, detenido en la favela de la Rocinha el 14 de julio y de haber hecho desaparecer su cadáver tras ser interrogado, en un caso ...
Una de las manifestaciones en protesta en Brasil por la desaparición de Amarildo de Souza, el pasado agosto
Una de las manifestaciones en protesta en Brasil por la desaparición de Amarildo de Souza, el pasado agosto (AFP)

Río de Janeiro

Diez miembros de la policía militar fueron responsabilizados ante la justicia por la desaparición de un albañil tras una operación en una favela de Río de Janeiro hace más de dos meses, informó hoy Globo TV. La investigación, realizada por la policía civil y entregada al Ministerio Público, sindicó a los efectivos por homicidio y desaparición de cadáver, según el canal de TV.

Ni Ministerio Público ni la Policía Civil de Rio de Janeiro estuvieron disponibles para confirmar la información. El albañil Amarildo de Souza fue detenido en la favela de la Rocinha el 14 de julio y desapareció luego de ser interrogado por la policía, un caso que ha generado varias protestas callejeras en Río y Sao Paulo.

De Souza fue visto por última vez en la Unidad de Policía Pacificadora (UPP) de la Rocinha. Precisamente, uno de los sindicados en la investigación policial es el ex comandante de esa dependencia, el mayor Edson Santos. Las cámaras de seguridad lo filmaron entrando en un coche de la UPP a esa dependencia, pero no hay registro de su salida.

Cientos de personas han salido a las calles de esta favela y de la zona sur de Río, la más próspera y turística de esta ciudad con un largo historial de abusos policiales, a reclamar al gobernador Sergio Cabral que explicara lo ocurrido.

En el último tiempo se dieron una serie de versiones sobre la desaparición, desde que el albañil estuvo posiblemente involucrado con el narcotráfico hasta que la policía compró testigos para que no fueran inculpados.

La Rocinha, con casi cien mil habitantes, fue reconquistada por la policía de manos de narcotraficantes en noviembre de 2011, en el marco de la estrategia del gobierno de retomar el control sobre decenas de estas barriadas pobres antes del Mundial de fútbol de 2014 y los Juegos Olímpicos de 2016.