Rescatar a Palmira, “un reto que es de todos”

La reunión del Comité de Patrimonio Mundial de la organización se centrará este año en la crisis de Siria e Irak.
Monumentos de la antigua ciudad corren peligro de ser destruidos.
Monumentos de la antigua ciudad corren peligro de ser destruidos. (Nour Fourat/Reuters)

Bonn, París

En vísperas de la cumbre anual de la Unesco, del 28 de junio al 8 de julio, en la ciudad alemana de Bonn, su directora general, Irina Bokova, denunció la “estrategia global de limpieza cultural” por parte del grupo islámico ultrarradical Estado Islámico (EI), en ofensiva abierta desde junio de 2014, la cual afecta principalmente al patrimonio de Irak y de Siria.

“Lo hemos visto en Afganistán, en Mali y ahora en Irak y en Siria, donde por motivos religiosos y culturales grupos extremistas tienen como propósito intentar borrar todas las huellas de la historia en una región que es una de las cunas de la civilización humana”, consideró en entrevista la política búlgara.

Bovoka, de 62 años, calificó de “trágica” la situación a la que se está viendo sometida por parte del grupo Estado Islámico la antigua ciudad de Palmira, situada en un oasis en el desierto sirio, y añadió que e “como sabemos, la Unesco no tiene ejército, por lo que no podemos intervenir en el lugar. Pero estamos tratando de garantizar que en lo posible ningún tesoro cultural pueda salir ilegalmente del país”.

También, dijo, la Unesco “valora constantemente la situación de los sitios declarados Patrimonio Mundial de la Humanidad mediante imágenes vía satélite”.

En Palmira, con estatus de Patrimonio Mundial de la Humanidad, “la situación es trágica!”, afirma la especialista, ya que “grupos extremistas han cercado el sitio con explosivos y declarado que su objetivo es destruir las estatuas, y quizá más restos arqueológicos”.

Al respecto, Bokova recordó que el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó hace poco más de un año la resolución 2199 que prohíbe el comercio de bienes culturales procedentes de Siria e Irak, y “aunque un texto jurídico jamás será tan rápido como el disparo de un cohete, eso no es motivo para infravalorar las leyes”, dice.

También adelantó que el Comité de Patrimonio Mundial tomará una decisión sobre todos los sitios dañados en los conflictos en Oriente Medio, en especial en los países afectados por el Estado Islámico, en el marco de una resolución que fue admitida hace poco por la Asamblea General de Naciones de la ONU a pedido de Alemania e Irak y que supone un giro respecto a la movilización internacional.

Dijo también la experta que aunque la máxima prioridad siempre es proteger la vida humana, “ los extremistas no distinguen entre vidas humanas y patrimonio cultural”.

Ellos, agregó, “atacan a ambos en una estrategia global de limpieza cultural con el objetivo de eliminar cualquier forma de diversidad cultural y pensamiento libre”.

Aseguró que “nuestra herencia cultural defiende valores como la identidad y la pertenencia. Y eso es una de las fuentes de la resistencia. Los caudillos militares lo saben, por eso apuestan por la destrucción de la cultura como método de guerra para dividir a las sociedades y lograr la mayor atención mediática posible”.

En los últimos días, el EI destruyó dos antiguos mausoleos islámicos en Palmira, y más de 50 mausoleos con 100 a 200 años de antigüedad en las regiones que controlan en el norte y este de Siria.