Rescatan en Perú a 39 personas cautivas de Sendero Luminoso

En el grupo liberado en una zona cocalera del centro-sur del país andino hay 26 niños y trece adultos, de ellos la mayoría mujeres, que eran incluso violadas por miembros del grupo terrorista para ...
Miembros de Sendero Luminoso, en una selva del sur de Perú en una imagen de archivo
Miembros de Sendero Luminoso, en una selva del sur de Perú en una imagen de archivo (Reuters)

Lima

Las Fuerzas Armadas peruanas rescataron a 26 niños y a trece adultos, cautivos en campamentos controlados por remanentes de la guerrilla Sendero Luminoso en zonas cocaleras del centro-sur del país, informó hoy el gobierno.

"Fue una operación de la brigada especial de las fuerzas armadas y policiales del VRAEM (valles de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro), que lograron rescatar a 26 niños de entre uno y catorce años, y a trece adultos, en su mayoría mujeres, que permanecían en cautiverio de Sendero Luminoso", dijo el viceministro de Defensa, Iván Vega, al Canal N de televisión.

El VRAEM es una franja de selva cubierta de follaje verde entre montañas, que une las regiones de Huancayo, Ayacucho, Apurímac y Cusco, donde operan remanentes de Sendero Luminoso y que según el gobierno están aliados con el narcotráfico.

Vega indicó que la operación se realizó tras un trabajo de inteligencia que logró ubicar "campamentos de producción" de coca ilegal, controlados por Sendero. Explicó que los campamentos de producción para los senderistas del VRAEM, liderados por Víctor o José Quispe Palomino, camarada José, están en una zona donde el grupo mantiene una masa cautiva integrada por mujeres, niños y ancianos.

"José Quispe Palomino, el delincuente terrorista número uno de Sendero Luminoso, debe entender que la población civil no puede estar sometida como esclava, no hay ningún peruano esclavo, el gobierno no lo va a permitir", afirmó.

Violadas para engendrar soldados

De acuerdo con las autoridades, la mujeres cautivas eran incluso violadas para engendrar "soldados" de la organización maoísta. "A las mujeres, en su juventud se les embarazaba para que sus hijos engrosen la filas senderistas. Los niños son adiestrados para cuidar las plantaciones de cocales y luego cuando tienen entre doce a catorce años pasan a ser parte de las fuerzas operativas de Sendero Luminoso", explicó Vega.

"Muchos de estos niños han nacido allí, son producto de las violaciones de los senderistas, todos los adultos mayores tienen nexos en las afueras en las ciudades del VRAEM, ellos nos darán las pistas y datos necesarios para reencontrarlos con sus familiares", agregó. En el caso de los ancianos, muchos de ellos fueron raptados cuando eran jóvenes, y se les usa para el cultivo y la cosecha de la hoja de coca, señaló Vega.

Los rescatados fueron trasladados a la base militar y policial de Mazamari, ubicada en la región de Junín (centro) para recibir atención médica. Luego los niños pasarán a manos del ministerio de la Mujer para su cuidado.

Zona de guerra

El VRAEM se ha convertido en zona de guerra desde 2006 y se encuentra en estado de emergencia, es decir, bajo responsabilidad de las Fuerzas Armadas. Los remanentes senderistas están liderados por el clan Quispe Palomino, encabezado por "camarada José". El gobierno ha construido bases militares para luchar contra la guerrilla.

Tras la captura en 1992 de Abimael Guzmán, líder y fundador de Sendero Luminoso, éste se dividió en dos grupos remanentes. Uno es liderado por Florindo Flores 'camarada Artemio" en el Huallaga (centro), capturado en 2012. Y otro, desde 1999 actúa en el VRAEM dirigido por el clan Quispe Palomino, es decir, por los camaradas "José" (Víctor Quispe Palomino), "Raúl" (Jorge Quispe Palomino) y "Gabriel" (Marco Antonio Quispe Palomino-muerto en enfrentamiento con militares)-.

El gobierno peruano ha ofrecido 300 mil dólares a quien ayude en la captura de "camarada José". La organización Sendero Luminoso está desarticulada desde la década de 1990 y sus principales líderes están presos, pero las columnas remanentes han subsistido.

Esta guerrilla fue responsabilizada de desatar una guerra interna en Perú, conflicto que entre 1980 y 2000 dejó unos 69 mil muertos, según la Comisión de la Verdad y Reconciliación.

El VRAEM es la principal área productora de hoja de coca en el país y su erradicación se hace difícil por la presencia de guerrilla y narcotráfico. Pese a ello, Perú redujo en 14% interanual sus cultivos de hoja de coca en 2014 (de 49,800 a 42,900 hectáreas), según un informe de la ONU divulgado en julio en Lima, y que ubica a este país como el segundo mayor productor global de ese cultivo después de Colombia.