Respaldo a Bachelet cae a 24%, su mínimo histórico

La caída en la popularidad de la presidenta socialista de Chile se debe en gran parte a un escándalo de corrupción protagonizado por su hijo mayor, acompañado de acusaciones de financiamiento ...
La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, durante su reciente participación en la cumbre UE-Celac en Bruselas
La presidenta de Chile, Michelle Bachelet, durante su reciente participación en la cumbre UE-Celac en Bruselas (EFE)

Santiago de Chile

El respaldo a la presidenta socialista de Chile, Michelle Bachelet, siguió bajando y llegó a 24%, el menor registro de sus dos gobiernos, afectada por un escándalo de corrupción que se encamina a marcar definitivamente su gestión. El registro semanal de la encuestadora Plaza Cadem le otorgó a Bachelet una aprobación del 24%, ocho puntos por debajo de la registrada el 23 de mayo, cuando su respaldo era de un 33%.

El nivel de desaprobación a Bachelet también creció y alcanzó al 65%, apenas quince meses después de haber asumido su segundo mandato y cuando se cumple recién un mes desde que realizó un ajuste mayor a su gabinete, en el que removió a su jefe de Gabinete, Rodrigo Peñailillo.

La mandataria padece los ecos del escándalo de corrupción que tiene a su hijo mayor como protagonista, un vendaval de acusaciones de financiamiento ilegal de la política y una desaceleración económica más prolongada de lo previsto.

"La baja aprobación se explica por el deterioro en los atributos personales de la mandataria, que vienen cayendo desde el evento 'Caval', donde se vio involucrado su hijo por especulación inmobiliaria", explicó a la AFP el cientista político de la Universidad Diego Portales, Mauricio Morales.

Bautizado por la prensa como el 'caso Caval', en referencia al nombre de la empresa de la esposa del hijo de Bachelet, Sebastián Dávalos, el caso ha sido un mazazo para Bachelet, que logra remontar tras las acusaciones de "uso de información privilegiada" y "tráfico de influencias" que pesan sobre su primogénito y su nuera, luego de que ambos concretaran un millonario negocio de especulación inmobiliaria.

El escándalo, investigado por la justicia, chocó con la promesa de Bachelet de terminar con las desigualdades y los abusos de poder. "Dado que la presidenta tardó en condenar este tipo de actos, la ciudadanía sintió que ella había sido 'mano blanda' y que incluso pudo haber mentido al señalar que ella se había enterado por la prensa de este suceso", agrega Morales.

Financiamiento ilegal

Pero a la par del escándalo que involucra a su hijo, Bachelet ha debido enfrentar una serie de denuncias por financiamiento ilegal de políticos de parte de empresas privadas.

Uno de los recaudadores de su última campaña política es investigado por la creación de una empresa ficticia destinada a recaudar y distribuir fondos durante su precampaña electoral, por medio del uso de facturas falsas.

Igual mecanismo usaron una decena de políticos, tanto del gobierno como de la oposición, para recaudar recursos en períodos vetados por la legislación, y que en el caso de las empresas, comprometen delitos tributarios al descontar impuestos por servicios no prestados.

Además, el gobierno de Bachelet ha debido enfrentar una desacelaración económica más prolongada de lo previsto, tras alcanzar en 2014 su nivel más bajo en cinco años (1.7%).

Para este año, el Banco Central rebajó recientemente su proyección de crecimiento del PIB, a un rango de entre 2.25 a 3.25%, por un menor desempeño de la minería y una caída en las inversiones.

Cae apoyo a reformas

El apoyo a las reformas alcanzó también los niveles de rechazo más elevados desde el inicio del mandato de Bachelet. Los peores niveles son para la reforma educativa, que sólo apoya un 22 % de los encuestados y desaprueba un 69 %. En el ránking de las reformas menos respaldadas le sigue la laboral, con un 50 % de desaprobación y un 28 % de apoyo.

El sondeo también registró un deterioro de la evaluación de todo el nuevo gabinete de Bachelet y retoma los niveles previos al cambio realizado por la mandataria, alcanzando un 18 % de aprobación y un 69 % de desaprobación. El nuevo titular de Hacienda, Rodrigo Valdés, es el ministro que presenta una mayor desaprobación con un 45 %.

"El nuevo gabinete había logrado generar un respiro en este estado de ánimo negativo del país y eso también lamentablemente volvió a niveles pre cambios", sostiene Roberto Izikson, gerente de asuntos públicos de Cadem.

Para el representante del sondeo, la salida de del ministro de la Presidencia, Jorge Insunza, salpicado por un caso de corrupción, acabó con el respiro que Bachelet había logrado conseguir tras modificar su gabinete el 11 de mayo pasado.

Al ya alicaído estado de ánimo del país (sólo un 25 % cree que Chile va por un buen camino y un 17 % que la economía progresa) se suma un aumento significativo en los niveles de insatisfacción con la calidad de vida actual.

La encuesta se realizó entre el pasado 10, 11 y 12 de junio a través de 520 entrevistas telefónicas y 205 cara a cara con ciudadanos mayores de edad de todo el país, con un margen de error del 3.6 % y un nivel de confianza del 95 %.